El Mundo

Biden le anticipó a Erdogan que reconocerá el genocidio armenio

El presidente demócrata avisó a su par turco de la medida, en vísperas del aniversario del inicio de la matanza de la minoría en tiempos del Imperio Turco Otomano

Viernes 23 de Abril de 2021

El presidente Joe Biden comunicó el viernes a su homólogo turco Recep Tayyip Erdoan su

El presidente Joe Biden comunicó este viernes a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, que tiene previsto reconocer como genocidio la masacre de armenios perpetrada en 1915 por el Imperio Turco Otomano. La versión la dieron Bloomberg y la CNN.

Los comunicados de la Casa Blanca y de la presidencia turca no mencionaron la cuestión. La llamada fue descripta como "tensa". La agencia Bloomberg fue el primero en informar de que Biden había comunicado a Erdogan sus intenciones.

La CNN informó previamente de que Biden se estaba preparando para reconocer las atrocidades centenarias contra los armenios como un genocidio, cumpliendo una promesa de campaña. Los predecesores de Biden en la Casa Blanca se habían abstenido de utilizar la palabra, por temor a dañar los vínculos con un aliado regional clave. Pero en estos años quedó claro que Erdogan ha salido de la órbita occidental y busca posicionarse como un líder islámico en Medio Oriente, donde ejerce acciones militares directas en Siria y Libia. A la vez, ha profundizado los rasgos autoritarios de su largo dominio del poder (desde 2003) y persigue a la prensa independiente y la oposición. Su islamismo se ha acentuado en el curso de estos 18 años.

Biden ha establecido un patrón de llamadas a los líderes mundiales para advertirles de las próximas medidas de su administración que irritarán la relación. La semana pasada, días antes de la aplicación de las sanciones a Rusia, Biden también llamó al presidente ruso Vladimir Putin para anticiparse a las sanciones para castigar a Moscú por su injerencia en las elecciones estadounidenses de 2020, su ciberataque SolarWinds y su actual ocupación y "graves abusos de los derechos humanos" en Crimea.

El embajador de Turquía en Estados Unidos, Hasan Murat Mercan, mantuvo una reunión en la Casa Blanca con un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional.

Como vicepresidente, Biden trató con frecuencia con Erdogan y realizó cuatro viajes a Turquía, incluso tras el fallido intento de golpe de Estado. "He pasado mucho tiempo con él. Es un autócrata", dijo al consejo editorial del New York Times en 2020. "Es el presidente de Turquía y mucho más. Lo que creo que deberíamos hacer es adoptar un enfoque muy diferente hacia él, dejando claro que apoyamos el liderazgo de la oposición."

Biden habló por teléfono con Erdogan este viernes, su primera conversación con el líder turco desde que asumió el cargo. El largo periodo sin comunicación se había interpretado como una señal de que Biden está dando menos importancia a la relación de Estados Unidos con Turquía de cara al futuro.

La Casa Blanca dijo que Biden "transmitió su interés en una relación bilateral constructiva con áreas de cooperación ampliadas y una gestión eficaz de los desacuerdos".

A principios de esta semana, funcionarios estadounidenses habían enviado señales de que el Presidente reconocería el genocidio armenio. Al abordar la posible medida en una entrevista con una emisora turca esta semana, el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía dijo: "Si Estados Unidos quiere empeorar los lazos, la decisión es suya".

Turquía suele realizar quejas cuando los gobiernos extranjeros describen el suceso, que comenzó en 1915, utilizando la palabra "genocidio". Sostienen que fue en tiempos de guerra y que hubo pérdidas en ambos bandos, y cifran en 300.000 los armenios muertos.

Los presidentes Barack Obama y Donald Trump evitaron utilizar la palabra genocidio para no irritar a Erdogan. La declaración no traerá consigo nuevas consecuencias legales para Turquía, sólo repercusiones diplomáticas.

La campaña genocida de Turquía

La campaña de atrocidades que Biden parece dispuesto a reconocer comenzó la noche del 23 al 24 de abril de 1915, cuando las autoridades de Constantinopla, la capital otomana, acorralaron a unos 250 intelectuales y líderes comunitarios armenios. Muchos de ellos acabaron deportados o asesinados. El 24 de abril, conocido como el Domingo Rojo, es conmemorado como el Día del Recuerdo del Genocidio por los armenios de todo el mundo.

El número de armenios asesinados ha sido un importante punto de controversia. Las estimaciones oscilan entre 300.000 y 2 millones de muertos entre 1914 y 1923, y no todas las víctimas se produjeron durante la vigencia del Imperio Otomano. Pero la mayoría de las estimaciones -incluida una de 800.000 entre 1915 y 1918, realizada por las propias autoridades otomanas- se sitúan entre 600.000 y 1,5 millones.

Ya sea debido a las matanzas o a la deportación forzada, el número de armenios que vivían en Turquía se redujo de 2 millones en 1914 a menos de 400.000 en 1922.

Las fotografías de la época documentan matanzas masivas. Algunas muestran a soldados otomanos posando con cabezas cortadas, otras con ellos de pie entre cráneos en el suelo. Se dice que las víctimas murieron en quemas masivas y por ahogamiento, tortura, gas, veneno, enfermedad e inanición. Se dice que los niños fueron cargados en botes, llevados al mar y arrojados por la borda.

En 2019, la Cámara de Representantes y el Senado de EEUU aprobaron una resolución que reconoce como genocidio los asesinatos masivos de armenios entre 1915 y 1923. Antes de su aprobación, la administración Trump había pedido varias veces a los senadores republicanos que bloquearan la solicitud de consentimiento unánime con el argumento de que podría socavar las negociaciones con Turquía.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario