El Mundo

Combates en Ucrania dejan unos 50 muertos

Secesionismo en la ex urss. Los rebeldes derribaron otro helicóptero, pero sufrieron fuertes bajas en Slaviansk. Usan numerosas armas pesadas.  

Martes 06 de Mayo de 2014

Los rebeldes prorrusos de Ucrania derribaron un helicóptero, en medio de fuertes enfrentamientos en la ciudad oriental de Slaviansk, mientras Kiev envió fuerzas especiales a Odessa para detener la expansión de la rebelión hacia el sur del país. Al menos 20 prorrusos murieron ayer en Slaviansk y en una ciudad vecina, mientras las tropas de Ucrania sufrieron cinco muertos. Además, las autoridades ucranianas cerraron la frontera con la península de Crimea, que se anexó Rusia en marzo, y levantaron puestos de control militar en torno a la capital, Kiev.

Ucrania dijo que la fuerza enviada a Odessa está basada en "activistas civiles", y reemplazará a la policía local, que ha fallado por completo en controlar las acciones rebeldes el fin de semana. Odessa, un puerto ubicado en el sur del país donde convive una mezcla de ucranianos rusos, ucranianos "puros", georgianos y tártaros, estaba tranquila ayer. Banderas ucranianas flameaban a media asta por los funerales delas alrededor de 40 personas muertas en los violentos enfrentamientos del viernes pasado.

Pero en el este del país, sobre la frontera con Rusia, los combates se intensificaron alrededor del bastión prorruso de Slaviansk, una ciudad de 120.000 habitantes, donde los rebeldes hicieron una emboscada a las fuerzas ucranianas y derribaron un helicóptero, el cuarto en una semana. El Ministerio del Interior de Ucrania dijo que cinco militares ucranianos murieron. "Con grandes esfuerzos pudimos evitar la entrada de los opositores en la ciudad. En nuestras filas hay muchos muertos", citó la agencia rusa Interfax a un portavoz de la denominada "milicia popular".

En Slaviansk, ciudad estratégica por constituir un importante nudo ferroviario, los soldados ucranianos llevan a cabo desde el viernes una operación con blindados, helicópteros y tanques. Algunas balas impactaron en una estación de gas que explotó, según Interfax, que cita a los milicianos. El portal online local "slavgorod.com.ua" informó que las tropas ucranianas no permitieron la entrada de ambulancias en la ciudad, cuyos accesos mantienen bloqueados. Ninguna de estas informaciones pudo ser corroborada.

El ministro del Interior ucraniano, Arsen Avakov, estimó que unos 800 paramilitares mantienen sus posiciones en Slaviansk. "Emplearon armamento pesado, dispararon con armas de gran calibre, están empleando lanzagranadas y tecnología de ese tipo", reseñó. A pesar del fuego adversario, las tropas consiguieron tomar la torre de televisión de la ciudad, que ha vuelto a emitir. Pero además los separatistas derribaron cerca de Slaviansk otro helicóptero ucraniano, informó el Ministerio de Defensa. La tripulación de la nave, un Mi-24, sobrevivió a la caída, que ocurrió en un río, y fue puesta a resguardo por un comando especial. En combates anteriores el viernes pasado, los milicianos prorrusos derribaron un helicóptero con un misil tierra-aire, lo que apoya la denuncia ucraniana y occidental de que Rusia arma y entrena a los paramilitares prorrusos en Ucrania. De hecho, todo su material parece ruso, incluidos correajes, uniformes y fusiles de asalto. Ayer se vieron vehículos blindados en las filas de las milicias prorrusas, algo muy inusual en otros conflictos de este tipo.

Sirenas.El sonido de una sirena se escuchó en el centro de Slaviansk y la campana de una iglesia sonó en la plaza principal. En la vecina ciudad de Kramatorsk, se hizo el funeral de una enfermera de 21 años que según los rebeldes fue muerta por los ucranianos. Gran cantidad de gente participó de la ceremonia. El autodeclarado alcalde prorruso de Slaviansk, Vyacheslav Ponomarev, dijo a Reuters por teléfono: "(Los ucranianos) están reforzando, desplegando más fuerzas aquí. Para nosotros no son militares sino fascistas".

Kiev también tomó otras precauciones. El gobierno anunció que cerraba temporalmente la frontera y puestos de cruce entre Ucrania y Crimea, que fue anexada por Rusia en marzo pasado. Kiev invocó como causa el clima de violencia en la región. El cierre fronterizo bloqueó los viajes por vía aérea y naval entre Ucrania y varias ciudades de Crimea. Además, las autoridades levantaron puestos de control de tránsito en los alrededores de Kiev, como una medida preventiva.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario