El Mundo

Cierre de campaña en Bolivia de la elección presidencial más reñida en 16 años

El opositor Carlos Mesa pasaría al ballottage. La tensión entre los seguidores de Evo Morales y sus adversarios produjo hechos de violencia.

Jueves 17 de Octubre de 2019

En un clima de tensión, Bolivia cerró anoche la campaña para la elección presidencial más reñida y polarizada en 16 años que se hará el próximo domingo. El declive en la popularidad del mandatario Evo Morales, quien buscará un cuarto mandato consecutivo, ha abierto una posibilidad real de que gane por primera vez el opositor Carlos Mesa. Lo más probable es que ambos deban competir nuevamente en un ballottage, según los sondeos previos.

Evo Morales, de 59 años, realizó el jueves un acto en la ciudad oriental de Santa Cruz, un bastión opositor, entre amagues de enfrentamientos con grupos a los que la policía dispersó con gases. Más de una veintena de personas fueron detenidas. Santa Cruz es históricamente contraria a Morales y su partido MAS. Anoche terminó su campaña en La Paz, mientras que el opositor Carlos Mesa lo hizo ayer, también en la capital boliviana. El domingo Morales debió acortar su participación en un mitin y se retiró en su helicóptero cuando opositores chocaron con oficialistas en la ciudad sureña de Potosí. En esta ciudad la oposición reclama una reforma constitucional para introducir un modelo federal que reemplace al actual, de tipo centralista.

Una reciente encuesta de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz y otras organizaciones académicas anticipó que Morales obtendría un 32 por ciento de los votos en primera vuelta del domingo próximo, frente a un 27 por ciento del ex presidente Carlos Mesa, de la alianza de centro Comunidad Ciudadana. La encuesta en la que fueron consultadas 14.420 personas, el universo más grande en comparación con otros sondeos, tiene un margen de error de 2,8 puntos porcentuales. Para evitar una segunda vuelta Morales tendría que ganar con 50 por ciento de los votos más uno u obtener un 40 por ciento, siempre que su contendor se ubique 10 puntos porcentuales por debajo. Los pronósticos para un eventual ballottage —que tendría lugar en diciembre— dan una ligera ventaja a Mesa.

"Definitivamente es la elección más reñida ante la posibilidad de que Morales pueda ser derrotado después de 14 años de gobierno", dijo a The Associated Press el analista Jorge Dulón. El primer presidente indígena de Bolivia ostenta, además, el mandato más largo de la historia, pero su poder se erosionó por escándalos de corrupción, abuso de poder y su afán de aferrarse a la presidencia que lo llevó a desconocer un referendo que le dijo no a otra reelección. Además, la propia Constitución que hizo votar Morales en 2009 le prohíbe claramente postularse nuevamente, pero un fallo del Tribunal Constitucional lo habilitó. "Mientras estemos unidos, vamos a seguir derrotando a la gente que no quiere al pueblo", dijo el presidente Morales, en referencia al hostigamiento de los grupos opositores.

"Lo que realmente ha deteriorado su poder es no respetar el referendo de 2016 que dijo No a su reelección", consideró Dulón, lo que su vez permitió a la oposición, dispersa y debilitada, potenciarse. De allí emergió el ex presidente Mesa. Historiador y periodista y con un estilo de hablar fluido y culto, Mesa, de 66 años, fue presidente interino entre 2003 y 2005 y debió renunciar acorralado por las protestas encabezadas por el entonces líder cocalero Morales, además de la desventaja de no contar con apoyos en el Congreso ni un partido propio. Hoy tiene la opción de tomarse revancha pese a seguir sin tener un partido propio, pero su falta de carisma parece restarle empuje. "El domingo el pueblo definirá entre la dictadura y la democracia", dijo Mesa en el acto de cierre en La Paz.

Otro candidato es el senador Oscar Ortiz, de 50 años, quien viene de la élite empresarial de Santa Cruz, motor agroindustrial del país e histórico centro opositor a Morales. Ortiz, de la alianza de centroderecha Bolivia Dice No, va tercero con un 9,2 por ciento de intención de voto. Según la encuesta mencionada, ha surgido un inesperado rival que con 6,8 por ciento le pisa los talones a Ortiz. Es el coreano-boliviano Chi Hyun Chung, médico y pastor evangélico, desconocido hasta hace dos meses y cuyos comentarios contrarios a la homosexualidad y al culto a la Pachamama lo han puesto en el centro de la polémica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS