El Mundo

Crece la presión popular contra Daniel Ortega en Nicaragua

Decenas de miles de nicaragüenses participaron ayer en Managua en la marcha "Por la Paz y la Justicia"

Domingo 29 de Abril de 2018

Decenas de miles de nicaragüenses participaron ayer en Managua en la marcha "Por la Paz y la Justicia" convocada por la Iglesia Católica, la segunda manifestación multitudinaria en menos de una semana después de las protestas que tuvieron como saldo 63 muertos, 15 desaparecidos y centenares de heridos, según datos de organismos de derechos humanos que no fueron ni confirmados ni rechazados por el gobierno del sandinista Daniel Ortega, cuya renuncia exigen amplios sectores de la sociedad. En la marcha convocada por la Conferencia Episcopal de Nicaragua estuvieron representantes del sector privado, campesinos que se oponen a la construcción de un canal interoceánico y estudiantes, que lideraron las primeras protestas provocadas por la reforma a la ley del seguro social

   Las protestas se tornaron violentas el 18 de abril cuando un grupo de nicaragüenses en contra de la reforma al seguro social fue reprimido por miembros de la Juventud Sandinista y de la policía. Las acciones se repitieron durante los siguientes cinco días. El presidente decidió entonces derogar dicha reforma. Ortega convocó después a un diálogo nacional y pidió a la jerarquía católica como testigo y garante del mismo. El sector privado, los estudiantes y otros sectores sociales aceptaron el diálogo pero exigieron una investigación por las muertes y los abusos cometidos por las autoridades.

   El viernes, el presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua, Gustavo Porras, anunció la creación de una "Comisión de la Verdad" para conocer y analizar lo ocurrido en los enfrentamientos que tuvieron lugar en el país durante las manifestaciones.

   Organismos internacionales como Human Rights Watch, Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos pidieron a Ortega que cese la represión, considerada por analistas e historiadores nicaragüenses como la más violenta y sangrienta en los últimos 40 años, desde la dictadura de Somoza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario