El Mundo

Cuba conmutará la pena de muerte a un grupo de delincuentes comunes

La Habana.— En el marco de una serie de cambios que viene implementando en Cuba desde que asumió la presidencia, Raúl Castro anunció ahora la conmutación de la pena de muerte de un grupo no determinado de delincuentes comunes...

Miércoles 30 de Abril de 2008

La Habana.— En el marco de una serie de cambios que viene implementando en Cuba desde que asumió la presidencia, Raúl Castro anunció ahora la conmutación de la pena de muerte de un grupo no determinado de delincuentes comunes por cadena perpetua o 30 años de prisión, según los casos, aunque aclaró que por el momento no se plantea derogar la pena capital en la isla.

  El mandatario también anunció el fin del período "provisional" iniciado con la enfermedad de su hermano Fidel, y convocó a un congreso para renovar en 2009 las autoridades del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), un encuentro que no se celebra desde hace más de una década.

  Raúl explicó que la decisión de conmutar la pena capital en algunos casos no se debe a "presiones", sino a un "acto soberano en consonancia con la conducta humanitaria y ética de la revolución cubana desde sus inicios".

  Además indicó que "próximamente" serán "analizados" los casos de otros tres hombres, entre ellos "un salvadoreño y un guatemalteco", cuyos nombres no citó, acusados de "actos terroristas con bombas" en 1997, que provocaron la muerte de un turista italiano en La Habana.

  El presidente cubano admitió que la decisión de conmutar la pena capital a un número no especificado de presos es un "asunto sensible y hasta polémico", al indicar que "la opinión mayoritaria del pueblo ante estos casos es favorable a mantener la condena a muerte".

 

Vigencia de la pena. En todo caso, Raúl Castro subrayó que la decisión adoptada "no significa" la supresión de la pena capital del Código Penal, atribuyendo su existencia al "acoso" y "agresiones" de EEUU.

  Desde 2000 Cuba ha mantenido una moratoria sobre las penas de muerte, que se rompió sólo en abril de 2003, cuando fueron ejecutados tres hombres acusados de tratar de secuestrar una embarcación en La Habana para huir de la isla.

  Raúl Castro reiteró que dichas ejecuciones fueron realizadas "para frenar en seco la oleada de más 30 intentos y planes de secuestros de aviones y barcos alentados por Estados Unidos recién iniciada la guerra en Irak".

  El presidente cubano puntualizó asimismo que aunque la legislación cubana prevé la pena de muerte, la isla "comprende y respeta los argumentos del movimiento internacional que propone su eliminación o moratoria".

  Por su parte, la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) restó ayer relevancia al anuncio de Raúl con respecto a la conmutación de las penas, y consideró que con la noticia el gobierno busca "impacto mediático".

  El anuncio "no tiene tanta relevancia, no es la primera vez que se conmutan penas de muerte en Cuba", dijo el portavoz de la ilegal pero tolerada CCDHRN, Elizardo Sánchez. "No hay espectacularidad en la noticia, pareciera que el gobierno busca impacto mediático", agregó.

  Sánchez señaló además que "lo verdaderamente importante sería que el gobierno aboliese de inmediato la pena de muerte".

 

Fin de una etapa. Raúl Castro también anticipó la celebración del primer congreso del PCC en más de una década, lo que podría afianzar su poder en la isla. El PCC es la última cuota de poder de su convaleciente hermano Fidel.

  El mandatario dijo que la convocatoria del congreso y otros cambios en el PCC cierran la "etapa de provisionalidad" abierta con la enfermedad de Fidel en julio de 2006. "El congreso constituirá un momento importante para conformar, con proyección de futuro, la política del partido en los diferentes ámbitos de nuestra sociedad", señaló. Permitirá, además, "asegurar la continuidad de la revolución cuando ya no estén sus dirigentes históricos", añadió.

  Fidel Castro, de 81 años, es el primer secretario del PCC desde su fundación en 1965. Raúl, el segundo secretario de 76 años, le consulta las principales decisiones de Estado. El PCC es, según la Constitución, la "fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado".

  "Con el anuncio del congreso se cierra el círculo de la provisionalidad de manera institucional", consideró el economista disidente Oscar Espinosa Chepe. "Así concluye una etapa desde el punto de vista gubernamental y político", en la que "Raúl va a ser el poder y Fidel se queda como soldado de las ideas", opinó. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario