El Mundo

Confirmado: Zelaya regresó a Honduras y se refugió en la embajada de Brasil

Estados Unidos, Brasil y Venezuela confirmaron el regreso del presidente depuesto, aunque el mandatario "de facto", Roberto Micheletti, lo desmiente. El gobierno instauró un toque de queda mientras cientos de personas se reúnen ante la embajada para apoyar a Zelaya.

Lunes 21 de Septiembre de 2009

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, se encuentra refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa tras regresar por sorpresa al país este lunes. Desde allí ha hecho un llamamiento a la población para que se acerque a esa legación diplomática y ha agradecido al presidente Lula su apoyo al darle refugio en la Embajada, en cuyas afueras se concentra una multitud de seguidores del ex mandatario. "Él está muy bien, se encuentra en perfectas condiciones y está dispuesto a iniciar el diálogo" para resolver la crisis política causada por su derrocamiento por parte de los militares el 28 de junio, ha declarado su esposa, Xiomara Castro, a los periodistas a las puertas del edificio.

"Estoy aquí en Tegucigalpa. Estoy aquí para la restauración de la democracia, para llamar al diálogo", ha dicho Zelaya, quien aún no ha aparecido en público, en declaraciones recogidas por medios locales, a los que ha revelado también que llegó a Honduras desde Nicaragua, país donde ha pasado la mayor parte del tiempo desde que fue derrocado en junio. Según ha relatado, su travesía duró más de 15 horas y tuvo que utilizar "diferentes transportes" para poder llegar a su país. "Tuve colaboración pero no puedo decirlo para que no molesten a nadie", ha explicado.

Tras varias versiones inicialmente confusas acerca de su regreso al país centroamericano por primera vez después de que fue derrocado en un golpe de Estado el pasado 28 de junio, el Departamento de Estado de EE UU finalmente ha asegurado que Zelaya se encuentra en Tegucigalpa. Ian Kelly, portavoz de esa oficina, ha dicho en Washington que "tenemos confirmado que está en Honduras. Dónde está, no lo sabemos exactamente". Brasil ha ratificado que se encuentra en su Embajada en la capital hondureña, tras desmentirse su presencia en la sede de Naciones Unidas, donde se había comenzado a reunir una gran cantidad de seguidores del presidente depuesto.

También el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Jose Miguel Insulza, ha confirmado a través de un comunicado la presencia de Zelaya en la Embajada brasileña. En la nota, Insulza hace además un "llamamiento a la calma a los actores involucrados en este proceso" para evitar que se produzcan incidentes violentos y exige que las "autoridades del Gobierno de facto, presidido por Roberto Micheletti, se hagan responsables de la seguridad del mandatario derrocado. En declaraciones al canal Telesur, Zelaya dijo que había hablado con Insulza y que éste le había comunicado que se desplazará a Honduras este martes, extremo que no ha sido confirmado por la OEA.

Las declaraciones de Insulza y Washington respaldan la ofrecida previamente por el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien aseguró que había hablado con Zelaya por teléfono desde Tegucigalpa. "Estamos sorprendidos gratamente de que Mel esté en Tegucigalpa y y exigimos a los golpistas que respeten la vida y la diginidad de Zelaya, que le devuelvan el poder", dijo Chávez, quien se encontraba en un acto en una escuela de Caracas que transmitía la televisora oficial VTV. Según el presidente venezolano, Zelaya viajó "durante dos días por tierra, cruzando montañas, ríos, arriesgando su vida, y logró llegar a la capital de Honduras".

El gobierno de facto ha desmentido la información. Zelaya "está tranquilo en una suite de un hotel de Nicaragua", según Micheletti, que ha advertido en varias oportunidades de que si regresa a Honduras, Zelaya será detenido bajo cargos de traición a la patria, entre otros.

Inicialmente algunos miembros del Gobierno y seguidores de Zelaya habían informado de que se encontraba refugiado en un edificio de Naciones Unidas de la capital hondureña, noticia que fue desmentida por el organismo a través de la portavoz del Sistema de las Naciones Unidas, Ana Elsy Mendoza.

Toque de queda. En tanto, desde las 16 (las 19 en Argentina) rige un toque de queda en todo el país, impuesto por el gobierno de Micheletti, mientras cientos de personas rodeaban la embajada de Brasil en apoyo al regreso del mandatario depuesto el 28 de junio.

El toque de queda se mantendrá hasta las 7 horas locales, anunció el Ejecutivo ilegal en una cadena de radio y televisión. Esta información había sido confirmada minutos antes por el embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton.

“La dictadura hondureña acaba de ordenar el toque de queda”, dijo Chaderton en la sesión extraordinaria de la OEA que se celebra esta tarde en Washington para discutir la crisis hondureña.

Entretanto, cientos de personas salieron a las calles de Tegucigalpa y rodean los edificios de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de la embajada de Brasil, donde se encuentra Zelaya.

La enviada especial de Telesur aseveró que fuerzas militares comenzaron a desplegarse en las inmediaciones de la embajada brasileña, también sobrevolada por helicópteros.

Los manifestantes afirmaron que “estarán en la calle el tiempo necesario para proteger la integridad del presidente” Zelaya y dijeron estar sumamente preocupados por lo que pueda pasar en las próximas horas. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario