El Mundo

Con concesiones de Londres, hubo un acuerdo inicial sobre el Brexit

El documento contiene varias pequeñas victorias de la UE. Habrá un período de transición de 21 meses, desde marzo de 2019 hasta fines de 2020

Martes 20 de Marzo de 2018

El Reino Unido y la Unión Europea (UE) lograron alcanzar un acuerdo inicial sobre el período de transición del Brexit, al que Londres definió como el modo de llegar a un entendimiento final. Lo cierto es que Londres hizo importantes concesiones a Bruselas sobre el período de transición, que empezará el 29 de marzo de 2019 y llegará al 31 de diciembre de 2020. En el acuerdo firmado en Bruselas se establecen sus puntos principales, aunque quedan aún pendientes temas complejos, como el de la frontera irlandesa.

Durante los casi dos años que dure la transición, los miembros de la UE podrán entrar en el Reino Unido como hasta ahora, y Londres podrá negociar acuerdos comerciales con terceros, que sin embargo solo empezarán a regir cuando la transición termine. A su vez, los británicos podrán trasladarse hacia el resto de Europa en los términos que rigen hoy. Además, las dos partes también negociaron el papel que tendrá el Tribunal de Justicia Europeo.

Para seguir con las tratativas, la UE y el Reino Unido acordaron establecer un comité conjunto para resolver las diferencias que surjan y habrá un compromiso de ambas partes para trabajar "de buena fe".

El núcleo de lo acordado ahora es que Bruselas y Londres pactan retrasar 21 meses, hasta fines de 2020, el Brexit definitivo, y dan así una señal de tranquilidad a los mercados y a los sectores economicos más afectados por la salida de Reino Unido de la UE. "Se trata de un paso decisivo", afirmó el negociador jefe de la Unión, Michel Barnier, "para evitar incertidumbres tanto a las empresas como a los ciudadanos". Los mercados han reaccionado al alza y la libra subió de inmediato hasta los 1,40 dólares, su valor más alto en casi un mes.

La lectura del acuerdo indica varias pequeñas victorias de la UE. Durante ese período de 21 meses, Londres deberá cumplir a rajatabla con la normativa europea, pero no tendrá ni voz no voto en la toma de decisiones. Durante ese plazo, los ciudadanos que lleguen a Reino Unido tendrán los mismos derechos que los que llegaron antes. Y lo más importante: Londres cede en la solución para Irlanda del Norte o Ulster, aunque ambas partes subrayan que no está nada definido aún.

Londres acaba cediendo en Irlanda y en casi la totalidad de los asuntos más polémicos, con la esperanza de estar comprando un buen acuerdo futuro. El gobierno de Theresa May consigue 21 meses de gracia para preparar la salida definitiva. Tanto el Reino Unido como la UE esperan que los términos del acuerdo sobre el período de transición puedan ser firmados esta semana por los líderes de ambas partes. "Creo que lo que esto demuestra es que con buena voluntad de ambas partes, trabajando duro, podemos llegar a un acuerdo para el futuro" mutuamente beneficioso que le hará bien al Reino Unido, aseguró la primera ministra británica, Theresa May.

La política conservadora, que gobierna en minoría con apoyo de un partido norirlandés, respondió así a las críticas que le llovieron desde la oposición, e incluso desde sectores de su propio partido. "El mensaje que el pueblo puede sacar de esto es que antes de diciembre, la gente cuestionaba si íbamos a tener un acuerdo, y lo tuvimos. La gente cuestionaba si tendríamos un acuerdo hoy, y lo tenemos", resaltó May.

La cuestión irlandesa

Sin embargo, flota en el aire la sensación de que, como dijo la experta en Irlanda del Norte y Gibraltar de la BBC Europa, Katya Adler, los problemas de la frontera de Irlanda del Norte y Gibraltar podrían "derribar todo el acuerdo del Brexit". Adrian O'Neill, embajador de Irlanda en Reino Unido, señaló que es crucial que ambas partes avancen en el tema fronterizo. Lo que está en juego es si la frontera comercial entre el Reino Unido y la UE pasará por el límite entre la república irlandesa y la provincia británica de Ulster, lo que implicaría una frontera física, no admitida por los acuerdos de paz de Irlanda del Norte de 1988, o por el brazo de mar que separa a la provincia de Gran Bretaña.

Los aliados norirlandeses de May, el Partido Unionista Democrático (DUP), se niegan a la segunda opción, que es la de Irlanda y la UE, tanto como el gobierno conservador británico. La mayoría de los norirlandeses, por el temor que inspira una frontera física con Irlanda, votó contra el Brexit.

Desde Bruselas tanto el ministro británico para el Brexit, David Davis, como el negociador en jefe de la UE, Michel Barnier, consideraron que el acuerdo es un "paso decisivo" en las negociaciones. En rueda de prensa conjunta, ambos calificaron el anuncio como un "paso decisivo". Barnier, que indicó que el acuerdo será presentado el viernes ante los líderes de la UE y a los eurodiputados. "Durante este período, hemos acordado que los acuerdos internacionales que surjan de nuestra membresía en la Unión Europea se continúen aplicando como ahora", expresó a su vez Davis. En cuanto a la política exterior, sostuvo que durante la transición el Reino Unido podría optar por no aplicar las decisiones de la UE.

El 23 de abril, el Parlamento británico deberá debatir el pedido de 105 mil personas que solicitaron en un petitorio para que en el acuerdo final de salida de la UE se incluya la opción de abandonar por completo el Brexit. A fin de año, el Parlamento debatirá la opción de aceptar el acuerdo final o abandonar la UE sin ningún acuerdo. El pasado diciembre, ambas partes alcanzaron un primer preacuerdo.

OKey. El negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier (der,) hace sonreír al británico David Davis en Bruselas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario