El Mundo

Chávez sigue de shopping: ahora quiere comprar los lingotes de oro del FMI

El presidente venezolano, Hugo Chávez, se mostró hoy dispuesto a comprarle al Fondo Monetario Internacional (FMI) el oro que el organismo podría poner en venta a fin de cubrir su déficit presupuestario. La operación podría llegar a los 11.000 millones de dólares. El mandatario dijo que "seguramente ese oro forma parte de lo que nos robaron".  

Viernes 11 de Abril de 2008

El presidente venezolano, Hugo Chávez, se mostró hoy dispuesto a comprarle al Fondo Monetario Internacional (FMI) el oro que el organismo podría poner en venta a fin de cubrir su déficit presupuestario.

En un acto oficial nocturno transmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión, Chávez leyó una nota de prensa que informaba que el "FMI aprueba vender 403 toneladas de oro". "¡Se lo podemos comprar, verdad!", expresó Chávez, quien agregó que seguramente parte de ese oro sería parte de "lo que nos robaron (el FMI)".

El directorio del FMI aprobó esta semana un plan de reorganización, que podría incluir la venta de más de 400 toneladas de oro de sus reservas a fin de cubrir los déficit presupuestario de la institución, de acuerdo con informaciones de prensa.

Venezuela y su relación con el BM y el FMI

Chávez anunció el 30 de abril de 2007 la decisión de su gobierno de retirar a Venezuela del Banco Mundial (BM) y del FMI, instituciones cuyas políticas no ha cesado de criticar por considerar que sirven a los intereses "del Norte".

A mediados de abril de 2007 Chávez anunció que su país había pagado anticipadamente la deuda que mantenía con esos organismos, y su entonces ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, se "despidió" al día siguiente de ambas instituciones financieras.

El déficit del FMI

El Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) dio el martes pasado su visto bueno a la venta de 403,3 toneladas del oro que atesora para tapar su déficit fiscal, como parte de la mayor reforma de su sistema de financiación en la historia del organismo. La institución calcula que obtendrá unos 11.000 millones de dólares con la venta de los lingotes.

Con 3.217 toneladas en sus cofres, el Fondo es el tercer mayor poseedor del metal noble del mundo, tras la Reserva Federal estadounidense y el Bundesbank alemán. Es el momento perfecto para hacerlo, pues la onza de oro se cotiza a 927 dólares, cerca de su nivel récord.

Con esa operación, junto a reducciones de gasto, la eliminación de 380 puestos de trabajo y otras medidas, el Fondo cree que enjugará el déficit de 400 millones de dólares que de otro modo registraría en 2010.

El organismo está en números rojos porque se ha quedado prácticamente sin clientes, dado que la mayoría de los países en desarrollo prefieren pedir prestado en los mercados de capitales a solicitar los préstamos con condiciones que la institución extiende.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario