El Mundo

Caso Khashoggi: el príncipe saudita promete justicia

El príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman, pidió ayer llevar ante la Justicia a los responsables de la muerte violenta del periodista crítico Jamal Khashoggi, en su primer discurso público tras el inicio de la crisis desatada por el presunto asesinato.

Jueves 25 de Octubre de 2018

El príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman, pidió ayer llevar ante la Justicia a los responsables de la muerte violenta del periodista crítico Jamal Khashoggi, en su primer discurso público tras el inicio de la crisis desatada por el presunto asesinato. Bin Salman describió el caso como "muy doloroso, horrible e injustificado" durante su participación en un panel de la conferencia internacional de inversores que se celebra en Riad. "Arabia Saudita está tomando todas las medidas legales, y trabajando con el gobierno turco para alcanzar resultados y llevar a todos los criminales ante la Justicia", dijo Bin Salman, de 33 años. "La Justicia prevalecerá", agregó.

El príncipe heredero dijo que muchos actores buscan aprovecharse del incidente para "crear una división entre Arabia Saudita y Turquía". "Quiero enviarles un mensaje: no serán capaces de hacerlo mientras haya un rey saudita llamado Salman, y un príncipe heredero llamado Mohamed Bin Salman en Arabia Saudita y un presidente turco llamado Recep Tayyip Erdogan", expresó.

La conferencia es uno de los mayores encuentros mundiales sobre temas económicos y comenzó el martes en Arabia Saudita empañada por la ausencia de numerosos participantes debido al escándalo por el presunto asesinato de Khashoggi, de 59 años.

El periodista, crítico con gobierno de Riad, fue visto con vida por última vez el 2 de octubre cuando entró en el consulado saudita de Estambul, capital de Turquía, para recoger unos documentos para poder casarse con su prometida turca. Arabia Saudita, acusada por varios países de haber asesinado de forma premeditada a Khashoggi, negó la muerte del periodista hasta que finalmente se vio obligada a admitir, en medio de una gran presión internacional, que el periodista murió en el consulado en una pelea a golpes. Además detuvo a 18 funcionarios sauditas. Bin Salman niega tener responsabilidad alguna.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró ayer que no permitirá que se encubra la muerte del periodista, que vivía en Estados Unidos por temor a sufrir represalias en su país. Tanto la persona que dio la orden como los que llevaron a cabo el asesinato se enfrentarán a la Justicia, afirmó Erdogan en un discurso en Ankara. Se seguirán compartiendo con los aliados los resultados de las investigaciones "para arrojar luz a la oscuridad", aseguró el líder turco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});