El Mundo

Bolivia logró aprobar un nuevo y polémico proyecto de Constitución

Sin la oposición, los partidarios de Morales dieron luz verde a la reforma de la Carta Magna. El texto otorga mayor poder a los indígenas y permite la reelección consecutiva del presidente

Lunes 10 de Diciembre de 2007

Oruro.— La aprobación en detalle del proyecto culminó tras una sesión confusa, de casi 17 horas, con los votos de "más de dos tercios" de los 164 asambleístas presentes, de los 255 constituyentes elegidos en 2006.

La maratónica sesión se realizó en instalaciones universitarias de la ciudad andina de Oruro, un bastión del presidente Evo Morales. Los 411 artículos del proyecto fueron leídos en cinco bloques temáticos, y votados a mano alzada casi sin debate, según informaron medios privados bolivianos.

Morales saludó ayer la demorada aprobación como "una transformación pacífica y democrática" hacia un país "plurinacional". La oposición derechista, por su parte, fracasó en su intento por bloquear la nueva norma, que incluye además una reforma del legislativo, la creación de autonomías departamentales e indígenas, la elección de jueces por voto universal y el establecimiento de un fuerte control estatal sobre la economía.

 

Chances de seguir.

No obstante, el mandatario tendría la chance de gobernar hasta 2018 si el año próximo llamara a elecciones y fuera consagrado bajo la vigencia de la nueva Carta Magna, lo que le permitiría aspirar a una nueva reelección en 2013.

Emocionados, los asambleístas se abrazaron y hasta soltaron lágrimas mientras cantaban el himno nacional, al concluir la sesión de 16 horas, casi al mediodía de ayer.

La presidenta de la Asamblea, Silvia Lazarte, admitió que el texto aún enfrenta la oposición de sectores conservadores, pero confió en que será aprobado por un futuro referendo ratificatorio que se realizaría hacia mediados de 2008. "Lo que necesitamos es que el pueblo boliviano acepte la Constitución. No la hemos hecho para los partidos políticos de la derecha que han intentado llevar al fracaso a la Asamblea, sino para el pueblo," dijo en su discurso final.

 

"Es una gran alegría para mí y para todo el movimiento popular, campesino y obrero", dijo Morales, y destacó que sólo se permite la reelección presidencial inmediata por una vez. "Nos acusaron de buscar la reelección indefinida, pero ahora demostramos que no es así", añadió.
Grandes cambios. Sobre las autonomías regionales, un asunto que provocó duros choques entre el gobierno y la oposición liderada por el distrito de Santa Cruz, el texto estableció con "igual jerarquía" autonomías departamentales, provinciales, regionales y de comunidades indígenas, con facultadas administrativas y legislativas.

Morales destacó también entre las innovaciones el reconocimiento de "una economía que va más allá de lo mixto, hacia una economía plural que respetará propiedad privada, empresa estatal y economía comunitaria".

La Asamblea resolvió además constitucionalizar un bono para escolares y un pensión universal para ancianos, que Morales impulsó ante una fuerte oposición de varias regiones.Quedó pendiente para un referendo dirimidor sólo un artículo referido a la definición de latifundios improductivos, con límites de 5.000 ó 10.000 hectáreas.

Los demás 410 artículos fueron aprobados por dos tercios de los más de 160 asambleístas presentes, la mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales. La votación final de la nueva Constitución en bloque se realizará después del referendo dirimidor. Luego habrá un referendo ratificatorio, lo que implica que la nueva Carta Magna entraría en vigencia plena en el segundo semestre de 2008.

 

Según la nueva Carta Magna, el futuro Congreso se llamará Asamblea Legislativa Plurinacional, conformada por una cámara de diputados y otra de representantes departamentales, con todos sus miembros elegidos por circunscripciones. Hasta ahora, la mitad de los diputados y todos los senadores se elegían mediante el mismo voto para presidente.
Ausencias. A la sesión de ayer asistieron representantes de 10 de los 16 partidos y agrupaciones ciudadanas que integran la Asamblea. Entre los opositores se destacaban los asambleístas de la centrista Unidad Nacional, del magnate Samuel Doria Medina.

La alianza derechista Podemos, del ex presidente Jorge Quiroga, y el Movimiento Nacionalista Revolucionario, del ex mandatario Gonzalo Sánchez de Lozada, que suman unos 70 representantes, no asistieron a la sesión.

La votación se realizó luego de dos semanas de receso forzoso, que siguieron a la aprobación del texto "en grande" en la ciudad de Sucre, sede inicial de la Asamblea, en medio de violentas protestas de estudiantes y vecinos que dejaron al menos tres muertos.

La Asamblea Constituyente de Bolivia aprobó ayer una nueva y polémica Constitución, con una mayoría oficialista y en ausencia del principal partido de oposición, aunque con la participación de fuerzas opositoras minoritarias. La cuestionada Carta Magna otorga mayor poder a los indígenas y permite la reelección "consecutiva" del presidente, algo que no está en el actual texto. Ahora deberá ser ratificada en un referendo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario