El Mundo

Brasil envía al ejército para reforzar la seguridad en la frontera con Venezuela

El gobierno de Temer intenta tranquilizar la zona donde ocurrieron los ataques xenófobos contra los inmigrantes del país vecino.

Martes 21 de Agosto de 2018

El gobierno de Brasil enviará cerca de 120 hombres de la Fuerza Nacional para reforzar la seguridad en el norteño estado de Roraima después de que se registraran ataques xenófobos contra inmigrantes venezolanos el fin de semana.

Las autoridades también destinarán a 36 voluntarios del sector de salud para atender a los migrantes, señaló el gobierno de Michel Temer, tras celebrar una reunión de emergencia el domingo debido a la crisis migratoria en la ciudad de Paracaima, en Roraima.

Estaba previsto que los primeros 60 soldados de la Fuerza Nacional, una tropa mixta militarizada, viajen ayer, informó el portal "Globo" citando a fuentes del Ministerio de Seguridad Pública.

Ataques xenófobos

Habitantes de Paracaima, una ciudad fronteriza con Venezuela, atacaron el sábado a cientos de venezolanos en uno de los incidentes xenófobos más graves registrados en Brasil.

Según medios locales, los ataques ocurrieron después de que un comerciante fuera asaltado y golpeado supuestamente por venezolanos. Los vecinos destruyeron y prendieron luego fuego a los campamentos donde se alojaban los migrantes.

Medios locales mostraron imágenes de turbas enardecidas en Paracaima. El Ejército brasileño informó que más de 1.200 venezolanos cruzaron la frontera de regreso a su país debido al brote de violencia.

Roraima recibe desde hace meses a miles de venezolanos debido a la grave crisis económica y de abastecimiento que sufre ese país.

Organizaciones humanitarias advierten desde hace tiempo sobre un éxodo sin precedentes en Sudamérica debido al colapso en Venezuela.

Un portavoz de las Naciones Unidas cifró la semana pasada en 2,3 millones el número de personas que salieron de Venezuela rumbo a los países vecinos, sobre todo Colombia, Perú, Ecuador y Brasil, huyendo de la miseria y viajando a menudo a pie.

Las autoridades ecuatorianas anunciaron la semana pasada que exigirán a los venezolanos que tengan un pasaporte en regla como una medida para frenar su ingreso.

Por su parte, Roraima exige desde hace meses el cierre temporal de la frontera brasileña y sostiene que la llegada masiva de migrantes ha puesto al borde del colapso sus servicios públicos.

En la capital del estado, Boa Vista, se ve desde hace meses a inmigrantes venezolanos que pasan la noche a la intemperie y viven de la caridad pública. Según la gobernadora del estado, Suely Campos, en Roraima viven en tanto unos 50.000 venezolanos.

El gobierno de Temer anunció ayer que seguirá impulsando medidas como la reubicación de migrantes en otros estados brasileños y la construcción de refugios temporales para afrontar la crisis en el norte del país. El norteño estado brasileño de Roraima reiteró el pedido de cierre temporal de la frontera con Venezuela y el gobierno regional envió el reclamo a la máxima corte del país, el Supremo Tribunal Federal (STF), según informó la Agencia Brasil.

La medida busca evitar "el eventual derramamiento de sangre entre brasileños y venezolanos", señaló el pedido citado por la agencia estatal.

La jueza del STF Rosa Weber rechazó a comienzos de agosto ya un primer pedido de Roraima, hecho en abril, señalando que un cierre de la frontera no es compatible con los tratados internacionales para la protección de refugiados.

Roraima sostiene desde hace meses que afronta una crisis humanitaria por la llegada masiva de venezolanos, que huyen en condiciones altamente precarias del colapso económico en su país.

Venezuela padece la mayor inflación del mundo y tiene problemas por la falta de alimentos y medicinas.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad Institucional de Brasil anunció ayer que no cerrará su frontera con Venezuela pese a las tensiones que provocaron ataques contra migrantes que habían huido a la ciudad fronteriza de Paracaima.

Cerrar la frontera es una acción ilegal y no ayudaría a aliviar la situación en la localidad fronteriza, dijo en conferencia de prensa Sergio Etchegoyen.

Desde la OEA

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, solicitó ayer una reunión urgente del consejo permanente de la organización para abordar la crisis migratoria de Venezuela originada por la situación humanitaria en el país.

Almagro pidió a la presidenta del órgano que reúne a los embajadores de los 34 países que la reunión se celebre en un plazo máximo de dos semanas.

"La situación es en sí misma desesperante por falta de acceso a derechos sociales básicos por parte del pueblo venezolano", señaló Almagro en la petición oficial.

Xenofobia. El sábado se produjeron enfrentamientos entre los habitantes de Paracaima y los venezolanos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario