El Mundo

Catalanes se movilizan en masa contra la detención de dos líderes separatistas

Mañana vence el plazo impuesto por el gobierno de Rajoy para que Puigdemont defina si declaró o no la independencia

Miércoles 18 de Octubre de 2017

Unas 200.000 personas se manifestaron en Barcelona ayer por la noche contra el encarcelamiento de dos influyentes líderes independentistas acusados de sedición por la Justicia, en medio de una crisis enquistada entre el gobierno regional y el central. Al grito de "independencia", y portando velas, la multitud marchó por el centro de la ciudad para reclamar la liberación de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, de las organizaciones Omnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana y encarcelados bajo cargos de sedición.

En el frente judicial, el Tribunal Constitucional anuló definitivamente la ley catalana por la que se convocó el referéndum de independencia del 1º de octubre, momento en que se desbocaron los acontecimientos que han sumido a España en su peor crisis política de los últimos 40 años.

La manifestación de anoche culminó una jornada de movilizaciones. A mediodía, miles de empleados abandonaron sus puestos de trabajo en Barcelona y otras localidades catalanas para exigir en silencio "la liberación de los presos políticos". Antes, al mediodía, en la plaza barcelonesa de Sant Jaume, el presidente catalán Carles Puigdemont y parte de su gobierno se unieron a los manifestantes, que gritaban "libertad", "independencia" y "la represión no es la solución". El ayuntamiento de Barcelona suspendió actividades hasta mañana "en solidaridad" con los detenidos, anunció la alcaldesa Ada Colau.

Las próximas 48 horas podrían ser cruciales para el futuro del conflicto entre los ejecutivos de Madrid y Barcelona, que llevó al primero a rebajar las previsiones de crecimiento económico para 2018, de 2,6 por ciento a 2,3 por ciento. Omnium y ANC convocaron una gran manifestación el sábado en la ciudad. En el plano económico, ayer se supo que 691 empresas trasladaron sus sedes sociales de Cataluña en octubre.

Por el diálogo

Mañana vence el plazo que el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, dio a Puigdemont para que responda a su requerimiento de que aclare si declaró la independencia, tras no hacerlo este lunes, y revierta esa decisión para evitar una intervención del gobierno central en Cataluña al amparo del artículo 155 de la Constitución española.

Puigdemont envió una carta a Rajoy antes de que expirara el primer plazo, pero evitó responderle si había declarado la independencia y, en cambio, ofreció abrir un período de dos meses de diálogo para abordar una solución acordada del conflicto, algo que Madrid rechazó de plano por enésima vez tras insistir en que sólo negociará dentro del marco constitucional. "¿Quieren sentarse? ¿Quieren que hablemos?, esa será nuestra respuesta, no diremos nada diferente a lo que dijimos el lunes", aseguró ayer el vocero del Ejecutivo regional de Cataluña, quien insistió en que el compromiso del gobierno catalán con la independencia es "irrenunciable".

El Ejecutivo español insistió por su parte en la que la medida contra Sánchez y Cuixart es "una decisión judicial basada en la comisión de un delito y no un asunto político", según palabras del ministro español de Justicia, Rafael Catalá.

Los anticapitalistas de la CUP (Candidatura de Unidad Popular), socios del gobierno catalán, dijeron ayer que el parlamento regional podría proclamar "en los próximos días" la independencia. En este marco, las organizaciones independentistas aseguran que están preparadas para una "escalada de la movilización". "Por más que encarcelen a nuestros dirigentes siempre habrá gente que tome el relevo, esto es imparable" advirtió Agustí Acoberro, vocero de la ANC.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario