El Mundo

Brutal represi贸n contra el basti贸n de la oposici贸n nicarag眉ense a Ortega

Alrededor de 2.000 soldados, polic铆as y fuerzas de choque leales al gobierno intentan levantar los bloqueos en Masaya: dos muertos.

Miércoles 18 de Julio de 2018

Al menos dos muertos dej贸 ayer un ataque de fuerzas policiales y paramilitares contra la ciudad rebelde de Masaya; basti贸n de protestas que reclaman la salida del poder del presidente de Nicaragua Daniel Ortega. Alvaro Leiva, presidente de la Asociaci贸n Nicarag眉ense Pro Derechos Humanos (ANPDH, no gubernamental), dijo que en la acci贸n participan "entre 1.500 y 2.000 hombres con armas de guerra de alta potencia". El operativo armado para eliminar los bloqueos viales y las barricadas que los opositores levantaron desde mediados de abril, comenz贸 en las primeras horas de ayer cuando las fuerzas gubernamentales rodearon la ciudad y dispararon contra el barrio ind铆gena de Monimb贸, principal foco de resistencia en Masaya, situada a 25 kil贸metros de Managua. El simb贸lico barrio donde los nicarag眉enses se levantaron contra el dictador Anastasio Somoza a fines de los 70 como parte de la revoluci贸n que abander贸, entre otros, el actual mandatario, se convirti贸 en el centro del movimiento que pide la salida de Ortega del poder.

El ataque, considerado el m谩s feroz realizado contra Masaya, situada a 25 kil贸metros de Managua, comenz贸 en las primeras horas de ayer, cuando las fuerzas gubernamentales rodearon la ciudad y dispararon contra el barrio ind铆gena de Monimb贸.

Testigos indicaron que las campanas de las iglesias sonaron temprano para alertar a la poblaci贸n, despu茅s de que varios francotiradores tomaron posiciones en algunos edificios p煤blicos. "Nos est谩n atacando por varios puntos aqu铆 en Monimb贸", dijo el l铆der del movimiento estudiantil en Masaya, Cristian Fajardo, que a trav茅s de las redes sociales pidi贸 a la poblaci贸n del pa铆s "que levanten barricadas y abran zanjas" para seguir la protesta. Por su parte, el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal, exhort贸 por Facebook al pueblo de Masaya a "resguardarse en sus hogares o lugares seguros para evitar una muerte m谩s", y a los fieles los inst贸 a mantenerse en oraci贸n permanente. El obispo de Managua, monse帽or Silvio B谩ez, llam贸 a los pobladores de Monimb贸 v铆a Twitter a desocupar las barricadas y a poner sus vidas a salvo.

En su intervenci贸n de mediod铆a de ayer a los medios oficiales, la vocera y vicepresidenta nicarag眉ense, Rosario Murillo, dijo que era necesario "limpiar" la ciudad 鈥攑articularmente el barrio ind铆gena de Monimb贸鈥 porque era centro de vejaciones y atropellos contra los ciudadanos, como un oficial de la polic铆a que muri贸 en una barricada el fin de semana. Seg煤n Murillo, los manifestantes son un grupo de "golpistas, unos pocos, malignos, siniestros, diab贸licos, sat谩nicos y terroristas".

El jefe de polic铆a de Masaya, Ram贸n Avell谩n, hab铆a anunciado el lunes que intervendr铆an "al costo que sea" en la ciudad para remover todos los tranques (retenes) y barricadas instalados por manifestantes que protestan contra Ortega.

El analista Oscar Ren茅 Vargas dijo que la intenci贸n del gobierno es "declarar libre" a Masaya para presentarlo como una victoria el 19 de julio, cuando se cumplen 39 a帽os de la revoluci贸n que derroc贸 a la dictadura somocista. "Ser铆a una victoria t谩ctica pero no estrat茅gica porque la rebeli贸n interna se va a mantener y a nivel internacional Ortega se seguir谩 mostrando como lo que es: un dictador que trata de imponerse a sangre y fuego", dijo.

El nuevo ataque a Masaya, erigida en s铆mbolo de la resistencia al presidente Ortega, desencaden贸 ayer una condena inmediata en Estados Unidos, cuyas autoridades acusaron directamente al gobierno del ex guerrillero sandinista Daniel Ortega de estar perpetrando la violencia. El embajador estadounidense ante la Organizaci贸n de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, calific贸 de "genocidio" lo que est谩 ocurriendo en el pa铆s centroamericano. El Departamento de Estado ya hab铆a emitido el lunes un comunicado advirtiendo a Ortega de que la violencia est谩 "minando" cada vez m谩s su legitimidad y volvi贸 a pedir elecciones anticipadas, libres, justas y transparentes en Nicaragua.

La alta representante de pol铆tica exterior de la Uni贸n Europea (UE), Federica Mogherini, tambi茅n conden贸 ayer la violencia en el pa铆s centroamericano y mostr贸 la disposici贸n del bloque europeo a "acompa帽ar y apoyar" el dialogo nacional para superar el conflicto. Tambi茅n la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU (OACDH) denunci贸 la creciente violencia por parte del Estado en Nicaragua y expres贸 su preocupaci贸n por la persecuci贸n de activistas en el pa铆s.

Nicaragua vive su peor crisis en los 煤ltimos 40 a帽os. Ayer se cumplieron tres meses del inicio de las protestas y la cifra de muertos supera las 350, seg煤n la ANPDH, que adem谩s reporta m谩s de 2.000 heridos y cientos de detenidos, en su mayor铆a j贸venes.

Al cumplirse tres meses desde que estallaron las protestas en Nicaragua, el presidente Daniel Ortega se afianz贸 en el poder gracias a la acci贸n armada de polic铆as y paramilitares, mientras cierra puertas al reclamo de la comunidad internacional para buscar una soluci贸n pac铆fica a la crisis. Tras acceder en mayo a dialogar con la opositora Alianza C铆vica, nacida al calor de las protestas estudiantiles de abril, el ex guerrillero de 72 a帽os ech贸 pie atr谩s y presuntamente rechaz贸 incluso una oferta de EEUU para negociar su salida del poder y adelantar a marzo de 2019 las elecciones de 2021.

Posiblemente oxigenado por un di谩logo nacional que la Iglesia Cat贸lica, como instancia mediadora, a煤n intenta preservar, Ortega hall贸 su fuerza en los grupos parapoliciales, que hicieron su debut aterrorizando las principales ciudades del pa铆s donde ya nadie se atreve a salir de su casa despu茅s de las seis de la tarde. Redadas, capturas selectivas y asaltos a viviendas sin orden judicial son el modus operandi de estos nuevos cuerpos armados, tolerados por el ej茅rcito pese a la cr铆tica ciudadana. Los temidos encapuchados atacaron a balazos tres grandes marchas pac铆ficas desde fines de mayo y el fin de semana pasado arrasaron con los tranques (retenes de protesta) en la regi贸n sur-central donde dejaron m谩s de 25 muertos. El 7 de julio, al sentenciar que har铆a desaparecer los tranques, Ortega se refiri贸 por primera vez a los opositores como "asesinos y terroristas". Endureci贸 as铆 su discurso descartando toda posibilidad de adelantar los comicios y critic贸 por primera vez en p煤blico a los obispos de la Conferencia Episcopal. A partir de ese d铆a hubo nuevos ataques de paramilitares a estudiantes, mientras en Diriamba (sur) rabiosos activistas del gobierno agredieron a golpes a un grupo de obispos, sacerdotes y al nuncio apost贸lico en el pa铆s, el polaco Waldemar Sommertag.

D铆as despu茅s, una iglesia de Managua fue baleada por paramilitares que la sitiaron durante 16 horas. En su interior, m谩s de 150 estudiantes previamente desalojados de la universidad vivieron momentos de terror junto un grupo de religiosos y periodistas. Junto a obispos y sacerdotes, conocidas figuras de la sociedad civil, empresarios, periodistas y dirigentes pol铆ticos ligados al sandinismo disidente comenzaron a ser se帽aladas esta semana como "golpistas" y sus rostros circulan en videos an贸nimos amenazantes. 驴Por qu茅 gobernar bajo extrema tensi贸n, con cientos de muertos en sus espaldas y una econom铆a que en 90 d铆as pas贸 de la fragilidad a la ruina?, se preguntan pol铆ticos, diplom谩ticos y ciudadanos comunes que jam谩s imaginaron revivir d铆as tan dram谩ticos como los que en 1979 precedieron a la ca铆da del dictador Anastasio Somoza, a quien Ortega ayud贸 a derrocar.

驴Te gust贸 la nota?

Dejanos tu comentario