El Mundo

Corea del Norte se dice dispuesta a dialogar con Estados Unidos

Lo dijo el enviado del Norte a la ceremonia de cierre de los Juegos de Invierno. Pero Washington exige el desarme nuclear completo de Pyongyang.

Lunes 26 de Febrero de 2018

La clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang, Corea del Sur, han servido para abrir una luz de esperanza en el peligroso conflicto de la Península Coreana. Un poderoso general norcoreano compartió el palco con Ivanka Trump, enviada de Washington al acto de cierre de la competencia. Poco antes se reunió con el presidente de Corea del Sur, ante quien comunicó la "disposición" para iniciar un diálogo con Estados Unidos. Poco después, la Casa Blanca afirmó que esa buena disposición de Corea del Norte podría representar unos "primeros pasos hacia la desnuclearización". Es decir, saludó el gesto pero remarcó que el desarme nuclear de Norcorea es innegociable. Es el programa militar nuclear de Norcorea el que ha provocado la crisis, que ha tenido en vilo al mundo durante 2017, cuando probó misiles de gran alcance y afirmó haber logrado bombas nucleares avanzadas.

"Veremos si el mensaje de Pyongyang de hoy representa unos primeros pasos en el camino a la desnuclearización", afirmó el gobierno estadounidense en un comunicado oficial. "Mientras tanto, Estados Unidos y el mundo deben seguir dejando claro que los programas nuclear y misilístico de Corea del Norte son un callejón sin salida".

Washington reaccionó así al gesto de Pyongyang sobre está dispuesta a mantener conversaciones con Estados Unidos, según informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, se reunió en Pyeongchang con el general norcoreano Kim Yong-chol, jefe de la delegación norteña para la ceremonia de cierre de los Juegos Olímpicos de Invierno, apenas unas horas antes de que comenzara el acto de clausura. Según el portavoz de Moon, Kim le trasladó durante el encuentro la "suficiente disposición" de Pyongyang para llevar a cabo "un diálogo Corea del Norte-Estados Unidos". Que Seúl haya dado publicitado este diálogo señala que tiene una estrategia diferente a la línea tan confrontativa de Trump. El general Kim Yong Chol figura en la "lista negra" de sancionados por EEUU.

Durante la reunión, la delegación norcoreana estuvo de acuerdo en que las relaciones con Estados Unidos "deben desarrollarse a la vez que las intercoreanas", aunque se subrayó la intención de "mantener un diálogo" con Washington.

Durante la ceremonia de clausura, el general norcoreano estuvo sentado muy cerca de la hija del presidente estadounidense, Ivanka Trump, en la tribuna de honor. La estrecha colaboradora de su padre estaba sentada en primera fila, entre la esposa del presidente surcoreano y la vicepresidenta china. Ivanka evitó todo contacto con el general norcoreano, cuya recepción en Corea del Sur desató protestas. Pero sí hubo un momento en que ambos compartieron sonrisas.

La disposición de Corea del Norte al diálogo tiene lugar pese a las duras sanciones impuestas al régimen el viernes por Estados Unidos, consideradas las más estrictas hasta la fecha, con el objetivo de que detenga su programa nuclear y misilístico (ver aparte).

Las sanciones aprobadas por Washington tienen como objetivo bloquear por completo el comercio marítimo de Corea del Norte, sostiene Pyongyang. Por eso, si el país se ve abocado a la guerra a través de este "acto despiadado", Estados Unidos es el responsable de "todas las tragedias", añade.

China también protestó rotundamente contra las sanciones, alegando que también perjudican a empresas y personas chinas que mantienen negocios con Corea del Norte. El portavoz del Ministerio del Exterior criticó así el "largo brazo" estadounidense, pues según afirma las sanciones sólo se basan en leyes de Washington.

Por tanto, desde el ministerio se puso en duda la futura cooperación entre China y Estados Unidos. Ambos son Estados con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, desde el que también se han impuesto sanciones al régimen de Kim tras sus repetidos ensayos nucleares y misilísticos.

El sábado, en Seúl, empezó a especularse con la posibilidad de un primer contacto entre ambas partes en Corea del Sur, teniendo en cuenta la presencia en las delegaciones enviadas a Pyeongchang de responsables de las cuestiones nucleares: el vicedirector del Ministerio del Exterior norcoreano, Choe Kang-il, y la representante del Consejo Nacional de Seguridad estadounidense Allison Hooker. Sin embargo, por el momento no había constancia de que se hubiera do producido ese encuentro entre las partes.

Ivanka, aguerrida

Por lo demás, la visita de Ivanka Trump estuvo lejos de los gestos de apaciguamiento. El pasado viernes, dijo al presidente de Corea del Sur que usaría su visita para abogar por la máxima presión para que Corea del Norte detenga su programa nuclear. La hija del presidente Trump encabezó la delegación estadounidense para la ceremonia de clausura de los Juegos de Pyeongchang.

Sin embargo, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, destacó en ese cuenro cómo los Juegos Olímpicos han servido como vehículo para el diálogo entre las dos Coreas. Opinó que Estados Unidos y Corea del Sur deben aprovechar el acercamiento actual. En una reunión a puerta cerrada antes de un banquete en el recinto presidencial, Moon dijo a Trump que las conversaciones sobre "desnuclearización" y el diálogo intercoreano deben avanzar juntos. Pero Ivanka Trump respondió insistiendo en que haya esfuerzos conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur para presionar al máximo a Corea del Norte. Ivanka dijo luego en un banquete oficial que estaba en Corea del Sur para celebrar los Juegos y reafirmar el compromiso de Estados Unidos con una "campaña de presión máxima para asegurar que la península coreana sea desnuclearizada".

juntos. Ivanka Trump y el general norcoreano Kim Yongk-chol durante la ceremonia final de los Juegos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario