El Mundo

Crece la presión para que Europa avance contra las brigadas del Estado Islámico

Alemania, Francia y Gran Bretaña descartan por el momento sumarse a Estados Unidos en un acción militar en Irak y Siria a raíz de la decapitación de un periodista estadounidense.

Sábado 23 de Agosto de 2014

Los dirigentes europeos afrontan peticiones para tomar acciones directas contra las brigadas del Estado Islámico (EI), incluido en Siria, tras la decapitación del periodista estadounidense James Foley, pero los políticos son reacios a asumir el liderazgo tras anteriores pasos en falso en la región. La difusión de un video esta semana en el que apareció la decapitación de Foley por parte de un miembro enmascarado del EI con acento británico ha surgido como posible elemento transformador en la lucha contra el grupo yihadista. Las autoridades estadounidenses advierten de que el EI supone la mayor amenaza en años con su visión "apocalíptica", y un sondeo de YouGov publicado ayer en Reino Unido mostró que el apoyo a sumarse a los ataques aéreos estadounidenses contra los integristas en Irak había crecido seis puntos, a un 43 por ciento.

El gobierno del presidente Barack Obama considera el asesinato de Foley por parte de la milicia terrorista un atentado contra Estados Unidos, según dijo ayer Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. "Lo consideramos un ataque a nuestro país", dijo Rhodes en la isla de Martha's Vineyard, en el Estado de Massachusetts, donde vacaciona Obama. Por ello, añadió que se hará todo lo necesario para enfrentar ese desafío. No dijo, sin embargo, si habrá ataques aéreos estadounidenses contra posiciones del EI en Siria, donde había sido secuestrado el periodista. El funcionario aclaró que la lucha contra el EI llevará tiempo y que debe ser llevada adelante junto a socios regionales e internacionales, ya que la milicia se encuentra fuertemente arraigada en la región.

Pero los líderes políticos en Reino Unido, Francia y Alemania han descartado hasta ahora sumarse a una acción militar en Irak, pero reiteraron su compromiso para apoyar a los rebeldes kurdos que combaten al EI, que se escindió de Al Qaeda por diferencias de estrategia.

La canciller germana, Angela Merkel, justificará ante el Parlamento en Berlín la decisión sin precedentes de enviar armamento a los kurdos en el norte de Irak para su defensa del avance de los fundamentalistas, aunque descartó el envío de fuerzas militares. Un sondeo de IFOP mostró que la mayoría de los franceses, un 52 por ciento, aprueba armar a las fuerzas kurdas contra el EI, que ahora controla un tercio de Irak, y cuyo número se ha incrementado tras enrolarse musulmanes extremistas procedentes de Europa.

Se cree que los dirigentes europeos afrontarán más presión para implicarse en la cumbre de la Otán en Gales el mes próximo. Algunos políticos dicen que es momento de llevar la lucha a Siria, donde el grupo tiene su base de poder, e incluso trabajar conjuntamente con el presidente Bashar al Assad pese a condenar su régimen. "Algunas veces tienes que tratar con alguien desagradable de cara a lidiar con personas que son incluso más desagradables", dijo el presidente del comité de seguridad e inteligencia del Parlamento británico y ex canciller Malcolm Rifkind. "Si los estadounidenses son tan serios como dicen que son respecto a la eliminación (de EI) en Siria además de en Irak, no puedes llevar a cabo solo ataques aéreos, necesitas tropas sobre el terreno", agregó. El general Martin Dempsey, presidente de la junta de jefes del estado mayor conjunto de Estados Unidos, sugirió que el EI seguiría siendo un peligro mientras contara con refugios seguros en Siria.

No hay diálogo. El ministro de Relaciones Exteriores británico, Philip Hammond, y su colega francés, Laurent Fabius, descartaron ayer cualquier diálogo con Assad, afirmando que el mejor camino era una coalición internacional que trabaje con el gobierno de Irak.

Un diplomático francés dijo que en septiembre se celebraría en París una conferencia de países de la región y de potencias para encontrar una forma de luchar contra el EI y que incluiría a Siria. "Si queremos luchar contra el Estado Islámico, tenemos que luchar en Irak, pero no podemos ignorar la cuestión en Siria. No tengo la solución hoy, pero el problema debe ser analizado desde cero", dijo Fabius.

Mientras tanto, el padre Luis Montes, un sacerdote argentino perteneciente al Instituto del Verbo Encarnado (IVE) y radicado desde años en Bagdad, aseguró que la persecución que EI efectúa sobre los cristianos en Irak llegará a ser considerado un "genocidio". Reiteró además que el pedido de asistencia humanitaria a la comunidad internacional y consideró que el gobierno local debe conformar una alianza que integre a las minorías islámicas para llegar a un "horizonte de paz". El padre Montes, que llegó a Medio Oriente en 1996 y desde 2010 vive en Irak, opinó que la situación de los cristianos ha ido en constante empobrecimiento luego de un halo de esperanza que produjo la muerte de Saddam Hussein en 2006.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS