El Mundo

Desde su fuga, el "Chapo" Guzmán eludió dos veces a sus perseguidores

La última vez fue hace una semana, en la Sierra Madre, donde se ha refugiado el capo narco. La marina le sigue los pasos con sus comandos de armamento pesado.

Sábado 17 de Octubre de 2015

Desde su fuga de un penal el 11 de julio pasado, Joaquín “El Chapo” Guzmán ha escapado al menos en dos ocasiones de su implacable perseguidora, la marina mexicana. La persecución del Chapo, sin embargo, continúa y en cualquier momento podría producirse su captura o muerte. Los infantes de marina van tras el Chapo con armamento pesado, como es norma en el caso de la búsqueda de los capos de los cárteles mexicanos. Estas operaciones no se confían a la policía y se ponen en manos de la infantería de marina, al parecer el arma más confiable. La fuga del Chapo, la segunda en su carrera criminal, desató un escándalo nacional por lo alevoso de las circunstancias, que evidenciaron complicidades de todo tipo en el penal de alta seguridad del Altiplano, del que escapó con su técnica favorita: un túnel de elaborada construcción.

   Ahora la marina estuvo cerca de capturarlo en dos oportunidades: la primera, el 30 de julio en Los Mochis, en su tierra del estado de Sinaloa, y la segunda, el pasado sábado en Tamazula, en el estado de Durango.

   La noche de la fuga del penal del Altiplano, el Chapo viajó por tierra a la localidad Senegal de Las Palomas, en San Juan del Río, estado de Querétaro. Allí se subió a un avión que lo llevó hasta la ciudad de Mazatlán. Continuó por tierra hasta Guasave, donde permaneció dos días, y el 14 de julio voló a la Sierra Madre Occidental. El 30 de julio, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (la DEA), en coordinación con la marina mexicana y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), obtuvieron información que advertía que el Chapo “bajaría de la Sierra para ver a unas personas” en Los Mochis. Desde Ciudad de México, la armada movilizó a un grupo de sus fuerzas especiales hasta un paraje rural cercano a una carretera en Los Mochis. El dato estaba confirmado, “era positivo” en la jerga de los investigadores, pero el Chapo Guzmán escapó por diferencia de algunos minutos, según le dijo al portal Terra un mando que conoce la operación.

   Semanas más tarde, el 7 de septiembre, los infantes de marina fueron enviados a la capital de Durango para realizar patrullajes, pero esta vez el objetivo no era Guzmán, sino su compadre “El Mayo” Zambada, el veterano del narcotráfico que nunca ha sido detenido. Esta vez tampoco lo fue. Del Chapo no se volvió a tener indicios hasta el 6 de octubre pasado, cuando la coordinación de la DEA, marina y el Cisen tuvo nuevos datos de su ubicación en Tamazula, estado de Durango. Fuentes oficiales aseguraron que por escuchas de comunicaciones satelitales ubicaron a seis intermediarios, tanto de Guzmán Loera como de “El Mayo” Zambada, que estaban en medio de la Sierra con la misión de llevar suministros al Chapo. Ese mismo 6 de octubre la marina volvió a movilizar a sus comandos de élite, esta vez del batallón de fusileros paracaidistas, hacia las localidades de Acachuane, Palo Verde, Los Limones y El Venado, todas en Tamazula. Los comandos navales llevaron a la montaña aviones no tripulados para localizar caminos ocultos o campamentos. Por su lado, el ejército instaló diversos puestos de control en las carreteras a Durango y Sinaloa, pero sin interferir con los marinos. Las seis personas detectadas en la Sierra Madre eran las encargadas de coordinar las operaciones financieras y de tráfico de drogas para Guzmán, de acuerdo con fuentes de la marina. Pese a todos estos preparativos, el pasado sábado 10 de octubre el Chapo Guzmán volvió a escapar de sus perseguidores. Fue durante un operativo en un paraje serrano de Tamazula. El diario Vanguardia agrega un detalle interesante. El alcalde de Tamazula es “concuño” del Chapo, afirma. El funcionario “está casado con Erika Guadalupe Coronel Aispuro, hermana de Emma Coronel Aispuro, actual pareja del narcotraficante”.

Un éxito. En otro operativo sí tuvieron éxito los soldados mexicanos: detuvieron al líder de una facción del poderoso Cartel del Golfo en la ciudad fronteriza norteña de Matamoros. El gobierno del estado de Tamaulipas señaló que Angel Eduardo Prado Rodríguez, alias “Ciclón 7’’ y jefe local del Cartel del Golfo, fue capturado por los militares ayer a primera hora en Matamoros, ciudad fronteriza con Brownsville, Texas. Prado Rodríguez es líder de los “Ciclones’’, una de las facciones en que se ha dividido el Cartel del Golfo, y quien mantenía un enfrentamiento con el grupo rival de los “Metros’’, de la ciudad cercana de Reynosa. El Cartel del Golfo se fraccionó en una docena de grupos en los últimos años, los cuales mantienen el control del tráfico de drogas y personas en Tamaulipas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS