El Mundo

Brasil creará un órgano militar para prevenir ataques cibernéticos

El nuevo sistema define estategias en niveles operacionales y tácticos ante ataques informáticos. Deberá estar operativo para ser aplicado en el Mundial de Futbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Jueves 27 de Diciembre de 2012

Buenos Aires.- El gobierno brasileño creará un organismo coordinado por las Fuerzas Armadas e integrado por civiles y militares para prevenir e impedir ataques cibernéticos.

El Sistema Militar de Defensa Cibernética, cuya aprobación fue publicada hoy en el Diario Oficial, define estategias en niveles operacionales y tácticos ante ataques informáticos, y deberá estar operativo para ser aplicado en el Mundial de Futbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

El sistema, compuesto por personal civil y militar, funcionará en la órbita del Ministerio de Defensa, coordinado por las Fuerzas Armadas, y buscará impedir la utilización criminal de la red, según la agencia estatal de noticias Brasil.

Para la plena implementación del sistema, deberán ser creados y normatizados procesos de seguridad cibernética y establecerse programas y proyectos para asegurar el uso de la red.

En agosto pasado, el Ministerio de Defensa, estableció los parámetros para encuadrar la actuación de los militares durante los grandes eventos.

Estas directices incluyen la autorización a emplear de manera temporaria a las Fuerzas Armadas para actuar en tareas de seguridad y defensa cibernética, contra el terrorismo, fiscalización de explosivos, contingencia y defensa contra agentes químicos, biológicos, radiológicos o nucleares, en Río de Janeiro, donde se desarrollarán los Juegos Olímpicos, y en todas las sedes del Mundial de Fútbol.

Pese a no haber sufrido grantes atentados informáticos, Brasil ocupa el cuarto lugar entre los países con mayor índice de crímenes cibernéticos, debajo de China, Sudáfrica y México, según una investigación de la empresa estadounidense Norton, realizada en 2011.

De acuerdo con el trabajo, 80 por ciento de los brasileños adultos fueron víctimas de este tipo de ataques, con una frecuencia de una nueva víctima cada once días, lo que ocasionó un perjuicio económico de 15.000 millones de dólares en 2011. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario