El Mundo

Crimea decide en las urnas la anexión de su territorio a la Federación Rusa

Moscú vetó una resolución de EEUU en el Consejo de Seguridad de la ONU que anula el referendo. Ucrania denunció una nueva incursión de tropas del Kremlin.

Domingo 16 de Marzo de 2014

Tras varias semanas de tensión política, los habitantes de la república autónoma de Crimea deciden hoy si quieren reincorporarse a Rusia, que ayer vetó en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución impulsada por Estados Unidos para evitar el referendo. La resolución fue apoyada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, mientras que China se abstuvo de votar la iniciativa que buscaba defender la integridad territorial de Ucrania y no reconocer el referendo de Crimea. Horas antes, la Rada Suprema (Parlamento) ucraniana disolvió el Legislativo de la península del mar Negro basado en el dictamen del Tribunal Constitucional de Ucrania, que el viernes declaró ilegal la consulta convocada por Crimea. Además, el Constitucional ordenó el cese de la actividad de todas las comisiones electorales que preparan la consulta en la península y prohibió a sus autoridades financiar el referendo. Mientras, el nuevo gobierno de Kiev denunciaba una incursión militar rusa a una pequeña localidad de su territorio.

Sin vuelta atrás. Ajenas a las decisiones que se toman en Kiev, las autoridades prorrusas de Crimea tienen todo listo para la consulta de hoy, en la que la población de la península autónoma deberá decidir si se reintegra a Rusia o se mantiene en Ucrania. Crimea perteneció a Rusia hasta 1954. Actualmente, más del 60 por ciento de los habitantes de la península del mar Negro son de origen ruso, un 25 por ciento ucranianos y un 12 por ciento de tártaros, por lo que se descuenta que los crimeanos se inclinarán por la anexión a Rusia. El premier prorruso de la región autónoma de Crimea, Serguei Axionov, echó más leña al fuego el viernes, cuando instó a la comunidad rusoparlante de Ucrania a seguir su ejemplo y a organizar referendos para solicitar su integración en Rusia.

El Ministerio del Exterior ucraniano acusó ayer a Rusia de invadir el pueblo de Strikove, en el norte de la península de Crimea. Según un comunicado ministerial, unos 80 soldados, cuatro helicópteros de combate y tres vehículos blindados se hicieron con el control del pueblo, en la región de Jersón. Las autoridades ucranianas equipararon esto a una invasión militar e instaron al Kremlin a retirar inmediatamente sus fuerzas del territorio ucraniano. "Ucrania se reserva el derecho de tomar todas las medidas necesarias para detener la invasión militar rusa", añadió el ministerio.

En tanto, en la sesión del Consejo de Seguridad que buscaba impedir el referendo de hoy, el embajador ruso, Vitaly Churkin, afirmó que el proyecto de resolución impulsado por Estados Unidos iba en contra de la "igualdad de derechos" de los ciudadanos de Crimea y de su derecho a la "autodeterminación". El diplomático aseguró que Rusia defiende el "principio de la integridad territorial de los Estados", pero subrayó que el caso de Crimea cuenta con características extraordinarias. Entre ellas destacó que la actual situación en la península deriva del "golpe de Estado inconstitucional llevado a cabo por radicales" en Kiev y la amenaza que éste supuso para la población de Crimea. Además, recordó que la zona fue rusa hasta 1954 y que se cedió a Ucrania "violando las normas" de la Unión Soviética (URSS) y "sin tener en cuenta la opinión de la población", lo que tampoco se hizo tras la desintegración de la URSS, cuando Crimea permaneció como territorio ucraniano. Por eso, Churkin defendió "la legalidad del referendo" y aseguró que Rusia "respetará el deseo de la población de Crimea".

El texto, impulsado por Estados Unidos, declaraba que "el referendo no puede tener validez y no puede servir de base para ninguna alteración del estatus de Crimea", dado que Ucrania "no lo autorizó". Además, llama a la comunidad internacional a "no reconocer ninguna alteración de la situación de Crimea" y pedía evitar toda acción que "pueda ser interpretada" como tal. Asimismo, el jefe de gobierno ucraniano, Arseni Yatseniuk, declaró a su regreso de Washington que Kiev mantiene negociaciones sobre cooperación militar con Estados Unidos y la Alianza Atlántica, aunque aclaró que no contempla ninguna otra solución que no sea pacífica a su conflicto con Rusia. Según el ministerio de Defensa ucraniano, las fuerzas armadas del país no pueden hacer frente a los más de 220.000 soldados desplegados por Rusia junto a la frontera con Ucrania.

Agresión armada. Desde fines de febrero, soldados sin insignias identificatorias se hicieron con el control de casi la totalidad del territorio de Crimea, un despliegue que fue denunciado por la autoridades de Ucrania como una agresión militar de Rusia.

El presidente ruso, Vladimir Putin, negó que esos soldados pertenezcan a las fuerzas armadas rusas, pero al mismo tiempo declaró que se reserva el derecho de intervenir militarmente en Ucrania para defender a los rusos étnicos y a la población rusoparlante.

La crisis ucraniana dejó dos nuevos muertos durante la madrugada de ayer en Jarkov, un bastión rusoparlante del este del país, en un tiroteo entre nacionalistas ucranianos y prorrusos. En Moscú, unas 50.000 personas manifestaron ayer contra la ocupación rusa de Crimea y la política del presidente ruso, en una marcha convocada por un colectivo opositor. Sin embargo, cerca de la plaza moscovita de la Revolución, unas 15.000 personas apoyaban la política del Kremlin.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario