El Mundo

Boko Haram exterminó a 22 mil nigerianos en 10 años

La temible milicia islámica sigue asolando el norte de Nigeria. Activa desde 2002, recién se hizo famosa en 2014, cuando raptó a 276 chicas.

Viernes 13 de Septiembre de 2019

Casi 22.000 nigerianos desaparecieron en la última década en atentados, secuestros y combates, la mayoría cometidos por la milicia islámica Boko Haram, alertó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en un informe en el que reveló que es el país con más desaparecidos del mundo.

El CICR además indicó que seis de cada diez desaparecidos en ese país, es decir unos 13.200, eran menores cuando se produjo la desaparición. "La peor pesadilla de todo padre es no saber dónde está su hijo. Esta es la trágica realidad para miles de padres nigerianos, lo que los deja con la angustia de una búsqueda constante", aseguró el presidente del CICR, Peter Maurer, en un comunicado publicado después de una visita de cinco días al país africano, según la agencia de noticias EFE.

Maurer explicó que las desapariciones se dan en distintas situaciones: hay casos de familias separadas cuando están huyendo de un ataque, otros que son secuestrados por grupos yahidistas y otros que son detenidos ilegalmente.

"Las personas tienen derecho a conocer el destino de sus seres queridos, y se necesita hacer más para evitar que las familias se separen en primer lugar", agregó Maurer, quien se reunió con el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, y otros miembros del gobierno y de la sociedad civil para expresarles su preocupación.

El CICR trabaja en el noroeste de Nigeria, la principal zona de acción de la milicia islamista, para rastrear a los desaparecidos y reunificar a las familias separadas.

Sus esfuerzos han permitido resolver 367 casos desde 2013.

Pero la violencia en Nigeria no proviene solo de la milicia islamista Boko Haram, sino también del propio Estado que respalda las acciones de grupos paramilitares que usan a niños y niñas como soldados para combatir a los yihadistas.

La Fuerza Operativa Civil Conjunta (CJTF, por sus siglas en inglés) es una milicia que muchas veces pelea codo a codo con los militares nigerianos en su combate contra los islamistas.

En mayo pasado, sus actividades quedaron expuestas en un informe de Unicef que reveló que casi 900 niños que integraban sus filas habían sido liberados en Maiduguri, en el noreste del país.

Tras la liberación, Unicef reveló que esos niños "han sido testigos de muertes, asesinatos y violencia" y que esa participación involuntaria les ha causado "serias implicaciones para su bienestar físico y emocional".

Los menores: terrible destino

En octubre del año pasado, la CJTF liberó a cerca de 900 niños como parte de un compromiso para la desmilitarización de los menores, después de que se conociera que entre 2013 y 2017 habían reclutado a más de 3.500. Muchos de ellos fueron asesinados, violados o mutilados.

Además de Nigeria, Boko Haram realiza ataques en Camerún, Chad, Mali y Níger. El 26 de julio pasado se cumplieron 10 años del primer ataque del grupo contra una comisaría en represalia por el arresto de sus líderes.

Cuatro días después, su líder "espiritual", el islámico Mohameh Yusuf, que había fundado la organización en 2002, fue ejecutado por la policía, y su sucesor Abubakar Shekau dio un giro radical al grupo comenzando a atacar también a civiles, además de a las fuerzas de seguridad.

Desde entonces, el noreste de Nigeria sufre la violencia de Boko Haram, que lucha por imponer la sharia _la ley islámica medieval y represiva que se aplica en algunas naciones musulmanas_ en el norte del país. Pese a que su radicalización sucedió en 2009, la milicia islamista recién se hizo mundialmente conocida en abril de 2014, cuando secuestró a 276 chicas, estudiantes de un colegio de Chibok, en el estado de Borno. El caso conmocionó al mundo entero y al día de hoy aún no se sabe dónde están o qué pasó con más de un centenar de esas mujeres.

Durante la sangrienta campaña de Boko Haram, que también ha salpicado a países vecinos como Chad o Camerún, la milicia asesinó a más de 27.000 personas, según Naciones Unidas, y se estima que unas dos millones de personas viven desplazadas de sus hogares en esta zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario