El Mundo

Con el 97% de votos escrutado, Castillo se impone 50,2% a 49,7% sobre Keiko en Perú

Fujimori denunció fraude sin presentar pruebas. Ella obtuvo cerca del 80% en los sectores más ricos del país mientras Castillo similar porcentaje en las zonas rurales de los Andes al sur.

Martes 08 de Junio de 2021

Dos días después del balotaje presidencial en Perú, el izquierdista Pedro Castillo superaba en la noche de este martes a la derechista Keiko Fujimori por una mínima diferencia en una elección que mantiene en vilo al país, en medio de críticas a Fujimori por sugerir fraude sin presentar pruebas concretas.

  Según los conteos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (Onpe), con el 97% de las boletas revisadas Castillo sumaba 50,241% y Fujimori 49,759%, una diferencia de 82,795 votos.

  Las autoridades seguían recibiendo votos, la mayoría del exterior pero también de las zonas más remotas del país que surcan ríos o salen en mulas de aldeas sin carreteras.

  Pese a que las misiones electorales no han denunciado ningún tipo de irregularidades, la víspera Fujimori dijo en una conferencia que halló “indicios de fraude... que para nosotros es considerado inaceptable” e indicó, sin presentar pruebas concretas, que hubo “una serie de irregularidades” cometidas por personal de su rival.

77619758.jpeg.thumb.jpg

  Castillo pidió a cientos de sus seguidores mantener la “cordura”, pero añadió que será el primero en vigilar que se respete la “voluntad del pueblo peruano” en las urnas.

  El martes el expresidente boliviano Evo Morales, que apoya a Castillo, criticó a Fujimori. Morales publicó en su cuenta de Twitter que “Trump en EEUU, Mesa en Bolivia y Fujimori en Perú repiten la misma mentira y desconocen el voto del pueblo. Que se respete el resultado’’.

  Morales añadió que esa actitud es “el mismo discurso de la derecha racista, fascista y golpista: denuncia ‘fraude’ sin pruebas y atenta contra la democracia que dice defender”.

  Rubén Ramírez, excanciller de Paraguay y jefe de la misión electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Perú, felicitó al país por la organización de los comicios en medio de la pandemia y la polarización política y pidió que “las eventuales inconformidades se diriman por las vías legales a su alcance”.

  El mapa de los votos en Perú mostraba un país dividido. Castillo dominó de forma abrumadora en las empobrecidas zonas rurales de los Andes y gran parte de la Amazonía. Por su parte, Fujimori fue la candidata de la élite empresarial, la capital y otras ciudades de la costa del Pacífico.

  Ese reparto reflejó las tendencias electorales de cada zona de Perú: el sur suele votar por candidatos “antisistema”, mientras que Lima y las regiones de la costa norte suelen votar por candidatos más “conservadores”.

En los Andes sur Castillo sumó el 80% de los votos (en el distrito más pobre del país, Uchuraccay, trepó al 87% mientras que en el más rico, San Isidro, Fujimori obtuvo 88%).

“El sur peruano viene votando de esa manera en los últimos 20 años. Es un voto contestatario, que estaba anunciado ahí hace 20 años, y desde antes también, pero nadie le prestó atención”, dijo a BBC Mundo Gonzalo Banda, analista político de Arequipa. “Más que un voto de izquierda es un voto que reúne aspectos de reivindicación e identidad, una inclinación por los candidatos con raigambre mestiza, andina”, añadió.

77612346.thumb.jpg

  Las ciudades golpeadas por el terrorismo de Sendero Luminoso en la guerra interna de 1980 a 2000, que dejó 70.000 muertos, votaron por Castillo. Fue un resultado adverso para Fujimori quien durante la campaña acusó al profesor de tener nexos con el grupo criminal sin presentar pruebas.

  Las zonas donde las mineras internacionales buscan expandir proyectos extractivos también votaron casi en su totalidad por el izquierdista. El ganador recibirá el poder del presidente interino Francisco Sagasti y gobernará desde el 28 de julio por cinco años.

Sin fraude

Observadores internacionales y una ONG afirmaron ayer que no cuentan con datos que permitan dudar de la validez del escrutinio provisorio el balotaje presidencial en Perú.

  Keiko Fujimori denunció en conferencia de prensa que “hemos notado que ha habido una estrategia de Perú Libre para distorsionar los resultados que reflejen la voluntad popular y me estoy refiriendo al proceso de impugnaciones de actas, donde la mayoría de estas (las impugnaciones) tratan de evitar que tienen mayor votación contra Fuerza Popular, no se han contabilizado”.

   El secretario general de la Asociación Civil Transparencia de Perú, Iván Lanegra, rechazó que se pueda hablar de un supuesto fraude electoral y aseguró que las denuncias por posibles irregularidades no constituyen un indicio de ello.

   Lanegra indicó que un fraude “implica un conjunto de acciones sistemáticas y generalizadas que afectan de manera significativa el resultado electoral”. “Hay que recordar que tenemos más de 86.000 mesas en el país y en el extranjero. Cinco casos, que tienen que ser debidamente investigados, no implican bajo ninguna circunstancia un indicio que nos permita usar la palabra fraude”, señaló.

   En tanto, la Misión de Observadores de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore) aseguró que el proceso electoral celebrado en Perú “fue organizado de manera correcta y exitosa de acuerdo con los estándares nacionales e internacionales”.

   Así lo señala la entidad en un documento en el que da cuenta que la segunda vuelta electoral se realizó en un “ambiente general de civismo y tranquilidad,

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario