El Mundo

Brasil quedó en manos de la titular de la Corte, cuyo voto mandó preso a Lula

Antunes es la tercera en la sucesión presidencial pero llegó al cargo porque los jefes de Diputados y del Senado

Sábado 14 de Abril de 2018

La titular de la Corte Suprema de Brasil, Cármen Lúcia Antunes, asumió ayer la presidencia del país por poco más de 24 horas, durante la ausencia del gobernante Michel Temer, quien viajó a la VIII Cumbre de las Américas en Lima. Antunes es la tercera en la sucesión presidencial pero llegó al cargo porque los jefes de Diputados y del Senado, Rodrigo Maia y Eunicio Oliveira, viajaron al exterior para evitar tener que asumir, con lo cual estarían impedidos de ser candidatos a algún cargo en octubre.

   De este modo, la presidenta del Supremo Tribunal Federal será hasta las elecciones, la "número 2" del país, luego de que la semana pasada fuera clave su voto para encarcelar al ex presidente Luis Inácio Lula Da Silva por corrupción, al rechazar la corte por 6 a 5 un hábeas corpus a favor del líder opositor. El pase del mando fue realizado en la base aérea de Brasilia, tras lo cual Antunes divulgó su agenda, que incluye una reunión como presidenta de Brasil con el ministro de Defensa, general Joaquim Lima e Silva, el primer militar en ocupar ese cargo desde el fin de la dictadura. Entre otras reuniones, abordará cuestiones presupuestarias con el gobernador del Estado amazónico de Rondonia, Daniel Pereira, y con la entidad que agrupa a las empresas de logística.

    La presidenta de la Corte tuvo la fachada del edificio donde vive manchada con bombas de pintura roja, en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, por militantes del Partido de los Trabajadores. Fue luego de que el miércoles de la semana pasada votara contra un hábeas corpus a favor de Lula, que selló la suerte del ex mandatario y permitió que el juez Sérgio Moro ordenara su captura. La semana que viene es probable que el juez Marco Aurelio Mello, tal como anticipó, presente una acción de inconstitucionalidad de la prisión en segunda instancia.

   La jefa de Supremo Tribunal Federal se encuentra en medio de una batalla declarada entre varios ministros de la alta corte contra la Operación Lava Jato, con sede en Curitiba, Paraná, y su teoría de prisiones preventivas. "No se puede detener a alguien para que adhiera a la delación premiada. Eso no existe en la Constitución y eso es tortura. Existirá en la Constitución de Curitiba", fustigó el ministro de la corte Gilmar Mendes, enemistado abiertamente, ahora, con el juez Moro. Otros cuatro jueces de la corte están alineados sobre esa visión de la Operación Lava Jato y el caso Lula destapó todas las internas a la luz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario