El Mundo

Cierran comicios en muchos Estados brasileños pero los resultados podrían demorarse

Siguen votando en Amazonas por el huso horario y en Brasilia por fallas técnicas. “Espero dos vueltas, es la hipótesis con la que trabajo desde el inicio de la campaña”, sostuvo Dilma.

Domingo 05 de Octubre de 2014

Las elecciones generales de hoy Brasil se cerraron en la mayor parte del país, pero continuaban abiertas en algunos Estados amazónicos por el huso horario, y en Brasilia, debido a fallas técnicas en el sistema de votación electrónica.

Los comicios en Brasilia continuaban hasta las 18.30 (misma hora en la Argentina), lo que obligó a demorar la difusión de resultados de encuestas a boca de urna para la elección del próximo presidente.

El cierre de las elecciones en la capital brasileña fue aplazado debido a “algunos problemas técnicos” en las urnas electrónicas y el sistema de identificación biométrico, indicó el presidente del Tribunal Regional Electoral (TRE) del Distrito Federal, Romão de Oliveira.

Mientras tanto, según datos de la firma Ibope, el socialdemócrata Geraldo Alckmin sería reelecto como gobernador del Estado de São Paulo con el 52 por ciento de los votos, y Fernando Pimentel, del Partido de los Trabajadores (PT) que gobierna el país, ganaría la gobernación de Minas Gerais con el 53 por ciento.

Paralelamente, la Gobernación del Estado de Río de Janeiro se definiría en segunda vuelta, pues el actual mandatario, Luiz Fernando Pezão, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, aliado del PT), obtenía 34 por ciento de los votos contra 28 por ciento de Anthony Garotinho, del Partido de la República (PR).

La jornada transcurrió sin que se reportaran mayores incidentes, salvo el incendio de algunas urnas en el estado Maranhao y el arresto de 55 candidatos por violar la veda electoral.

La presidenta de Brasil y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, fue la primera de los principales aspirantes en votar hoy en los comicios que celebra el país, y afirmó que no cree en la posibilidad de conquistar un nuevo mandato en la primera vuelta.

“No barajo esta hipótesis. Espero dos vueltas. Esta es la hipótesis con la que trabajo desde el inicio de la campaña”, declaró a los medios la mandataria antes de llegar a la escuela de la sureña ciudad de Porto Alegre donde votó, a las 8.46 hora local. Según las últimas encuestas divulgadas el sábado, Rousseff llega a las elecciones como favorita a ganar la primera vuelta, en la que cosecharía entre un 44 y un 46 por ciento de los votos. Así, tendría que disputar la segunda ronda el 26 de octubre.

Su rival en el balotaje se definirá entre el senador Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) -quien cosecharía hoy entre el 26 y el 27 por ciento de los sufragios-, o la líder ambientalista Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB), quien perdió terreno en las últimas semanas y recibiría hoy un 24 por ciento de apoyos.

Rousseff, quien llegó a la votación vestida con una chaqueta roja -el color del Partido de los Trabajadores-, evitó pronunciarse sobre quién será su rival en la ronda decisiva. “No soy yo la que tiene que preferir, es el pueblo. El que decidirá es el pueblo, yo no tengo que optar entre uno u otro candidato. Sería irrespetuoso, sobre todo en el día de hoy”, afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario