El Mundo

Cameron no descarta un referendo sobre la UE

El primer ministro británico podría llamar a una consulta para saber si su país quiere seguir en el bloque

Lunes 02 de Julio de 2012

Londres.— El primer ministro británico, el conservador David Cameron, consideraría la posibilidad de celebrar un referendo sobre la relación de su país con la Unión Europea (UE) cuando llegue el momento apropiado, según escribió en un comentario publicado ayer por el diario The Sunday Telegraph.

"Abandonar (la UE) no sería la mejor opción para nuestro país", reconoció el premier británico. "Como nación comercial, el Reino Unido necesita acceso ilimitado a los mercados europeos y capacidad de decisión sobre la legislación de esos mercados", explicó. Sin embargo, Cameron señaló que el pueblo británico no es feliz con la situación actual. "Y yo tampoco", agregó.

En opinión del mandatario, la UE implica "demasiado costos, demasiada burocracia, demasiada injerencia en asuntos que corresponden a los Estados, o a las sociedades civiles, o a los individuos". Según afirmó, una amplia parte de la legislación, que atañe a cuestiones sociales, horarios de trabajo y otros asuntos de política interior, debería gestionarse al margen del bloque.

Pero antes de que pueda celebrarse una consulta popular sobre la relación con la UE, el Reino Unido tiene que mostrar "paciencia estratégica y táctica" durante la actual crisis de la Eurozona y definir qué es lo que Londres quiere exactamente de Europa, apuntó Cameron. Además señaló que sigue trabajando en una posición diferente y más flexible del Reino Unido dentro de la UE.

Cameron no deja claro ni cuándo convocaría ese referendo ni qué opciones tendrían los votantes. El primer ministro siempre ha pensado que sería un error proponer a los británicos que decidan entre seguir en la UE o abandonarla. Lo más probable es que busque fórmulas como la de seguir en la UE manteniendo el vínculo económico, pero distanciándose de la integración política. Es decir, repatriando parte de la soberanía cedida a Bruselas.

Presiones internas. El mandatario británico está recibiendo presiones por parte de su propio partido —de carácter euroescéptico— para que convoque a un referendo sobre la UE. Un centenar de diputados conservadores le ha remitido una carta en la que le piden que se comprometa a celebrar una consulta popular durante la presente legislatura.

Algunos de estos parlamentarios quieren renegociar capítulos como la transferencia de poderes o la exención de algunos marcos normativos, mientras que otros apuestan directamente por abandonar el bloque. Sin embargo, sus socios de coalición, los Demócratas Liberales, sostienen que "actualmente hay pocas ganas de debate público" sobre el tema, según señaló un portavoz.

El conservador ministro del Exterior, William Hague, apuntó que el eventual referendo sería necesario sobre todo si el resto de países de la UE se proponen aumentar la colaboración como reacción a la crisis del euro. Hague dio a entender que la consulta, en caso de celebrarse, no sería convocada hasta la próxima legislatura. "Ahora no es el momento", afirmó, "porque primero hay que ver cómo evoluciona la UE".

Por su parte, el opositor Partido Laborista pidió a Cameron que sea claro. "Estas nuevas declaraciones sobre un posible referendo de pertenencia a la UE dicen más de la inseguridad actual de Cameron que de sus planes a futuro", señaló el titular laborista de Exteriores, Douglas Alexander.

La ruptura del euro provocaría enormes problemas para la economía británica, fuertemente vinculada a la economía continental, por lo que el Reino Unido se debate entre aceptar una mayor integración o arriesgarse a un aislamiento cada vez más pronunciado en la toma de decisiones de la UE.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario