El Mundo

Congreso de Venezuela retoma actividades pese a estar anulado por Maduro

Viernes 05 de Enero de 2018

La Asamblea Nacional (Congreso) de Venezuela instalará hoy el período legislativo de 2018, el tercero en el que está dominada por la oposición, aunque esta vez anulada en sus funciones por la Asamblea Constituyente, controlada por el chavismo. En Venezuela funciona así un Poder Legislativo que en los hechos no es tal. El edificio del Congreso sigue abierto y hoy recibirá a sus legisladores. Pero estos han perdido la potestad de legislar, por decisión de la Asamblea Constituyente que se autopostuló a cargo de todos los poderes políticos. El Congreso, así como numerosos juristas, señalan que el acto de autoarrogarse todos los poderes es obviamente inconstitucional y por tanto inválido.

La Asamblea ha estado enfrentada desde 2016 al régimen chavista del presidente Nicolás Maduro, quien utilizó mecanismos legales y otros claramente irregulares para anularla hasta que a mediados del año pasado se instaló la Constituyente, dominada al 100 por ciento por el oficialismo y con "poderes plenipotenciarios". Además de estos cuestionados poderes extraordinarios, la propia Constituyente es sospechada de ilegitimidad: las elecciones con las que se designó a sus integrantes son consideradas fraudulentas. El mecanismo elegido por el régimen chavista es, efectivamente, sospechoso: reformó el padrón y distribuyó numerosos escaños por un sistema indirecto, similar al de Cuba y la extinta Unión Soviética.

La legislatura estará encabezada este año por el partido Un Nuevo Tiempo, del dirigente opositor Manuel Rosales, que propondrá el nombre de un dirigente suyo para ocupar la presidencia del foro legislativo.

El partido sugirió los nombres de los diputados Omar Barboza, Enrique Márquez y Delsa Solórzano para asumir la presidencia, aunque también fueron mencionados Stalin González, quien en 2017 fue el jefe de la bancada opositora, y Timoteo Zambrano.

La primera vicepresidencia será asignada a un candidato propuesto por el partido Avanzada Progresista del ex gobernador regional Henri Falcón, mientras que la segunda corresponderá a Primero Justicia, señaló la Asamblea.

El Poder Legislativo está controlado por la mayoría opositora desde 2016, cuando su presidente fue el socialdemócrata Henry Ramos Allup, seguido en 2017 por Julio Borges, del partido Primero Justicia, del ex candidato presidencial Henrique Capriles.

La bancada oficialista se retiró de la Asamblea Nacional y algunos de sus diputados son ahora parte de los 545 miembros de la Constituyente, como el dirigente chavista Diosdado Cabello.El período legislativo de 2018 será clave para la Asamblea, ya que para este año están previstas las elecciones presidenciales, en las que Maduro buscará la reelección, mientras la oposición espera escoger a su abanderado en unas primarias aún sin fecha. Maduro es sumamente impopular, pero ha demostrado que controla por completo todos los resortes del poder estatal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario