El Mundo

Difunden dramático interrogatorio a un joven canadiense en Guantánamo

Llora, se tira del pelo, se toma la cabeza y se levanta la característica camisa naranja de prisionero para mostrar heridas: los ojos y los oídos de la opinión pública entraron en contacto por primera vez con un interrogatorio en el campo de detención estadounidense de la bahía de Guantánamo, Cuba. Video: Interrogatorio en Guantánamo

Miércoles 16 de Julio de 2008

Washington. — Llora, se tira del pelo, se toma la cabeza y se levanta la característica camisa naranja de prisionero para mostrar heridas: los ojos y los oídos de la opinión pública entraron en contacto por primera vez con un interrogatorio en el campo de detención estadounidense de la bahía de Guantánamo, Cuba. Y las imágenes son especialmente duras: el presunto terrorista, un adolescente canadiense de 16 años, es el más joven del centro y el único occidental. Está acusado de haber matado a un soldado estadounidense en Afganistán en 2002. Y dice haber sido forzado mediante torturas a confesar falsamente el hecho.

El video, mostrado ayer parcialmente a los ojos del mundo por televisión e internet, es de 2003. Según los medios fue filmado con una cámara oculta en una boca de ventilación por funcionarios de seguridad estadounidenses, pero el interrogatorio fue llevado a cabo por expertos del servicio secreto canadiense. Se trata de una excepción: el Pentágono suele reservarse esta tarea a los estadounidenses.

El mundo como testigo. Los videos de los interrogatorios cayeron en manos de los abogados de Khadr, que pidieron a un tribunal canadiense su publicación para que el mundo se convirtiese en testigo del caso. Y para utilizarlo como prueba de que el joven, hoy de 21 años, confesó los delitos de los que es sospechoso bajo presión.

Khadr está acusado de participar en un tiroteo contra las tropas estadounidenses en julio de 2002 y de haber matado a un efectivo con una granada de mano. El chico recibió varios impactos de bala durante el enfrentamiento y fue encontrado moribundo en los escombros de un complejo de viviendas bombardeado. Buena parte del video emitido está borroso y con un sonido defectuoso. Sin embargo llega a escucharse cuando se le pregunta qué sabe de la red terrorista Al Qaeda. El joven comienza a sollozar.

En otro momento asegura que no puede mover los brazos, que aún sufre por las heridas que recibió en el tiroteo y que en Guantánamo no recibe tratamiento médico adecuado. Luego se levanta la camisa y muestra las cicatrices de los disparos: "A mi juicio se ve que están curándose bien", dice el interrogador..

"He perdido los ojos". En otro fragmento, Khadr se queja de problemas en la vista: "He perdido los ojos, he perdido los pies, todo", dice llorando. El interrogador responde con sequedad: "No. Todavía tienes los ojos. Tus pies siguen en el extremo de tus piernas". El joven se mueve hacia delante y atrás con el tronco y se tapa la cara con las manos: "Ayúdenme", solloza en varias ocasiones. Según los medios, en otro momento del interrogatorio denuncia que fue torturado poco después de su detención en Bagram, Afganistán, y pide regresar a Canadá y que lo protejan de los estadounidenses. "No puedo hacer nada", dice su interlocutor. Los abogados escogieron diez minutos del total de siete horas de interrogatorios filmados a lo largo de 4 días.

Independientemente de lo que haya hecho el joven canadiense, la publicación de estas imágenes representa otro revés para las prácticas antiterroristas seguidas por Washington, según coincidieron ayer los medios.

Khadr, entre tanto, ya pasó más de cinco años encerrado en la prisión, donde se encuentran alrededor de otros 270 sospechosos de terrorismo. El joven tendrá su juicio, por fin, en octubre. Será juzgado por crímenes de guerra ante tribunales militares especialmente creados por el presidente George W. Bush para los presos de Guantánamo. El joven se enfrenta a la pena de muerte si es hallado culpable.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario