El Mundo

Dolorosa y trascendente derrota electoral para Trump en Alabama

La victoria de Doug Jones en el tradicional feudo ultraconservador debilita la mayoría republicana en el Senado y pone en peligro su agenda

Jueves 14 de Diciembre de 2017

El demócrata Doug Jones se anotó un inesperado triunfo en la reñida campaña por un escaño al Senado estadounidense por el conservador Estado de Alabama, venciendo a un polémico republicano acusado de manoseos a adolescentes y que era apoyado a rajatablas por el presidente Donald Trump. La victoria demócrata, un terremoto político en la elección más disputada de 2017 y en uno de los Estados más conservadores de Estados Unidos, representa un amargo golpe para el mandatario, quien dio todo su apoyo al candidato republicano Roy Moore, a pesar de los escandalosos señalamientos en su contra.

Su triunfo en la elección especial del martes también reduce al mínimo la mayoría republicana en la Cámara alta del Congreso, lo que obstaculiza la aprobación de las reformas de Trump, especialmente la adopción a corto plazo del gran recorte fiscal que se está considerando en el Legislativo.

Esto también pone en peligro las ya de por sí inciertas intenciones de los republicanos de sacar adelante una reforma impositiva, de salud y el presupuesto, y además inyecta una enorme dosis de confianza en el Partido Demócrata ante su meta de recuperar el control del Senado y la Cámara de Representantes en las elecciones del año próximo.

Con prácticamente la totalidad de los resultados, Jones obtuvo 49,9 por ciento de los votos frente a 48,4 por ciento de Moore, una diferencia de más de 20.000 votos, según cifras de medios estadounidenses. "Le mostramos a este país la manera en que podemos estar unidos", dijo el senador electo Doug Jones, un ex fiscal de 63 años, que se hizo conocer logrando la condena de miembros del Ku Klux Klan responsables de la explosión de una bomba en una iglesia negra, en la que murieron cuatro niñas. Aclamado por sus seguidores en Birmingham, saludó una victoria del "Estado de derecho" y de la "decencia".

Trump, que se había metido de lleno en la campaña para evitar un triunfo del "terrible" Jones, escribió un tuit felicitando al demócrata por su "victoria duramente peleada" y ayer intentó tomar distancia recordando que inicialmente apoyó al rival de Moore en las primarias republicanas, Luther Strange. "La razón por la que respaldé a Luther Strange es porque dije que Roy Moore no sería capaz de ganar las elecciones. Tenía razón!", escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

Pero el candidato republicano se negó a aceptar la derrota inmediatamente, declarando a sus simpatizantes en Montgomery que "cuando el voto es así de reñido, no se ha acabado".

El resultado coloca a un demócrata de Alabama en el Senado de Estados Unidos por primera vez en un cuarto de siglo. La hazaña de Jones da oxígeno a la oposición a Trump, que ya ganó el mes pasado varias elecciones para gobernadores y otros escaños locales. "Si los demócratas pueden ganar en Alabama, podemos —y debemos— competir en todas partes", se regocijó la ex candidata presidencial Hillary Clinton.

Alivio

Trump había ignorado las acusaciones contra Moore, un ex juez de la Corte Suprema de Alabama de 70 años, en un intento de mantener esta banca, con el fin de mejorar las probabilidades de adopción de sus reformas. Además de un discurso tradicional en contra del aborto, los homosexuales y los transgéneros, Moore retomó los grandes temas de las presidenciales como la inmigración clandestina y la defensa, erigiéndose en socio de confianza del presidente. Pero el resultado en cambio achica la mayoría republicana del Senado a 51 escaños de 100, reduciendo su margen de maniobra casi al mínimo.

Para el Partido Republicano, la derrota de su candidato también es, paradójicamente, un alivio, porque le evita tener que lidiar con el caso Moore, quien desde hace un mes es acusado de haber manoseado y acosado a dos menores en la década de 1970.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, había advertido que Moore, si ganaba, sería inmediatamente objeto de una investigación de la comisión ética, una pesquisa que habría dividido al partido, aún más si la comisión recomendaba su expulsión.

Con la excepción notable de Trump, la mayoría de los líderes republicanos habían cortado puentes con Moore tras la divulgación de los testimonios de las mujeres, con el fin de evitar ser manchados por el escándalo, en pleno examen de consciencia estadounidense ante la proliferación de denuncias públicas de acoso sexual contra personas conocidas.

Ante esta situación, Trump entró de lleno en la campaña para conservar el puesto que dejó vacante Jeff Sessions al ser nombrado fiscal general, sin pensar en las elecciones legislativas de 2018 o en cómo quedará la imagen de los republicanos. Pocas veces un presidente dio tanto respaldo a un candidato acosado por los escándalos como el que dio Trump al candidato al Senado por Alabama, Roy Moore. Y pocas veces ha sufrido una derrota tan espectacular.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario