El Mundo

Bolsonaro descartó participar de los debates pese a su probable alta médica

Atípica campaña en Brasil. El lulista Fernando Haddad fue blanco de críticas de los demás candidatos.

Sábado 22 de Septiembre de 2018

El candidato ultraderechista a la presidencia brasileña Jair Bolsonaro descartó ayer participar en debates antes de la primera vuelta del 7 de octubre, en su primera entrevista desde el ataque que lo alejó de la campaña electoral. "Cumplo rigurosamente las órdenes médicas. Es imposible salir a la calle o participar en debates antes de la primera vuelta. Voy a participar a través de internet", dijo a la edición digital del diario Folha de Sao Paulo.

El ex capitán del Ejército y diputado, de 63 años, recibió el 6 de septiembre en Juiz de Fora (Minas Gerais) una puñalada que le provocó tres perforaciones en el intestino delgado, una lesión grave en el intestino grueso y otra en una vena del abdomen. Desde entonces permanece hospitalizado, recuperándose de las cirugías a las que fue sometido, pero mantiene una activa presencia en las redes sociales. "Fue muy difícil. Casi muero, estoy aquí por un milagro. Pero estoy bien, mi buen humor volvió", señaló a Folha desde el Hospital Israelita Albert Einstein de San Pablo.

Más temprano indicó en un video en Facebook que espera tener el alta antes de fin de mes. "Nunca me sentí tan feliz y bien en mi vida. Muchas gracias a todos ustedes. Para fin de mes, si Dios quiere, ya tendré el alta", afirmó. "Estamos volviendo para, juntos, hacer de Brasil una gran nación", añadió en un mensaje junto al video.

Las elecciones para elegir al sucesor de Michel Temer se celebrarán el 7 de octubre. Se espera que haya una segunda vuelta tres semanas más tarde. Bolsonaro, calificado como el "Donald Trump brasileño" por su discurso populista y sus frecuentes diatribas racistas y misóginas, lidera los sondeos de opinión con hasta el 28 por ciento de los apoyos. Ese resultado lo pondría en segunda vuelta, para la cual las encuestas perfilan un estrecho duelo con el izquierdista Fernando Haddad, sustituto del popular ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Lula quedó inhabilidado para los comicios porque cumple en prisión una pena de 12 años por cargos de corrupción. La polarización entre dos candidatos tan opuestos, el ultraderechista Bolsonaro y el izquierdista Haddad, es vista como un reflejo de la incertidumbre política en Brasil. El gigante sudamericano está sumido desde hace años en una crisis institucional debido a varios escándalos de corrupción, que minaron la confianza en la clase política. El ascenso de Bolsonaro, del pequeño partido PSL, es visto como un reflejo de la crisis democrática en el país más grande de América latina.

La hospitalización de Bolsonaro le impidió el jueves participar en un debate televisado, en el que el candidato reemplazante de Lula fue el principal blanco de los ataques de los demás aspirantes.

Los candidatos derechistas Geraldo Alckmin y Alvaro Dias fueron los que lanzaron la mayor cantidad de críticas "En lugar de hacer un poco de autocrítica, el Partido de los Trabajadores (PT) postula candidatos frente a una prisión", dijo Alckmin, que tiene un apoyo del 10 por ciento en las encuestas, en alusión a Haddad. Dias, que cuenta con un respaldo mínimo, fue aún más agresivo al atacar a Haddad. "Haddad, vienes a esta campaña como vocero de la tragedia y como representante del caos", dijo Dias. El izquierdista Ciro Gomes, que ocupa el tercer lugar en las encuestas, fue más moderado. "¿Por qué los votantes deben creer estas promesas para un gobierno dirigido por usted si su partido estuvo en el poder durante 14 años y no lo hizo?", preguntó Gomes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario