El Mundo

Bolsonaro llega al día de la elección ampliando su ventaja sobre Haddad

Los últimos sondeos conocidos anoche indican que el derechista perforó el umbral del 40 por ciento mientras el petista se estancó en su registro previo.

Domingo 07 de Octubre de 2018

En la víspera de la elección presidencial de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro (PSL) creció tres puntos, rompió la barrera de los 40 puntos y llegó al 41 por ciento de los votos válidos—es decir, descontados en blanco y nulos— en la encuesta nacional de Ibope para el diario Estado de Sao Paulo y TV Globo conocida anoche. El "despegue" del derechista ex capitán del ejército se confimaba así dramáticamente a pocas horas de que se abrieran las urnas. El favorito para conquistar la segunda plaza, Fernando Haddad (PT), se mantuvo estancado con el 25 por ciento de los votos válidos, e incluso cae tres puntos menos que en la encuesta anterior de Ibope del pasado el miércoles. Otro sondeo conocido anoche, el de Datafolha, confirmaba el crecimiento de Bolsonaro y el estancamiento del candidato "petista".

Para vencer en la primera vuelta, Bolsonaro necesitaría el 50 por ciento de los votos válidos más uno: hasta ahora es una opción descartada, pero sería posible con la conquista de otros nueve puntos porcentuales hoy en las urnas. Por otro lado, Ibope hace la proyección para la segunda vuelta, del 28 de octubre próximo. En esa instancia, el marcador sería del 52 por ciento a 48 por ciento para Bolsonaro, restando votos no válidos. Como el margen de error es de dos puntos porcentuales, se trata de un "empate técnico", pero con una señalada ventaja para el ultraderechista.

El tercero

En tanto, se mantuvo tercero Ciro Gomes (PDT) pero subió a 13 por ciento. Víctima de la polarización entre Bolsonaro y Haddad, el centroizquierdista ve escaparse sus chances de pasar a la segunda vuelta, donde, sin embargo, tendría un 52 por ciento ante Bolsonaro, que quedaría con el 48 por ciento, otro empate técnico pero ahora con el otro competidor en ventaja. El representante del mayor partido centrista, PSDB, Geraldo Alckmin se mantuvo con el 8 por ciento, y Marina Silva (Red, ecologista) cayó del 4 por ciento al 3 por ciento. De esta forma, Alckmin resigna sus chances y por primera vez en décadas el PSDB, el partido del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, no estará en un ballottage.

En votos totales, es decir, teniendo en cuenta los blancos y los nulos, Bolsonaro subió cuatro puntos desde el miércoles, del 32 por ciento al 36 por ciento, mientras que Haddad osciló del 23 por ciento al 22 por ciento. En la simulación de segunda vuelta con votos totales, el candidato del PSL tendría un 45 por ciento, y el del PT, un 41 por ciento. Nulos y blancos serían el 12 por ciento, y los indecisos, el 3 por ciento. El rechazo a Bolsonaro y a Haddad permaneció en el mismo nivel de la investigación anterior. Mientras la del candidato derechista del PSL osciló del 42 por ciento al 43 por ciento, la del petista pasó del 37 por ciento al 36 por ciento.

Ibope consultó a 3.010 electores en los días 5 y 6 de octubre. El margen de error es de dos puntos porcentuales y el intervalo de confianza es del 95 por ciento.

Datafolha también dio a conocer su último sondeo antes del voto. Dejando de lado los votos en blanco y nulo, Bolsonaro llega a 40 por ciento, Haddad se mantiene en el 25 por ciento y Ciro Gomes sube hasta un 15 por ciento, mientras Geraldo Alckmin se estanca en el 8 por ciento. Hoy se verá en pocas horas a cuánta distancia se halla la realidad de estos sondeos, pero en general en Brasil Ibope y Datafolha gozan de buena reputación.

De campaña

En tanto, ayer sábado los candidatos no descansaron y quemaron sus últimos cartuchos para intentar convencer a los indecisos. Claramente, el ultraderechista Jair Bolsonaro redobló esfuerzos para tratar de ganar en primera vuelta. Bolsonaro siguió agitando las redes sociales, compensando así su imposibilidad de participar en actos públicos debido a la puñalada que recibió en un mitin el 6 de septiembre. En Instagram, el candidato insistió ayer en su retórica de mano dura contra el crimen, en un país con más de 63.000 asesinatos por año. "Es necesario enfrentar con fuerza el combate al crimen para que el delincuente entienda que sus acciones no quedarán impunes", escribió. La noche del viernes llamó a sus simpatizantes a convencer a sus familiares y amigos de emitir un "voto útil" que evite la segunda vuelta. "Por los números que estamos viendo aquí, podemos decidir la elección en la primera vuelta", indicó el ex capitán del ejército y diputado de 63 años en una transmisión por Facebook.

En un intento por mostrar su fuerza en una jornada en la que no se podían realizar actos de campaña formales por la veda electoral, sus partidarios recorrieron las calles de Brasilia, en una larga caravana de autos. Se hicieron otras movilizaciones similares en distintas ciudades del país.

De su lado, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, recorrió ayer Feira de Santana, en el estado de Bahia, en el Nordeste, un bastión electoral del partido de Lula da Silva. "Estamos llegando al gran día. No decida su voto por rumores o mentiras de WhatsApp. Decida en base a propuestas, por quien está del lado del trabajador brasileño", lanzó en Twitter. "Decide tu voto por quien ya hizo por Brasil", añadió en Facebook el ex alcalde de San Pablo, designado candidato del PT después de que la la justicia electoral impugnara el mes pasado al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que purga una pena de cárcel de 12 años por corrupción. El PT gobernó Brasil de 2003 a 2016, un reinado de 13 años que terminó brutalmente con la destitución de Dilma Rousseff por el Congreso, acusada de manipulación de las cuentas públicas y en medio de una aguda crisis económica que se ha prolongado hasta ahora, bajo el mando del presidente interino Michel Temer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario