El Mundo

Bolivia: el tribunal electoral se desmorona ante la presión de Evo

La presidenta del tribunal electoral de Bolivia renunció en medio de una crisis causada por la decisión del presidente Evo Morales de postularse para un cuarto mandato consecutivo a pesar de un referendo popular que le negó esa posibilidad.

Martes 23 de Octubre de 2018

La presidenta del tribunal electoral de Bolivia renunció en medio de una crisis causada por la decisión del presidente Evo Morales de postularse para un cuarto mandato consecutivo a pesar de un referendo popular que le negó esa posibilidad.

La dimisión de la presidenta Katia Uriona debido a un "estancamiento en la toma de decisiones referidas al resguardo de la institucionalidad", dejó sin presidente ni vicepresidente al órgano electoral a menos de un año de las elecciones presidenciales. A principios de mes renunció el vicepresidente José Luis Exeni, alegando motivos de salud. El tribunal quedó con tres miembros de cinco. También los suplentes renunciaron.

Opositores atribuyeron la dimisión de Uriona a la "presión del gobierno" para que el tribunal electoral valide la candidatura a un cuarto mandato de Morales. "Hay una crisis; deber ser mucha la presión, porque entiendo que ella (Uriona) cuestionaba la relección de Morales", dijo la diputada opositora Jimena Costa. Su colega Amílcar Barral, también opositor, dijo que los otros tres jueces también deberían renunciar. "No podemos ir a elecciones con un tribunal cuestionado", dijo.

Pero el diputado oficialista David Ramos dijo que, al contrario, el tribunal debe seguir adelante porque tres miembros "hacen quorum" para tomar decisiones. El referendo de 2016 rechazó la posibilidad de que Morales modifique la Constitución para reelegirse por cuarta vez consecutiva en los comicios presidenciales de diciembre de 2019. Está en el poder desde enero de 2006. Morales aprobó una nueva Constitución en 2009 que prohíbe la relección consecutiva por más de una vez. Por esto Morales convocó al referendo, pero tras perder en las urnas su partido Movimiento al Socialismo (MAS) logró que el Tribunal Constitucional aprobara igualmente su postulación. La evidente imposibilidad constitucional, sancionada en la propia Carta promulgada en 2009 por Morales, junto al "no" que llegó de la urnas, han puesto en evidencia la voluntad del mandatario por perpetuarse en el poder más allá de lo que dictan las normas y la voluntad popular. Opositores y plataformas ciudadanas llevan adelante movilizaciones callejeras para reclamar el cumplimiento del voto ciudadano. El tribunal electoral aún debe decidir en las siguiente semanas si habilita la inscripción de Morales como candidato para elecciones primarias que deben celebrarse en enero de 2019. Pero las renuncias en el tribunal indican que Morales logrará otra vez su cometido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario