El Mundo

"Correa no es un perseguido político", dijo Lenín Moreno

El presidente de Ecuador instó a su predecesor a que vuelva al país y enfrente las denuncias que lo involucran con el secuestro de un ex diputado en 2012

Viernes 06 de Julio de 2018

El presidente ecuatoriano Lenín Moreno afirmó ayer que su predecesor, Rafael Correa, no es perseguido político y lo instó a que regrese al país a "dar la cara" y afrontar su vinculación y prisión preventiva en el caso del secuestro del ex asambleísta Fernando Balda. Moreno aseguró a la prensa extranjera que en el proceso garantizaba la total independencia de la Justicia y afirmó que "desearía que (Correa) resulte inocente de lo que le están acusando". Atendiendo al hecho de que Correa, quien vive en Bélgica desde el año pasado, ignoró una orden para presentarse ante la Corte Nacional ecuatoriana, ese organismo solicitó en las últimas horas a la Interpol "que proceda a la inmediata localización y captura" para fines de extradición.

El ex presidente está siendo procesado judicialmente en Ecuador por el secuestro en agosto de 2012 del antiguo asambleísta opositor Fernando Balda en Bogotá. Balda fue secuestrado por un breve lapso en Bogotá, Colombia, en 2012 y de las investigaciones se desprende que en la operación participaron agentes ecuatorianos bajo órdenes de la Presidencia de la República de Ecuador, por entonces a cargo de Correa.

Al consultar a Moreno sobre el argumento esgrimido por Correa —de que es un perseguido político— el mandatario ecuatoriano respondió: "Lo mismo puede hacer (Joaquín) «El Chapo» Guzmán. Cualquiera puede hacer lo mismo... y siempre encontrará un abogado que encuentre argumentos graves como para declararse perseguido político". "Lo único que queremos es que haya verdad y justicia, nada más, la verdad se defiende sola", dijo.

"Quisiera que no fuera realidad"

Moreno, quien fue vicepresidente de Correa en dos ocasiones (2007 a 2013), opinó que no es "agradable" haber servido junto a una persona "que posiblemente ha autorizado de manera clandestina, subterránea, secuestros, violaciones de los derechos humanos y asesinatos". "Eso me aterroriza, quisiera que eso no fuera realidad", añadió.

Horas antes, en una entrevista desde su hogar en Bruselas, Correa dijo que la demanda de Ecuador de que sea extraditado es solamente una estratagema del gobierno para acabar con la oposición y añadió que en lugar de ello lo llevará a regresar a la política. También aseguró que no tiene planes de comparecer ante la Justicia de su país.

El caso por el cual Correa es procesado empezó por las diferencias con Balda, quien era un duro crítico del gobierno de Correa, al cual acusaba de corrupción, mientras que el mandatario lo señalaba como autor de una presunta trama para derrocarlo. Cuando las tensiones crecieron, Balda se refugió en Colombia, donde desconocidos intentaron secuestrarlo, pero se salvó a última hora por la intervención de un grupo de taxistas que alertaron a la policía y neutralizaron al vehículo al cual habían subido al político ecuatoriano.

Las investigaciones judiciales en Colombia determinaron que tres agentes de inteligencia de la policía ecuatoriana habían contratado a delincuentes comunes, ahora en prisión, para secuestrar al ex legislador Balda. En este caso están vinculados también el viejo director de inteligencia de la policía, general Fausto Tamayo, y el ex secretario nacional de inteligencia, Pablo Romero.

Proceso. Lenín ofreció a Correa garantías de independencia judicial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario