El Mundo

Con homenajes sombríos, EEUU recordó a las víctimas del 11-S

Cerca de 3.000 personas murieron en los atentados terroristas de Al Qaeda. Trump viajó a Pensilvania para honrar a los "héroes" del vuelo 93.

Miércoles 12 de Septiembre de 2018

Los estadounidenses recordaron ayer con ceremonias solemnes, servicios voluntarios y un tributo presidencial a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, entre ellas las que se defendieron a bordo de uno de los cuatro aviones secuestrados que se utilizaron como armas en el ataque más mortífero en suelo estadounidense. El presidente Donald Trump se refirió a estas últimas personas como el "momento en que Estados Unidos contraatacó". En una brumosa mañana, miles de familiares de las víctimas, sobrevivientes, rescatistas y otros acudieron ayer a una de las ceremonias, en la plaza conmemorativa donde alguna vez estuvieron las Torres Gemelas del World Trade Center. Trump y el vicepresidente Mike Pence se dirigieron a los otros dos lugares donde los aviones secuestrados: un campo en Pensilvania y el Pentágono. Diecisiete años después de perder a su esposo, Margie Miller fue a la ceremonia en la ciudad de Nueva York. Llegó desde su casa en los suburbios de Baldwin, como lo hace unas 10 veces al año, para recordar a Joel Miller. Solo se pudieron recuperar fragmentos de sus restos.


La ceremonia en el lugar donde se alzaban las Torres Gemelas del World Trade Center comenzó a las 8.46 a.m., la misma hora en que un avión comercial secuestrado chocó contra la torre norte en la ciudad de Nueva York. "Para mí, él está aquí. Este es mi lugar sagrado", dijo su viuda antes de que comenzara la ceremonia con un momento de silencio y el tañido de campanas. Luego, los seres queridos de las víctimas comenzaron a leer los nombres de las casi 3.000 personas que murieron cuando los cuatro aviones secuestrados fueron usados como armas letales.

Trump y su esposa, Melania, participaron en una ceremonia en el monumento a las víctimas del 11-S en un campo cerca de Shanksville, Pensilvania, donde el pasado sábado se inauguró la "Tower of Voices" (Torre de las voces). Pence encabezó los actos en el Pentágono. En el campo cerca de Shanksville cayó uno de los cuatro aviones secuestrados. Muchos de los 40 pasajeros y miembros de la tripulación se amotinaron frente a los secuestradores. Trump dijo que ese fue "el momento en que Estados Unidos contraatacó". Dijo que los caídos "tomaron el control de su destino y cambiaron el curso de la historia". "Se unieron a las filas inmortales de los héroes estadounidenses", agregó Trump. "El futuro de Estados Unidos no lo escribirán nuestros enemigos (...) EEUU nunca jamás se rendirá a la tiranía", agregó Trump en su discurso en el monumento homenaje a las víctimas en Shanksville (Pensilvania), donde se estrelló el vuelo 93 de United, secuestrado por futurlos terroristas.

A su vez, Pence recordó el heroísmo de las fuerzas de seguridad y los civiles que repetidamente volvieron al Pentágono para rescatar a los sobrevivientes. "Nunca olvidaremos lo que ocurrió aquí en esa fatídica mañana", recalcó Pence en una ceremonia en el Pentágono, donde uno de los aviones impactó contra la sede del Departamento de Defensa en Arlington, Virginia, y dejó 184 muertos. "Estamos aquí para mostrar nuestra deuda de honor y respeto" a las víctimas y sus familiares, agregó Pence, quien estuvo acompañado por el secretario de Defensa, James Mattis. El vicepresidente remarcó que pese al dolor, fueron "los actos de valentía que se vivieron" los que definieron la jornada.

Flores y mensajes personales

Las conmemoraciones del 11-S son ya rituales familiares que se centran en la lectura de los nombres de los fallecidos, pero en la llamada «zona cero» de Nueva York, los familiares llenan cada año el acto de mensajes personales de recuerdo, preocupación e inspiración. Casi 3.000 personas fallecieron en los ataques del 11-S, una tragedia que sigue dando forma a las políticas y la política estadounidense además de a la vida cotidiana en lugares como aeropuertos u oficinas, incluso aunque sea una presencia menos constante en la conciencia colectiva luego de 17 años. Poco después del aniversario del año pasado se produjo un claro recordatorio: una camioneta causó ocho muertos tras un atropello en un sendero cicloturista a unas pocas manzanas del World Trade Center en pleno Halloween. En diciembre, un suicida potencial detonó una bomba de fabricación casera en un pasadizo del metro cerca de Times Square, según las autoridades. Agregaron que los sospechosos de ambos ataques estaban inspirados por el grupo extremista Estado Islámico (Isis).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario