El Mundo

Dilma inicia su gestión con recorte del gasto y combate a la inflación

La nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, comenzó su mandato con un fuerte compromiso de recortes presupuestarios, mientras la prensa indicaba que el nuevo gobierno recurrirá al sector privado para mejorar la infraestructura nacional.

Martes 04 de Enero de 2011

San Pablo.- La nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, comenzó su mandato con un fuerte compromiso de recortes presupuestarios, mientras la prensa indicaba que el nuevo gobierno recurrirá al sector privado para mejorar la infraestructura nacional. A su vez, el nuevo titular del Banco Central, Alexandre Tombini, subrayó que su mayor preocupación será la lucha contra la inflación. De esta forma, la nueva administración brasileña comenzó mostrando buena sintonía con los mercados.

Gasto en la mira. Rousseff, quien asumió el sábado, no perdió tiempo en abordar varios de los temas que podrían amenazar la notable bonanza económica de Brasil, incluyendo el alza del gasto público en el último año de gestión de Lula, algo que ha alimentado un aumento de la inflación. Esta llegó, en el período enero-noviembre de 2010, a 5,25 por ciento, nivel considerado alarmante.

La ministra de Planificación, Miriam Belchior, prometió ayer que la presidenta "escuchará cuidadosamente las preocupaciones del mercado" sobre gasto público, y entonces "tomará toda las medidas que consideremos apropiadas". Belchior dio por hecho que habrá un ajuste del gasto, pero dijo que el tamaño exacto de los recortes se decidirá durante este mes. Varios medios brasileños publicaron ayer que el total del recorte ascendería a 25.000 millones de reales (unos 15.000 millones de dólares), ligeramente más de lo esperado. El titular de Hacienda, Guido Mantega, quien ya estaba en su cargo bajo la presidencia de Lula, había anticipado en diciembre pasado que Rousseff le había pedido "mano dura" con el gasto público.

Rousseff y sus principales asesores pasaron el día totalmente concentrados en temas económicos. La presidenta es economista especializada en administración pública. Como jefa de gabinete de Lula se hizo conocida por su rigor y exigencia de resultados de gestión a los ministros.

Rousseff recurrirá a las empresas privadas para que construyan una nueva terminal en el principal aeropuerto internacional de San Pablo, según el periódico Folha de Sao Paulo. Los aeropuertos de Brasil son administrados por la agencia estatal Infraero, que no ha logrado afrontar con éxito la creciente demanda. La presidenta planea realizar una venta pública de acciones de Infraero, según Folha, algo que significará una privatización parcial del ente público.

Asimismo, Rousseff se encuentra bajo fuerte presión para abordar el sobrevaluado tipo de cambio, que está perjudicando al sector manufacturero. Brasil cerró 2010 con una señal de alarma: el superávit comercial cayó a 20.270 millones de dólares, un 19,8% menos que los 25.270 millones de 2009. El real tocó ayer su nivel más alto desde 2008, cotizando a 1,65 por dólar. Fuentes del nuevo gobierno dijeron que Rousseff planea medidas agresivas, como alzas selectivas de aranceles y exenciones impositivas para ayudar a la industria local.

La inflación también se ha acelerado en los últimos meses. Ayer asumió Alexandre Tombini al frente del Banco Central, con promesas de combatir la inflación. Se cree que subirá la tasa de interés de referencia —que es del 10,75%— este mismo mes. El problema es que esta tasa, conocida como Selic, ya está entre las más altas del mundo.

Invitación iraní. En materia de política internacional, el nuevo gobierno recibió ayer un primer desafío: el régimen islámico de Irán invitó a la presidenta Rousseff a visitar el país, algo que ya hizo el año pasado Lula. El caso de Sakineh Ashtiani, la iraní condenada a muerte por adulterio, es motivo de tensión entre ambos países. Rousseff se declaró “radicalmente en contra” de la ejecución de la mujer.

Hora de la verdad

La ministra de Derechos Humanos, María do Rosario Nunes, dijo al tomar posesión del cargo que “es más que hora” de que se cree una Comisión de la Verdad sobre los crímenes de la dictadura. La iniciativa fue archivada a fines de 2009, después de que militares y el ministro de Defensa, Nelson Jobim, se manifestaron en contra. Jobim sigue en el cargo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario