El Mundo

Bielorrusia: otra protesta masiva contra Lukashenko

Hoy el cuestionado mandatario, que gobierna con mano de hierro desde 1994, se reunirá con su temido vecino ruso, Putin

Domingo 13 de Septiembre de 2020

Más de 100.000 personas marcharon ayer por la capital de Bielorrusia, Minsk, exigiendo la renuncia del líder autoritario del país, el presidente Alexander Lukashenko. Se intensificaron así las protestas en contra de unas elecciones que muchos consideran fraudulentas y que dieron a Lukashenko otro período más en el poder. Gobierna el país desde 1994. Lulashenko intentó dominar las protestas a fuerza de represión y persiguiendo a las figuras de la oposición a las que detuvo ilegalmente y luego forzó al exilio. Tiene el apoyo de su poderoso vecino, el presidente ruso Vladimir Putin, pero al parecer esto no alcanza para apagar el rechazo popular a su figura.

La protesta de ayer en Minsk atrajo a unas 150.000 personas, calculó el grupo activista Viasna. La represión que sufrieron dejó al menos 400 detenidos, según estimaciones posteriores. Los manifestantes portaban carteles denunciando a Rusia, indicio del descontento por la reunión que sostendrán hoy Lukashenko con Putin.El encuentro sería el primero cara a cara desde que estallaron las protestas tras las elecciones del 9 de agosto, que según el gobierno Lukashenko ganó con el 80% de los votos y le permiten seguir gobernando por un sexto período. La oposición denuncia que los comicios fueron un fraude. Y observadores internacionales avalan este rechazo. Las elecciones no fueron reconocidos por ningún país europeo.

Putin ha advertido que Rusia podría enviar a su policía a Bielorrusia si los desórdenes se vuelven violentos, suscitando temores de que desea usar las protestas como pretexto para anexarse el país como ya hizo con Crimea, provincia de Ucrania invadida en 2014. Rusia y Bielorrusia han firmado acuerdos mediante los cuales sostienen estrechas relaciones políticas, económicas y militares, aunque el Lukashenko ha expresado temores de que Putin desea invadir. Las relaciones entre ambos mandatarios habían empeorado antes de las elecciones, pero la crisis que generaron obligó a Lukashenko a recostarse nuevamente en Putin.

Algunos observadores opinan que Lukashenko está yendo a su reunión con Putin en una posición débil, y que Putin podría aprovecharse de esto para tratar de sacarlo del poder. "Lukashenko no ha podido demostrarle a Putin que tiene la situación bajo control o que haya podido apagar las llamas de las protestas, y ello podría llevar al Kremlin a tratar de hallar a otro candidato'', estimó el analista político Valery Karbalevich a The Associated Press.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS