El Mundo

Chávez se juega para lograr su reelección sin ningún límite

Los venezolanos deciden hoy si aprueban o rechazan una enmienda constitucional que pondría fin a los límites de reelección del presidente y daría a Hugo Chávez la posibilidad de presentarse por cuarta vez consecutiva como candidato a la presidencia en 2012. Chávez gobierna desde hace diez años. La Constitución vigente sólo permite la reelección inmediata por un período adicional.

Domingo 15 de Febrero de 2009

Caracas. — Los venezolanos deciden hoy si aprueban o rechazan una enmienda constitucional que pondría fin a los límites de reelección del presidente y daría a Hugo Chávez la posibilidad de presentarse por cuarta vez consecutiva como candidato a la presidencia en 2012. Chávez gobierna desde hace diez años. La Constitución vigente sólo permite la reelección inmediata por un período adicional.

Chávez fue electo por primera vez en diciembre de 1998, pero luego del proceso constituyente de 2000, promovido por él, fue ratificado en su cargo para gobernar por seis años más. En diciembre de 2006 Chávez logró la reelección por un período adicional, que concluye en enero de 2013.

Fantasma del fraude.Ayer, Chávez advirtió que sus opositores se preparan para "denunciar fraude y desatar la violencia", si hoy se aprueba la enmienda. El coronel dijo tener certeza del triunfo del "sí", pero durante la campaña llamó incesantemente a sus seguidores a votar. Miembros de la oposición dicen que hoy estarán desplegados por todo el país con una estrategia de "defensa del voto", que tendrán presencia en todas las mesas electorales así como en la llamada "sala de totalización" de sufragios.

Las encuestas han mostrado una ligera ventaja a la aprobación de la propuesta, pero los analistas locales dicen que con una gran masa de votantes indecisos será la movilización de los bandos lo que decida la contienda. El oficialismo, con un enorme aparato bien financiado con fondos públicos, parece tener una ventaja decisiva.

Chávez ya trató de aprobar su reelección sin límites a fines de 2007, pero la propuesta fue rechazada en un referendo, lo que representó su primera derrota electoral. La oposición y juristas independientes señalan que por esto la convocatoria de hoy es inconstitucional, dado que la Carta vigente establece que un mismo asunto sólo se puede someter a consulta popular una vez por mandato presidencial.

Abuso de poder. La oposición ha denunciado repetidamente que Chávez usa los enormes fondos públicos y toda la maquinaria del Estado para hacer campaña. Las fachadas de las oficinas gubernamentales están tapizadas con propaganda electoral oficialista, la televisión estatal transmite propaganda del "sí" casi las 24 horas del día, y los trabajadores del gobierno se han quejado de recibir presiones para asistir a marchas y concentraciones y contribuir con las finanzas del partido de gobierno. Y casi siempre lo hacen, por temor a perder sus empleos. Además la oposición padece el hostigamiento de violentos grupos activistas del oficialismo. La mala imagen en el exterior que le causa todo esto poco le importa al caudillo venezolano, como volvió a verse ayer con el episodio del eurodiputado español (ver aparte).

Casa por casa. Los miembros del partido oficialista y de las "misiones" chavistas están preparados para ir a buscar los votos casa por casa, hombre por hombre, en un operativo que comenzará desde la madrugada para bajar la abstención en sus filas, una de las causas de la derrota en diciembre de 2007.

La opinión de los venezolanos se muestra dividida. "Nunca tuvimos un presidente que se preocupara y que hiciera tanto por nosotros los pobres. Con Chávez voy a estar hasta la muerte", dijo Belkis Ramírez, una vendedora ambulante de 37 años. Pero Oswaldo Torres, un comerciante de 54 años, tiene otra opinión. "Mi voto ha sido para Chávez todos estos años, pero ya está. Creo que Chávez debe ir buscando un sucesor por el bien de la república. Yo nunca votaría por un candidato de la oposición, pero aquí de lo que se trata es de evitar que se nos pierda la democracia". Para Chávez sin embargo, "si la oposición llega al poder, habrá una guerra; por eso es necesario garantizar la continuidad del proceso revolucionario democrático bolivariano. Mientras yo gobierne, el pueblo venezolano tiene garantizada la paz", afirma. l (DPA y Reuters)

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS