El Mundo

Condenan a muerte a joven terrorista por atentado al maratón de Boston en 2013

De origen checheno, Dzhokhar Tsarnaev y su hermano mayor perpetraron el ataque en medio de la tradicional maratón de Boston, que dejó tres muertos y 264 heridos. 

Sábado 16 de Mayo de 2015

Dzhokhar Tsarnaev, el joven checheno-estadounidense de 21 años que reconoció haber colocado junto con su hermano mayor Tamerlán dos bombas en el maratón de Boston de 2013 que mataron a tres personas e hirieron a 264, fue condenado a muerte. Previamente fue declarado culpable de 30 cargos penales, entre ellos “uso de un arma de destrucción masiva”. Tsarnaev, junto a su hermano mayor, protagonizaron hace dos años un impactante atentado terrorista en Boston, seguido por una persecución espectacular que duró varios días y terminó con la vida del mayor de los hermanos y la captura de Dzhokhar.

Fallo unánime. La fiscalía de Boston informó que los 12 miembros del jurado decidieron por unanimidad condenar al acusado a pena de muerte, respaldando de esta forma a la acusación de la fiscalía, según la cual Tsarnaev quiso causar el mayor daño posible en nombre del islam radical. La estrategia de la abogada defensora, Judy Clarke, fue intentar convencer al jurado y al juez de que el joven había sido arrastrado por su hermano mayor, quien falleció días después del atentado en medio de una dramática persecución policial en los suburbios de Boston. Durante la lectura del veredicto Tsarnaev se mantuvo impasible, al igual que durante todo el proceso. No fue permitido el ingreso de cámaras a la sala. El joven no reaccionó cuando el jurado lo declaró culpable de conspiración para cometer un atentado o por el uso de un arma de destrucción masiva, dos de los 17 cargos punibles con la pena de muerte en Estados Unidos.

Caso federal. El estado de Massachusetts, donde está Boston, no permite la pena de muerte, pero como se trató de un proceso federal por terrorismo, Tsarnaev podría ser trasladado a otro Estado, como Indiana, adonde le aplicarían la inyección letal. “Deben estar orgullosos de su servicio en este caso”, dijo al jurado el juez federal George O’ Toole, a cargo del juicio, quien agradeció a las siete mujeres y cinco hombres encargados de decidir el destino de Tsarnaev en nombre de todos los ciudadanos del estado de Massachusetts. Luego de deliberar durante tres días, el jurado anunció su decisión y expuso los detalles en un documento de 24 páginas en el que desglosaron los 30 cargos que se le imputan al joven de origen checheno y expusieron los motivos por lo que creen que Tsarnaev actuó intencionalmente y no manipulado por su hermano, como argumentó la defensa. “Dzhokhar Tsarnaev cometió el ataque de una forma especialmente inhumana, cruel y depravada que provocó serias heridas físicas a las víctimas”, afirma el jurado en un pasaje del documento. Durante el juicio, Tsarnaev reconoció que él y su hermano Tamerlán, siete años mayor, fueron responsables de colocar las dos bombas que estallaron en la recta final del popular maratón de Boston hace dos años.

   El saldo final fueron tres muertos entre el público que veía la carrera, un policía fallecido en la persecución posterior por la ciudad y 264 heridos, 17 de los cuales sufrieron amputaciones graves o secuelas de por vida. Muchos de los familiares de estas víctimas asistieron al juicio en algún tramo y se mostraron de acuerdo con la condena a muerte de Dzhokhar, dado que este jamás mostró el menor signo de arrepentimiento. Otros, al contrario, pidieron que fuera condenado a cadena perpetua. El joven mostró una actitud desafiante toda vez que tuvo oportunidad.

Influencias malignas. La abogada defensora insistió en que su cliente fue influenciado por su hermano mayor, quien pese a haber crecido y estudiado en Boston —una de las ciudades más progresistas y liberales de Estados Unidos—, atravesó un proceso de radicalización islamista en sus últimos años de vida. La abogada Clarke describió al mayor de los Tsarnaev como el “cerebro” que planeó el atentado y la persecución posterior y convenció a su hermano menor de ayudarlo. “Sin Tamerlán esto no hubiese sucedido”, aseguró en su argumento final. Su objetivo no era convencer al jurado de que declararan inocente al menor de los Tsarnaev, sino una serie de atenuantes para definir una cadena perpetua y evitar la condena a muerte. La acusación, en cambio, describió al menor de los hermanos Tsarnaev como un militante islámico radicalizado, un lobo solitario, que quería “traer el terrorismo a nuestras calles”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS