El Mundo

Boris Johnson manda a la Armada a interceptar pesqueros europeos

La medida es por la inminente salida del Reino Unido de la UE, el Brexit, impulsada por el primer ministro

Sábado 12 de Diciembre de 2020

El gobierno del primer ministro británico Boris Johnson ordenó que enviará en las próximas horas a buques de guerra a patrullar el Canal de la Mancha, y llegado el caso, a interceptar a buques pesqueros de países de la Unión Europea. La decisión parece una sobreactuación para el sector más nacionalista que respalda al primer ministro, responsable directo de la inminente salida del Reino Unido de la UE sin acuerdo, el "Brexit duro".

La prensa británica informa que navíos de guerra se están preparando para proteger las aguas de pesca del Reino Unido en caso de un Brexit sin acuerdo. Se trata de cuatro patrulleros armados que tendrán la tarea de interceptar cualquier barco pesquero de la UE que opere dentro de la zona económica exclusiva británica, una vez que haya concluido el periodo transitorio post-Brexit, el 1º de enero próximo.

Los buques de guerra deben estar listos para abordar cualquier barco del que se considere está violando la soberanía británica. De esta forma, no sería raro ver a partir de enero a un barco de bandera de un país de la UE ser interceptado, incautado y luego escoltado al puerto británico más cercano. Fuentes de la Marina británica aseguran que aunque se trata de unidades militares armadas, no se espera que utilicen sus ametralladoras o sus cañones. "Nadie va a hacer disparos de advertencia contra los pescadores franceses; las armas de fuego sólo se utilizan cuando hay peligro de muerte", se aclaró.

La mayoría de los periódicos británicos ilustra la noticia con la figura del presidente francés Emmanuel Macron, al que todos identifican como el que vetará un posible acuerdo a causa de la prohibición de entrada de los pesqueros franceses en aguas británicas.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, propuso al Reino Unido que se mantenga entre seis meses y un año el libre acceso mutuo de los pescadores a las aguas y los puertos de las dos orillas del canal a la espera de un acuerdo comercial completo, porque "hay muchas familias que viven de esa pesca» tanto británicas como del continentes.

Pero el primer ministro Boris Johnson reclama la recuperación absoluta de la soberanía sobre sus aguas territoriales, a lo que la UE le responde que si no permite el acceso de los pescadores europeos, los británicos tampoco podrán seguir vendiendo el pescado (el 70% de las capturas en esta zona) en el mercado europeo. Más allá del litigio pesquero, el caso evidencia que ya todos consideran un hecho consumado el Brexit, y en su peor versión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS