El Mundo

Berlusconi sufre un severo castigo electoral en cuatro referendos clave

La mayoría de los italianos votó en contra de la energía nuclear y el escudo judicial del premier. Las consultas superaron el quórum requerido, por lo cual el gobierno deberá aceptar los resultados.

Martes 14 de Junio de 2011

Roma.— El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, sufrió ayer una humillante derrota, cuando los italianos acudieron masivamente a votar en cuatro referendos que él les había instado a boicotear. El electorado se pronunció claramente contra la energía nuclear, la privatización del agua, el encarecimiento de las tarifas y la polémica “ley de amnistía”, que permite al premier no asistir a los cuatro procesos judiciales que actualmente tiene en marcha.

Las propuestas para revocar estas legislaciones de la era de Berlusconi contaban con el apoyo de los partidos de la oposición y las críticas de la centroderecha. Según cifras del Ministerio del Interior, la participación rondó un 57%, en contraste con referendos anteriores, y un 95% de los votos escrutados apoyaba las mociones.

Berlusconi, que aún no se ha recuperado de una contundente derrota el mes pasado en las elecciones locales, había declarado que no votaría. Sin embargo, una participación inusualmente alta acabó con cualquier esperanza de que no se alcanzara el quórum necesario de más del 50% para que los referendos tengan validez.

“No pueden ser ignoradas”. El propio primer ministro reconoció a través de un comunicado: “La alta afluencia en los referendos demuestra una voluntad de participación de los ciudadanos en las decisiones sobre nuestro futuro que no pueden ser ignoradas”. En la misma nota, Berlusconi subrayó que el gobierno y el parlamento tendrán que “aceptar plenamente” el resultado de las consultas.

Horas antes del cierre de los colegios electorales, el premier, en conferencia de prensa con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ya había dado por segura la derrota del gobierno, afirmando que “Italia se apresta a decir adiós a la energía nuclear y tendrá que apostar fuerte por las renovables”.

La votación no podía haber llegado en peor momento para el líder de 74 años, que se enfrenta a un juicio por un escándalo sexual y tres por fraude. Berlusconi se ha visto debilitado además por la demoledora derrota en las elecciones locales del mes pasado, que alcanzó a su base de poder de Milán.

Por su parte, la oposición de centroizquierda ha hecho campaña con fuerza para llevar a los votantes a los colegios electorales. El último referendo que logró el quórum en Italia se celebró en 1995. Desde entonces, seis consultas fueron declaradas nulas.
  
“Un día extraordinario”. Pier Luigi Bersani, líder del Partido Demócrata de centroizquierda, declaró que había sido “un día extraordinario”, y repitió sus peticiones de que Berlusconi dimita. “Este ha sido un referendo sobre el divorcio entre el gobierno y el país”, por lo que el primer ministro “debe renunciar y abrir una fase política nueva”, exigió.

Algo más ominoso para la coalición de Berlusconi es que la Liga Norte, su socio de derecha, parece estar perdiendo la paciencia después de semanas de acritud, aumentando la posibilidad de una ruptura que podría costarle al gobierno la mayoría.

“En las elecciones locales hace dos semanas recibimos una bofetada en la cara, ahora con este referendo hemos tenido la segunda bofetada y no quiero que esto se convierta en una costumbre”, advirtió Roberto Calderoli, uno de los ministros de la Liga.

Una economía estancada, uno de los niveles de deuda pública más altos del mundo y un desempleo juvenil del 30% están entre los problemas a los que se enfrenta un gobierno marcado por las divisiones sobre asuntos como los impuestos o la campaña aérea de la Otán en Libia.

El ministro de Economía, Giulio Tremonti, al que se atribuye haber protegido a Italia de la crisis financiera, ha insistido en una rígida disciplina presupuestaria, pero se enfrenta a una creciente hostilidad de los miembros del gabinete, alarmados porque su política se convierta en un veneno electoral.
  
La próxima prueba. Una moción de confianza en el Parlamento prevista para el 22 de junio, que pondría a prueba la mayoría del gobierno tras una renovación del gabinete el mes pasado, será el próximo indicador sobre si Berlusconi cuenta con suficiente apoyo para cumplir su legislatura, que termina en 2013.

“Berlusconi tiene que demostrar que es valiente y lanzar un ambicioso programa para los próximos dos años. Debe hacerlo ahora, el 22 de junio en el Parlamento”, dijo el ministro del Interior, Roberto Maroni, otro líder de la Liga Norte.

Mientras crecen las especulaciones de que las divisiones internas podrían derribar al gobierno antes de las elecciones de 2013, el referendo fue un duro recordatorio sobre la opinión del electorado.

Berlusconi ha sido un gran partidario de la energía nuclear, que según la centroderecha es indispensable para el futuro de un país que importa casi toda su energía.

En 1987, después de la catástrofe de Chernobyl, los italianos rechazaron en un referendo la energía nuclear. Pero hace dos años Berlusconi anunció que quería reintroducirla.

Tras la catástrofe nuclear de Fukushima en Japón, el gobierno congeló sus planes y anunció una moratoria que intentaba torpedear el referendo de la oposición. Sin embargo, los tribunales decidieron que la consulta tendría validez.

"Imprevisibles"

Muchos analistas coinciden en que Berlusconi se encuentra en el ocaso de su carrera política. El veterano periodista Eugenio Scalfari, fundador del diario La Repubblica, escribió en su editorial del domingo: “Descarto la dimisión de Berlusconi, pero no la implosión del Partido del Pueblo de la Libertad (PDL, de Berlusconi) y de la Liga Norte”. Scalfari vaticinó que un nuevo fracaso del Cavaliere puede tener “efectos imprevisibles”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario