El Mundo

Congreso de EEUU repudia el abandono de los kurdos de Siria por Trump

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una resolución de condena de la decisión del presidente Donald Trump de retirar las tropas del norte de Siria y dar luz verde a la ofensiva turca contra las fuerzas kurdas en esa región.

Jueves 17 de Octubre de 2019

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una resolución de condena de la decisión del presidente Donald Trump de retirar las tropas del norte de Siria y dar luz verde a la ofensiva turca contra las fuerzas kurdas en esa región. Miles de civiles kurdos han debido huir ante los bombardeos del ejército turco. La orden de Trump se concretó el domingo pasado.

La votación se ha saldado con 354 votos a favor y sólo 60 en contra, después de que decenas de republicanos se sumaron a los demócratas en su condena. Esta votación es sin dudas un fuerte dato político para Trump: su partido no lo acompaña en su iniciativa de abandonar a los kurdos. Estados Unidos ha apoyado militar y diplomáticamente a los kurdos de Irak desde 1991, y a los de Siria al menos desde 2011, cuando estalló la guerra civil en este país. La abrupta orden de retirada de Trump el domingo pasado dio luz verde a la inmediata ofensiva del ejército turco al día siguiente. El Congreso remarca en su declaración este abandono de una política exterior prokurda que fue sostenida por gobiernos estadounidenses de todos los signos. La resolución sostiene que "una retirada abrupta del personal militar de Estados Unidos del noreste de Siria es beneficioso para los adversarios de Estados Unidos, incluidos Siria, Irán y Rusia". Asimismo, agrega que el Congreso "se opone a la decisión de poner fin a los esfuerzos de Estados Unidos para evitar operaciones militares turcas contra las fuerzas kurdas sirias en el noreste de Siria".

Turquía inició la 'Operación Manantial de Paz' apenas horas después de que Trump diera un giro de 180 grados a la alianza de Washington con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), hasta entonces un aliado clave en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico, y retirara sus tropas de la zona. Desde entonces, la mayoría de la comunidad internacional ha cargado contra Ankara y advertido de que la operación tendrá un impacto negativo en la lucha multinacional contra el Estado Islámico. La milicia kurda YPG, dentro del FDS, tuvo un rol decisivo en la derrota militar del Estado Islámico en el norte de Siria.

En reacción al avance turco, los kurdos aceptaron que el ejército sirio comenzara a desplegarse en lugares clave. Los kurdos han tildado de "puñalada por la espalda" la decisión de Trump. Los demócratas del Congreso y numerosos líderes republicanos comparten esa denuncia.

Pero Turquía desafió las presiones para cesar la ofensiva. Trump, ante la ola de críticas, ha anunciad posibles sanciones comerciales a Turquía y envió a su vicepresidente a Ankara para pedir un alto el fuego. Pero ayer, en vísperas de recibir al vicepresidente Mike Pence, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que su país sólo pondrá fin a su invasión cuando los combatientes kurdos sirios se rindan y abandonen la región. Apenas horas más tarde, soldados sirios y también rusos, tras llegar a un acuerdo con los kurdos, ingresaron en la estratégica ciudad fronteriza de Kobani, complicando los planes de Turquía de crear una zona libre de combatientes kurdos a lo largo de la frontera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario