El Mundo

Carlos Fuentes: "Si Sarah Palin llega al poder, me voy a vivir a Marte"

El escritor confía en que Barak Obama, candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, gane las próximas elecciones, porque su rival republicano, John McCain, “está un tanto capturado en el pasado” y cuenta con una posible vicepresidenta, Sarah Palin, que “es un insulto al género femenino”.

Miércoles 15 de Octubre de 2008

El escritor confía en que Barak Obama, candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, gane las próximas elecciones, porque su rival republicano, John McCain, “está un tanto capturado en el pasado” y cuenta con una posible vicepresidenta, Sarah Palin, que “es un insulto al género femenino”.

“Esa señora no es Margaret Thatcher ni Ángela Merkel ni Indira Gandhi. ¿Se imaginan que el futuro del mundo esté en manos de la posible presidenta Palin? Yo me voy a Marte”, aseguró hoy Carlos Fuentes que también habló de su nueva novela, La voluntad y la fortuna, publicada por Alfaguara.

Barak Obama sería, sin embargo, “un presidente lúcido, inteligente, joven, que mira al futuro”, aunque el escritor mexicano reconoce que es muy difícil saber qué puede suceder el día de las elecciones. “La intención de voto en estos momentos le es muy favorable a Obama, pero, a la hora de votar, puede pasar cualquier cosa”.

Fuentes, muy crítico en su nueva novela con la sociedad mexicana y con los políticos de su país, cree que México debería dejar de mirar tanto hacia Estados Unidos para “voltearse más hacia América Latina”. “El eje de América Latina son México y Brasil, y haríamos bien en tener una política más latinoamericana de la que hay en la actualidad”, afirma Fuentes.

Este gran escritor, que ayer sumó un nuevo premio, el Internacional Don Quijote, a su larga lista de galardones, tiene “mucha confianza en América Latina”, si bien sabe que esta región “corre el riesgo de quedarse en el furgón de cola debido al rapidísimo avance de las economías asiáticas, que nos llevan ya más de una cabeza de adelanto”.

“Estamos todavía embarcados en pugnas políticas muy antiguas, que no nos permiten avanzar con la rapidez que podríamos”, añade el autor de La región más transparente. A su juicio, el mayor problema de América Latina es que “el 50 por ciento de los latinos sigue viviendo en la pobreza”. “Se pueden tener grandes avances democráticos, y yo los celebro”, pero se necesita “una política más activa en contra de la miseria”, subrayó Fuentes.

En su nueva novela, Fuentes pone en boca de uno de los personajes la frase de que hay que temer “al tirano que llega al poder por el voto y se convierte en dictador electo”, pero cuando se le pregunta si, al escribirla, pensaba en presidentes como el de Venezuela, Hugo Chávez, elude hábil la respuesta y pone el ejemplo de Hitler. “Hitler, el peor dictador del siglo XX junto con Stalin, llegó al poder por una elección libre, ¿quiere mejor ejemplo que ése? No lo hay”, asegura el novelista mexicano.

La voluntad y la fortuna, una novela política

Cincuenta años después de La región más transparente, Carlos Fuentes vuelve a la Ciudad de México en su nueva novela, La voluntad y la fortuna, para ofrecer un retrato desolador y amargo de la sociedad mexicana y de la política, narrado con “esa visión crítica” que debe tener el novelista.

“La función del escritor no es aplaudir a los políticos, sino criticar en el buen sentido de la palabra y ofrecer soluciones”, afirmó Fuentes y desgranó las claves de su nuevo libro, una obra en la que recrea el mito de Caín y Abel y acude a Maquiavelo para reflexionar sin máscaras sobre la política, la de ahora y la de siempre.

Nadie diría que Carlos Fuentes cumple el próximo 11 de noviembre 80 años. Se le ve ilusionado con el rosario de celebraciones que habrá en su país, lleno de energía y de ganas de seguir escribiendo; y está también “satisfecho” por el Premio Internacional Don Quijote que recibió ayer en Toledo, junto con el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, “un político de primerísimo rango en América Latina”.

“Lula le está dando a Brasil todo lo que le hace falta para afirmarse como una potencia a favor de la paz y de la diplomacia”, señala Fuentes, quien elogia la capacidad del presidente brasileño “para llevarse bien con todo el mundo, con Bush, con Castro, con Evo o con Chávez, porque sabe que es el papel de una gran potencia”.

La Ciudad de México inspiró La región más transparente y, 50 años después, vuelve a estar omnipresente en La voluntad y la fortuna, una novela en la que Fuentes da voz a una cabeza decapitada que aparece en una playa del Pacífico -”la número mil en lo que va de año en México”- y que en cierto modo es profética con respecto a lo que está pasando en su país.

“Los novelistas quisiéramos ser exorcistas de los males de la sociedad y acabamos siendo profetas. Lo que vemos ahora en México son cabezas cortadas y cuerpos decapitados por las batallas entre los narcos”, señaló el escritor, quien no dudaó en afirmar que la violencia “es la principal lacra” que afecta a su país.

“Es terrible, porque es un cáncer dentro de la sociedad y tiene mucho que ver con el narcotráfico, del cual parece que los únicos culpables somos los mexicanos, y no es así. Los narcomexicanos son pigmeos que trasladan el producto a los Estados Unidos, donde los bancos lavan el dinero”, dijo Fuentes.

El autor de La muerte de Artemio Cruz señaló que el presidente mexicano, Felipe Calderón, debería tratar este asunto “con el presidente Obama” (Fuentes confía en que el candidato demócrata gane las próximas elecciones estadounidenses) para alcanzar “una política conjunta que permita combatir el narcotráfico”.

Publicada por Alfaguara, La voluntad y la fortuna acude al mito de Caín y Abel, a la filosofía y la mitología para narrar la amistad entre dos jóvenes, Josué y Jericó, inseparables durante los años de colegio y distanciados luego a medida que la vida les obliga a optar por un camino u otro.

La original idea de convertir en narradora de la novela a la cabeza decapitada de Josué Nadal no se la inspiró la realidad mexicana, sino la lectura de “la historia de la Revolución Francesa. Es terrible cómo se empezó a usar la guillotina, porque, para probar su eficacia, se guillotinaban cadáveres”, recordó.

La novela está situada en la época actual, pero evoca la historia de México del último siglo, una época, dice uno de los personajes, en la que todo ha sido “traición, mentira, crueldad y venganza”.

Fuentes es muy crítico con la política mexicana en la novela, en la que en algún momento se dice que “es el refugio” para aquellos que no sirven para otra cosa. Pero hoy aseguraba que él siente “un gran respeto por la política, por los hombres de Estado”. “Eso es muy importante decirlo hoy, cuando todo el mito del mercado se derrumba ante nuestros ojos y cuando el estado nacional y la política vuelven a jugar un papel preponderante. ¿Quién nos iba a decir que el presidente George Bush, un apóstol del mercado libre, iba a tomar toda la economía para el Estado?”, se preguntó.

Fuentes no sabe vivir sin escribir y ya tiene en puertas un libro de cuentos y otra novela. Esta última se titula Aquiles, o el guerrillero y el asesino y cuenta la historia de Carlos Pizarro León Gómez, el guerrillero que fue candidato a la presidencia y que murió asesinado a tiros por un muchacho. “En medio está toda la historia de la guerrilla colombiana un poco mitificada y novelizada”, concluyó Fuentes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario