El Mundo

Bush se reunió con Gordon Brown e insistió con posible ataque a Irán

El presidente estadounidense, George Walker Bush, advirtió hoy que no descarta el uso de la fuerza para obligar a Irán a suspender parte de su programa nuclear, aunque aclaró que prefiere resolver la crisis con diplomacia.

Lunes 16 de Junio de 2008

Londres.- El presidente estadounidense, George Walker Bush, advirtió hoy que no descarta el uso de la fuerza para obligar a Irán a suspender parte de su programa nuclear, aunque aclaró que prefiere resolver la crisis con diplomacia.

“Ahora es el momento de trabajar juntos para lograrlo. Todas las opciones están sobre la mesa, no obstante”, declaró Bush en Londres conferencia de prensa con el primer ministro británico, Gordon Brown.

Bush también dijo que su país podía ayudar a calmar la “molesta situación” entre Afganistán y Pakistán, aunque evitó apoyar la amenaza del presidente afgano, Hamid Karzai, de enviar tropas a través de la frontera para combatir a insurgentes.

Bush llamó a los líderes de Afganistán y Pakistán a intensificar sus conversaciones y compartir más información de inteligencia puesto que ambos se enfrentan a un enemigo común y son aliados de Estados Unidos en la “guerra al terrorismo”.

“Hay mucho en común. No está en el interés del otro que los extremistas tengan un refugio seguro desde el cual operar. Obviamente, allí existe una situación molesta”, declaró Bush, citado por la cadena de noticias BBC.

Bush prefirió no contestar si apoyaba la amenaza de ayer de Karzai de enviar tropas a Pakistán porque insurgentes talibanes cruzan desde el país vecino para atacar a las fuerzas afganas y a las tropas extranjeras que operan en su país. “Podemos ayudar. Podemos ayudar a calmar esta situación”, agregó Bush, quien dijo comprender las preocupaciones de Karzai.

Consultado sobre Irak, Bush dijo que la historia juzgará la forma en que Estados Unidos peleó esta guerra, en el sentido de si debería haber mandado más soldados o si debería haberlos desplegado en otros sitios.

El mandatario agregó que no tenía ninguna duda sobre la necesidad y justificación de derrocar al ex presidente iraquí Saddam Hussein, pese a no haberse hallado las armas de exterminio que utilizó como principal argumento para invadir a Irak.
Brown se mostró junto a Bush en la estrategia en Irak.

El primer ministro dijo que no ordenará una retirada arbitraria de los 4.000 soldados británicos que permancen en Irak hasta que hayan completado su misión.

“La política está mostrando éxito. En Irak hay un trabajo que hacer y continuaremos haciendo el trabajo y no habrá ningún calendario artificial” para retirar a los soldados, dijo Brown, que poco antes anunció tropas adicionales para Afganistán. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario