El Mundo

Boris Johnson, furioso con sus socios conservadores por no apoyarlo

Después de las derrotas que sufrió en el Parlamento, aseguró que antes de renunciar al Brexit prefiere "estar muerto en una cuneta".

Viernes 06 de Septiembre de 2019

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha declarado que, antes de solicitar a la Unión Europea una nueva prórroga del Brexit, preferiría "estar muerto en una cuneta". Johnson viene de sufrir una serie abrumadora de derrotas en el Parlamento, que rechaza su planteo de Brexit sin negociación, algo que debería ocurrir el 31 de octubre próximo. Gran parte del Partido Conservador de Johnson se ha rebelado contra este planteo, así como a la cuestionada maniobra del premier de cerrar el Parlamento en forma anticipada para que no pueda contrarrestar sus planes.

Durante un acto celebrado en una comisaría de la localidad inglesa de Wakefield, los periodistas le han preguntado ayer a Johnson si puede prometer al pueblo británico que no irá a Bruselas para pedir otro aplazamiento del Brexit. "Sí, puedo. Antes preferiría estar muerto en una cuneta", ha contestado. Johnson ha insistido en que retrasando una vez más la salida de Reino Unido de la UE "no se conseguirá absolutamente nada. ¿Cuál es el objetivo de conseguir otro retraso?", ha planteado.

La Cámara de los Comunes aprobó el martes por amplia mayoría una ley que obliga al gobierno a evitar un Brexit sin acuerdo y al mismo tiempo rechazó la propuesta de Johnson de celebrar elecciones anticipadas el 15 de octubre para resolver la crisis política.

El premier ha insistido desde Wakefield en que una nueva cita con las urnas es "la única manera de hacer que esto (el Brexit) se mueva". En su opinión, los británicos solo pueden elegir entre su plan de "conseguir un acuerdo" diferente, materializar la salida el 31 de octubre con o sin acuerdo o "esperar a ver si alguien nos puede mantener (en la UE) más allá" de esta fecha.

Johnson, que ha perdido el control del Parlamento por el creciente número de conservadores rebeldes, pretende presentar una nueva moción para que los diputados,vuelvan a pronunciarse el lunes sobre el adelanto electoral que impulsa. Y ayer en Downing Street recibió la visita del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. Un gesto de apoyo de su aliado Donald Trump.

Interrogado sobre la dimisión de su hermano Jo como miembro del gobierno por el conflicto entre "la lealtad a la familia y el interés nacional" (ver aparte), Johnson ha admitido que el Brexit es un tema que "divide a las familias". "Le doy las gracias por todo el trabajo que ha hecho y por el apoyo que ha dado a nuestra agenda", ha añadido.

La rígida postura de Johnson, que al convertirse en premier prometió a los británicos que el 31 de octubre habría Brexit, tanto si había acuerdo con la UE como si no, ha provocado una auténtica rebelión en el Partido Conservador, que ha tenido que expulsar a 21 diputados por romper la disciplina de voto.

El ex primer ministro conservador John Major se ha sumado ayer a las críticas a Downing Street, urgiendo a Johnson a despedir a su consejero especial para el Brexit, Dominic Cummings, al que ha calificado de "anarquista político". "Le voy a dar un consejo, que se deshaga de esos asesores antes de que envenenen la atmósfera política sin remedio. Y hágalo rápido", ha señalado el veterano Major. La Unión Europea se ha negado a reabrir las negociaciones del Brexit, de modo que si las posturas de Londres y Bruselas se mantienen, el 31 de octubre se producirá un divorcio caótico.

apoyo. Trump envió a su vice Mike Pence a visitar al aislado Johnson.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario