El Mundo

Chávez pone a Venezuela al borde de la guerra con Colombia por las Farc

En reacción a la muerte por el ejército colombiano del jefe guerrillero Raúl Reyes, el presidente venezolano Hugo Chávez ordenó la movilización de 10 batallones de tanques a la frontera con Colombia y el cierre de su embajada en Bogotá.

Lunes 03 de Marzo de 2008

Caracas/Bogotá. — En reacción a la muerte por el ejército colombiano del jefe guerrillero Raúl Reyes, el presidente venezolano Hugo Chávez ordenó la movilización de 10 batallones de tanques a la frontera con Colombia y el cierre de su embajada en Bogotá. Paradójicamente, la reacción de Chávez fue mucho más dura que la de las propias Farc y la de Ecuador, país en cuya zona de frontera ocurrió el episodio armado el sábado a la madrugada (ver aparte).
  “Señor ministro de Defensa, muévame 10 batallones hacia la frontera con Colombia, de inmediato, batallones de tanques”, ordenó inesperadamente Chávez durante su programa semanal de radio y televisión, Aló Presidente. Chávez ha tenido una relación de tensión continua con el gobierno colombiano del presidente Alvaro Uribe, al tiempo que ha exaltado a las Farc, a las que pidió el reconocimento de status beligerante.
  Chávez ordenó el traslado de las tropas a la frontera con Colombia en “apoyo” a Ecuador, por la violación de la soberanía de ese país durante el operativo militar que dio muerte al guerrillero Raúl Reyes, número dos de las Farc colombianas.

Medida gravísima. El presidente venezolano sorprendió con esa orden durante su programa Aló Presidente “número 306”, destacó la prensa de Caracas. Pero Chávez también dio instrucciones al canciller Nicolás Maduro para que “cierre por completo la embajada de Venezuela en Bogotá” y retire a todos sus funcionarios. Es una medida gravísima en el mundo diplomático, y que afectará, de concretarse, la relación bilateral, ya muy deteriorada por las continuas invectivas de Chávez contra Uribe. Ambos países comparten una extensa frontera común y un importante comercio bilateral, que inevitablemente se verá también perjudicado por el cierre de la legación. No se conocía ayer cuál sería la respuesta de Bogotá. Sin embargo, ya en el pasado reciente Chávez ha lanzado violentos discursos y amenazas, incluso de guerra, contra Colombia, que no han merecido respuesta, ni siquiera verbal, de Bogotá.
  Chávez no ahorró ayer amenazas militares contra Colombia: “Esto puede ser el comienzo de una guerra en Sudamérica, pero si a usted (por Uribe) se le ocurre hacer esto en Venezuela, le mando unos Sukhoi (los costosos cazas rusos que adquirió), porque no vamos a aceptar por nada del mundo que Colombia se convierta en el Israel de esta tierra”. Además de ordenar el envío de los 10 batallones, Chávez también ordenó a “la aviación militar que se despegue (sic)”. Aparentemente, quiso decir “despliegue”.
  El polémico presidente venezolano no dudó en rendir tributo a Reyes, a quien calificó como un “buen revolucionario” y recriminó que fue muerto “mientras dormía”. Pidió un minuto de silencio en su recuerdo y “por los compatriotas muertos”. Recordó entonces sus varios encuentros con Reyes, dos de ellos cuando ya era presidente. En contraposición, Chávez lanzó insultos contra Uribe, a quien acusó de dirigir un “narcogobierno”. Esta imputación también tiene algo de paradójico, dado que las Farc que Chávez defiende recaudan cientos de millones de dólares anuales del tráfico de cocaína. Chávez continuó: “Alvaro Uribe puede ser jefe de una mafia pero jamás de un país, menos de un país hermano. Es un criminal, dirige una banda de criminales”.

Vieja receta. Pasado el estupor, analistas tanto colombianos como venezolanos sólo pudieron hallar una explicación a esta nueva escalada de Chávez, al parecer ya no sólo verbal —aunque hay que esperar a comprobar si efectivamente militariza la frontera y cierra la embajada— y es cubrir con un ruidoso conflicto exterior el cada vez peor cuadro socio-económico que padece Venezuela, donde la población sufre la falta crónica de bienes básicos, pese a la bonanza del petróleo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario