El Mundo

Cataluña apuesta por el azaroso camino de la independencia

Con la firma de un pacto entre las dos mayores fuerzas políticas nacionalistas, Cataluña inició ayer la trayectoria que podría convertir a esta región del noreste de España en un Estado...

Jueves 20 de Diciembre de 2012

Con la firma de un pacto entre las dos mayores fuerzas políticas nacionalistas, Cataluña inició ayer la trayectoria que podría convertir a esta región del noreste de España en un Estado independiente, una opción que el gobierno español está dispuesto a impedir por todos los medios legales a su disposición.

Los líderes de Convergència i Unió (CiU) y de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Artur Mas y Oriol Junqueras, respectivamente, firmaron un pacto de gobierno que allana el camino a la celebración de un referéndum en 2014 sobre la creación de un Estado catalán independiente de España.

Las abismales diferencias político-ideológicas entre ambas formaciones, una liberal-conservadora (CiU) y otra izquierdista radical (ERC), finalmente fueron sepultadas bajo la común aspiración independentista, tres semanas después del inicio de negociaciones para formar un nuevo gobierno surgido de las elecciones adelantadas del 25 de noviembre.

El acuerdo, que garantiza un gobierno estable en Cataluña para los próximos dos años, permite a Artur Mas seguir al frente del gobierno regional, de minoría pero respaldado en el Parlamento por ERC. El jefe de gobierno, que asumió el Ejecutivo catalán en 2010, será investido mañana para un nuevo mandato de dos años.

Para que finalmente se lograra el pacto de "estabilidad parlamentaria", CiU tuvo que aceptar la exigencia de ERC de que la convocatoria de una consulta soberanista se haga en 2014 y no más tarde, demanda a la que se oponía inicialmente Unió, el socio menor de Convergència.

Asimismo, ERC impuso en las negociaciones con CiU la exigencia de importantes subidas de los impuestos a los ingresos y patrimonios más altos para paliar los recortes aplicados por el gobierno de Mas en los últimos años, los más duros implementados en toda España.

Para algunos analistas, la proclama soberanista de Mas no es más que una cortina de humo para neutralizar las protestas que habían desatado sus fuertes recortes en educación y sanidad.

El gobierno en Madrid ya había adelantado que impedirá por todos los medios la celebración de una consulta soberanista en Cataluña, recurriendo, de ser necesario, al Tribunal Constitucional, porque, según la Carta Magna española, sólo el Ejecutivo nacional tiene la competencia de convocar un referéndum. Sin embargo, Mas, un nacionalista moderado hasta hace pocos meses, ha manifestado su determinación de llevar a cabo el referéndum de autodeterminación a como dé lugar, dentro o fuera del marco legal español, buscando eventualmente el apoyo de organismos y tribunales internacionales.

Mas dijo tras la firma del pacto de gobernabilidad que Cataluña se enfrenta ahora a "la operación de más envergadura en tres siglos" de historia, en referencia a la próxima convocatoria de un referéndum de autodeterminación. "Ha llegado el momento", subrayó.

En los pasados comicios, CiU se mantuvo como el partido más votado, aunque perdió 12 de sus 62 escaños, mientras que ERC amplió su representación parlamentaria de diez a 21 diputados. De los 135 miembros del Parlamento catalán, 87 diputados abraza la causa independentista.

Un panorama abierto

Los soberanistas catalanes, hartos de contribuir con una fuerte carga tributaria al desarrollo de las regiones menos avanzadas de España, se impusieron convencidos de que una Cataluña independiente será un Estado económicamente viable gracias a su pujante industria, su tecnología de punta y su capacidad exportadora. Sin embargo, sus exportaciones se dirigen principalmente al resto de España, y por son tanto susceptibles de sufrir represalias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS