El Mundo

Cayó a un 39 por ciento el apoyo a Bachelet en Chile

La imagen de la presidenta socialista se vio seriamente afectada por el escándalo de corrupción que involucra a su hijo y a su nuera.

Miércoles 04 de Marzo de 2015

La popularidad de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, cayó cinco puntos en un mes tras el escándalo protagonizado por su hijo, Sebastián Dávalos, y su nuera, investigados por tráfico de influencias y uso de información privilegiada en la compra de terrenos. La firma encuestadora Adimark, que realiza estudios mensuales, informó ayer que la aprobación de Bachelet cayó a un 39 por ciento desde el 44 por ciento que exhibía en enero. Se trata del peor resultado en su primer año de gobierno. Este es el segundo mandato de Bachelet, quien ya había gobernado Chile entre 2006 y 2010. "El gobierno se hace cargo de la inquietud que generó la situación (del hijo de la mandataria) en la ciudadanía, y por eso estamos promoviendo una agenda muy ambiciosa (en transparencia)", dijo el vocero del gobierno, el ministro Alvaro Elizalde.

Los problemas para la mandataria estallaron a comienzos de febrero cuando se supo que su hijo mayor Sebastián Dávalos y su esposa Natalia Compagnon sostuvieron una reunión con uno de los hombres más ricos del país en plena campaña electoral de Bachelet para pedirle un préstamo por 10 millones de dólares que obtuvieron el 16 de diciembre, un día después del triunfo de la gobernante. La empresa Caval, de la que Compagnon es dueña en un 50 por ciento, usó el dinero para comprar terrenos agrícolas que luego vendió en 15 millones de dólares, pero esta vez para levantar viviendas.

Tráfico de influencias. La oposición acusó a Dávalos y a su esposa de tráfico de influencias para conseguir el crédito y de utilización de información privilegiada sobre el cambio de uso de suelo de los terrenos. Por esta última causa hay un sumario interno en la Municipalidad de Machalí, 90 kilómetros al sur de Santiago, donde están los predios. Un fiscal especial investiga el caso. Dávalos, que dirigía las organizaciones culturales del gobierno, renunció al cargo y el fin de semana renunció con su esposa a su militancia en el Partido Socialista.

Adimark explicó que el caso "fue como una bomba que explotó (casi literalmente) en medio de los patios de La Moneda", la sede de gobierno.

Los negocios de Dávalos, que le dejaron a la firma de su esposa una ganancia de cuatro millones de dólares, van contra los principios que postula Bachelet, que prometió luchar contra la desigualdad en su segundo mandato.

En la oposición, sacudida a su vez por casos de pagos irregulares de empresas a políticos, el líder de Renovación Nacional, el diputado Cristián Monckeberg, evitó festejar el menor apoyo a Bachelet. "A nadie le gusta que un presidente tenga una evaluación tan negativa", subrayó el parlamentario.

En medio de la crisis, Bachelet pidió a sus ministros elaborar una ley que regule mejor la relación entre política y negocios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS