El Mundo

Cataluña: ordenan separar del cargo al presidente Torra

La drástica medida fue adoptada por la Junta Electoral Central española. El afectado convocaría a elecciones anticipadas antes de irse.

Sábado 04 de Enero de 2020

El presidente de Cataluña, el separatista Quim Torra, deberá abandonar su cargo, la presidencia de la Generalitat. La Junta Electoral Central acordó que no puede continuar como diputado autonómico tras haber sido condenado por el Tribunal de Justicia de Cataluña por desobediencia en el llamado “Caso de los lazos amarillos”. El “Estatut”, la Constitución catalana, establece que el presidente de la Generalitat debe tener la condición de parlamentario autonómico, de modo que Torra no puede continuar al frente del Gobierno catalán. La decisión suma tensión al ya complejo cuadro político español y catalán.

   La inhabilitación de Torra no ha sido el único “varapalo” que ha recibido ayer el separatismo catalán, ya que la Junta Electoral también decidió que el líder del partido Esquerra Republicana de Calauña, ERC, Oriol Junqueras, en prisión, no puede ostentar la condición de eurodiputado. Su resolución se fundamenta en que la Ley Orgánica del Régimen Electoral, que establece la inegibilidad de los condenados “por sentencia firme a pena privativa de libertad” durante su encarcelamiento.

   Torra puede apelar ante la Sala Contencioso-Administrativa del Tribunal Supremo español y pedir que suspenda la aplicación del acuerdo de la Junta Electoral hasta que haya sentencia, alegando un perjuicio de “imposible o difícil reparación”.

   Pero este movimiento no tiene efectos automáticos, sino que el Supremo tendrá que decidir si paraliza o no los efectos del acuerdo de la Junta Electoral. No podrá, no obstante, demorarse. Si Torra solicita esta medida, el Supremo dispondrá de 48 horas para pronunciarse.

   El presidente de la Generalitat no tiene tiempo que perder: la Junta Electoral decretó que debe perder su escaño una vez le sea notificado el acuerdo, lo que se producirá en los próximos días. La Junta Electoral Central sostiene que en Torra “concurre una causa de inelegibilidad sobrevenida”. El recurso contra Torra fue interpuesto por el Partido Popular (PP), el que reaccionó contra una decisión de la Junta Electoral Provincial de Barcelona de permitirle continuar en su escaño. El movimiento de los “populares” fue replicado después por Ciudadanos y Vox.

La decisión de la Junta Electoral Central anula así la adoptada de manera previa por la Junta Provincial de Barcelona y deja sin efecto la credencial de diputado de Torra “con efectos de la fecha en que se notifique íntegramente este acuerdo”, lo que tendrá lugar en los próximos días.

El acuerdo de la Junta Electoral Central abre un escenario de completa incertidumbre en Cataluña.

Mientras no se notifique Quim Torra sigue siendo presidente, y por tanto sigue conservando sus potestades, entre las que está, de forma destacada, la de convocar elecciones. Si así lo hiciese Cataluña volvería a las urnas a finales del mes de febrero. Otra posibilidad sería que Torra procediese a una remodelación “exprés” de su gobierno para nombrar a un nuevo vicepresidente, una jugada que impediría que fuese Pere Aragonès, actual vicepresidente y responsable de Economía, el que asumiese el cargo.

La decisión de la Junta Electoral Central de inhabilitar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha caído como una bomba en el partido Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), que tiene previsto facilitar la investidura del premier socialista Pedro Sánchez con la abstención de sus diputados. Cercados por un “acoso mediático y político”, decidieron reunirse hoy para ver cómo afecta la previsible caída del presidente catalán a sus planes. “ERC convoca para mañana a su ejecutiva nacional de manera extraordinaria para analizar la decisión de la Junta Electoral, coordinar la respuesta y valorar sus consecuencias en el calendario político inmediato”, han apuntado fuentes del partido, minutos después de conocerse la decisión del órgano electoral. Con esta decisión los republicanos catalanes suman dudas al sentido de su voto en el pleno de investidura del Congreso de los Diputados de los días 4, 5 y 7 de enero, del que tenía que salir “investido” presidente de Gobierno Pedro Sánchez. Sin embargo, Esquerra ha sido objetivo de una gran presión por parte de la formación Junts per Catalunya, la ANC y otros grupos del independentismo catalán más radical, que han criticado con dureza el pacto de investidura alcanzado por los del detenido Oriol Junqueras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario