El Mundo

Débil asonada militar en Caracas contra el gobierno de Maduro

Unas decenas de efectivos de la Guardia Nacional liderados por suboficiales desafiaron al poder chavista. Fueron rápidamente reducidos.

Martes 22 de Enero de 2019

La crisis política y social en Venezuela sumó ayer dos nuevos capítulos: el alzamiento, rápidamente sofocado, de un pequeño grupo de militares encabezados por un suboficial, y un fallo judicial de máximo nivel que desconoció a las nuevas autoridades del Congreso, en manos opositoras, y sus resoluciones contra el presidente Nicolás Maduro.

El levantamiento fue protagonizado por un grupo de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militar) de un cuartel del barrio caraqueño Cotiza, que a través de videos divulgados en redes sociales llamó a la población a salir a las calles en su respaldo. "Nos pidieron defender la Constitución y aquí estamos con las tropas", dijo en un video quien se identificó como el sargento mayor de tercera Valdren Figueroa, aparentemente el jefe de la asonada.

Mientras circulaba ese video —incluso divulgado en cuentas del gobierno—, decenas de efectivos militares, de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin, policía política) acordonaban el barrio.

Un rato después, el número dos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante, capitán Diosdado Cabello, informó que el alzamiento había sido sofocado. "Fueron neutralizados, rendidos y capturados en tiempo récord; ya están confesando detalles; lo primero que dijeron fue que les ofrecieron villas y castillos y los dejaron solos, que los habían engañado", dijo Cabello en Twitter.

Pese a que no tiene cargos en el Poder Ejecutivo, Cabello fue el único vocero oficial sobre el alzamiento y por la tarde agregó en conferencia de prensa que "fueron detenidos en el sitio 25 (alzados), más dos que fueron detenidos en otro lugar".

Además, medios venezolanos y extranjeros dieron cuenta de que se reunieron vecinos de la zona, un barrio popular de Caracas, que golpeaban cacerolas en respaldo a los militares sublevados. Otros levantaron barricadas y enfrentaron a los uniformados oficialistas.

La Asamblea Nacional ha insistido en los últimos días a las fuerzas armadas para que den un paso al frente tras la "usurpación" del presidente Nicolás Maduro. Vecinos salieron a la calle en las inmediaciones del cuartel para apoyar a los levantados, pero fueron bloqueados por fuerzas gubernamentales, quienes incluso lanzaron gases lacrimógenos. "¡Libertad, libertad!", gritaban frente a los efectivos gubernamentales. "Desconocemos completamente a este régimen, necesitamos el apoyo de ustedes, pueblo de Venezuela. Salgan a la calle, aquí estamos. ¡Es hoy, señores! ¡Pueblo, salgan! Aquí estamos prendiendo la mecha", arenga en otro video el sargento Figueroa.

En otros documentos audiovisuales un comandante oficialista intenta convencerlos de que renuncien a su levantamiento, mientras se escuchan cacerolas sonando en los alrededores en apoyo a los militares. "Nosotros le vamos a enviar un mensaje a toda Venezuela de que nosotros también estamos padeciendo lo mismo que está padeciendo todo el pueblo de Venezuela", le explica uno de los rebelados al mando militar. "No conseguimos una medicina, aquí hay compañeros que tienen situaciones peores", relata el guardia. ╠

Juan Guaidó, nuevo presidente de la Asamblea Nacional y líder opositor aseguró que la rebelión es "una muestra del sentimiento generalizado que impera" en el seno de las tropas. "No queremos que la Fuerza Armada Nacional se divida ni se enfrente, queremos que se ponga como un solo hombre del lado del pueblo, la Constitución y en contra de la usurpación", añadió Guaidó, quien insistió en que "la cadena de mando está rota por la usurpación del cargo presidencial". En tanto, el diputado opositor Julio Borges, quien vive en el exilio, afirmó en Twitter que "el mismo descontento y deseo de cambio que motivó la sublevación de la GNB en Cotiza existe en toda la FANB" (Fuerza Armada Nacional Bolivariana).

Más tarde, la Asamblea Nacional (AN), parlamento con holgada mayoría opositora, incluyó a Cotiza entre los nueve barrios de Caracas desde donde partirán mañana marchas de protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. El chavismo gobernante convocó a manifestaciones para ese mismo día en las calles de la capital, incluso, en algún caso, en las mismas zonas donde se concentrarán los simpatizantes de la oposición.

El 23 de enero es una fecha emblemática en Venezuela debido a que ese día de 1958 cayó la dictadura militar del general Marcos Pérez Jiménez. Para el chavismo, la fecha es de valor ambiguo, dado que su fundador, el fallecido coronel Hugo Chávez, protagonizó un cruento intento de golpe de Estado al que luego, en el poder, le dio carácter de fecha patria.

La Sala Constitucional del máximo tribunal de Venezuela estableció que la Asamblea Nacional "no tiene junta directiva válida" y que las juntas directivas que fueron elegidas el pasado 5 de enero en ese cuerpo, y las de los años 2017 y 2018 incurrieron en "usurpación de autoridad, por lo cual todos sus actos son nulos de nulidad absoluta".

Al leer la sentencia, el magistrado Juan Mendoza, presidente de la Sala Constitucional, dijo que la Asamblea Nacional se mantiene en "desacato" de las decisiones del Poder Judicial y sostuvo que el "ejercicio írrito" del poder acarrea "responsabilidad individual con motivo de la violación del texto constitucional".

Los magistrados rechazaron el acuerdo del Congreso que declaró que Maduro está usurpando el cargo al ser electo en unos comicios, los del 20 de enero, que violentaron la Constitución y las leyes, y que fueron desconocidos por la gran mayoría de los países de la región y la Unión Europea.

El juez Mendoza indicó que el referido acuerdo representa un "acto de fuerza" que pretende "derogar el texto constitucional" y los actos de los poderes públicos. "La Asamblea Nacional no puede erigirse en Tribunal Supremo de Justicia", expresó el magistrado, y agregó que Maduro es el "presidente constitucional del Venezuela" y tiene a su cargo la hacienda pública y el manejo de las relaciones internacionales y los contratos de interés nacional.

En la sentencia también se consideraron como "nulos" los recientes acuerdos del Congreso en los que se pide a un grupo de países congelar los activos del Ejecutivo venezolano, se solicita la ayuda humanitaria internacional y se aprueba la promoción de una ley de amnistía para militares y otros funcionarios que ayuden a reestablecer la Constitución. Asimismo, se exhorta a la Fiscalía General a determinar la "responsabilidad penal, civil y administrativa" que corresponda en el caso.

"Aquí está la fuerza de la Asamblea Nacional", desafió el nuevo presidente del Congreso, Juan Guaidó, al mostrar la Constitución, y asegurar ayer que el Legislativo es la "única institución legítima" vigente en Venezuela y elegida por el voto válido sin discusión de los venezolanos. "Los que están al margen de la ley son los que no tienen voto para ejercer ni utilizar los símbolos del poder", dijo Guaidó a la prensa, desde las escaleras del palacio legislativo, al desestimar los anuncios del máximo tribunal.

"Este Parlamento se mantiene en firme con las decisiones tomadas", indicó el dirigente opositor de 35 años al invitar a los venezolanos a salir el 23 de enero a marchar en Caracas y otras ciudades del interior contra el gobierno chavista de Maduro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});