El Mundo

Caos en México debido a la escasez de combustibles

López Obrador pidió a los mexicanos que lo ayuden a combatir el robo de hidrocarburos. Se formaron largas colas en las estaciones de servicio.

Jueves 10 de Enero de 2019

El presidente de México hizo ayer un emotivo llamado a sus compatriotas para que le ayuden a combatir el robo de combustible, al tiempo que se formaban largas filas en las estaciones de servicio de la capital.


El desabastecimiento en la Ciudad de México y en otras partes del país se produjo debido a la decisión de Andrés Manuel López Obrador de cerrar los oleoductos del gobierno perforados ilegalmente por los ladrones de combustible, y en cambio distribuir la nafta y diésel mediante camiones cisterna. Los camiones son insuficientes y las filas en las estaciones de servicio se alargaron por horas en los Estados alejados de la capital. Pero ayer por la mañana ya se veían filas similares en la Ciudad de México, debido a que nerviosos conductores buscaban llenar sus tanques. La lucha contra el robo de combustible, que suma anualmente 3.000 millones de dólares, se volvió la primera gran batalla interna para el presidente izquierdista, que asumió el cargo el 1º de diciembre.

López Obrador dijo ayer que pedía "a todos los ciudadanos que nos ayuden, que nos apoyen para no dejarnos someter, vencer por la delincuencia; que entre todos triunfemos y acabemos con el robo de combustible".

Podría ser una batalla políticamente costosa para López Obrador, a medida que los conductores expresaban su fastidio por tener que esperar horas, en algunos casos, para llenar sus tanques. Algunas gasolineras impusieron límites de venta a entre 10 y 20 litros. El problema se extendió a la Ciudad de México luego de que un oleoducto empezó a filtrarse. López Obrador dijo que no estaba claro si lo habían taladrado intencionalmente o se trató de una simple avería. En un video, el gobierno pidió a los conductores evitar las compras provocadas por el pánico, como parte de una campaña para "rescatar la soberanía".

Reapertura de oleoductos

López Obrador dijo que el problema se resolvería pronto, pero rechazó fijar una fecha para la reapertura de los oleoductos, capaces de transportar combustible en cantidades mucho mayores que los camiones.

Algunos mexicanos están dispuestos a sacrificarse para combatir a los grupos criminales, que han llevado violencia y asesinatos a Estados otrora pacíficos como Puebla y Guanajuato, en donde ahora se disputan el territorio y los clientes.

El desabastecimiento de combustible tuvo efectos un tanto peculiares: el municipio de Nezahualcóyotl, uno de los más grandes y pobres del Estado de México, envió ayer a 200 agentes de la policía a patrullar en bicicletas, para ahorrar combustible.

El problema empezó a gestarse hace años y los últimos gobiernos hicieron poco por tratar de resolverlo: Violentos grupos organizados abren diariamente, en promedio, unos 42 boquetes ilegales en los oleoductos. Por lo general las perforaciones producen explosiones o fugas, y los grupos suelen reclutar a barrios enteros para vigilar o enfrentar a las patrullas militares que tratan de cerrar los boquetes o incautar la gasolina y diésel robado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});