El Mundo

Berlusconi proclamó que no hay más "montañas de basura" en Nápoles

El premier italiano aseguró que controlar totalmente el grave problema llevará aún tres años

Sábado 19 de Julio de 2008

Roma. — El premier italiano, Silvio Berlusconi, proclamó ayer "orgulloso" haber resuelto la peor parte de la crisis de la basura en Nápoles, pese a que en varios barrios los vecinos aún viven entre pilas de desperdicios. Aunque aclaró que se necesitarán tres años para una solución total al problema, Berlusconi no dudó en declarar: "Estoy orgulloso de anunciar y mostrar que en Campania (cuya capital es Nápoles) no hay más basura por las calles".

Los analistas atribuyen la crisis de la basura a una infraestructura insuficiente y a la Camorra, la mafia napolitana, que obtiene importantes beneficios de vertederos ilegales.

Berlusconi señaló que la primera parte de la respuesta a la crisis —la remoción de 35.000 toneladas de basura_ ya fue completada, y que ahora se focalizará en una segunda etapa y en una campaña publicitaria mundial para difundir "una nueva imagen de una Nápoles limpia". La segunda fase consistirá en medidas a largo plazo, como implementar sistemas viables y eficientes de recolección, incineración y reciclado de basura, dijo Il Cavalieri, que hizo de la limpieza de Nápoles una de las promesas de su campaña electoral.

Mientras, Berlusconi ha movilizado al ejército para impedir que los basureros de emergencia de la zona sean bloqueados por residentes locales, la ciudad tiene acuerdos temporales para enviar la basura a otras partes de Italia y Europa. "El tratamiento industrial completo de la basura estará listo en unos tres años, que es el tiempo necesario para construir los cuatro incineradores requeridos" para acabar con los desechos, dijo Berlusconi. La primera de las plantas _que generan electricidad usando basura como combustible_ estará preparada para fin de año", agregó.

El premier dijo que la acción de su gobierno no se limitará a la emergencia. "El Ejecutivo está pensando en una serie de iniciativas para hacer cambiar la imagen degradante de Nápoles, transmitiendo por televisión en todo el mundo cómo cambió la ciudad con el fin de la emergencia", dijo. "Esta crisis dañó a la gente de Nápoles y de la región de Campania y al pueblo de Italia, así como a nuestras industria turística y las exportaciones", agregó.

Un viejo problema. El premier conservador acusó varias veces de la crisis al anterior gobierno de centro izquierda, pero el problema se remonta a unos 15 años y abarca al menos a uno de sus dos anteriores mandatos.

La cadena de noticias CNN dijo que una recorrida por la ciudad demostró que el gobierno de Berlusconi aún tiene mucho por hacer respecto al problema. El corresponsal de CNN escribió que en el centro de la ciudad, al menos, se limpiaron las pilas de basura cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo.

Pero en barrios periféricos "los residentes todavía arrojan basura a la calle. Dicen que no tienen ningún otro lugar adonde ponerla y se quejan de la falta de contenedores e instalaciones de reciclado", afirmó CNN. Las pilas de basura son menores que hace algunos meses y el olor no es tan nauseabundo, agregó la cadena de noticias.

Aunque data de hace mucho tiempo, la crisis se agudizó a partir del 31 de diciembre pasado, cuando el anterior gobierno cerró uno de los dos basurales de la zona a pedido de los residentes, porque ya estaban colmados. Los intentos por abrir otros se toparon con la resistencia de algunos pobladores, que levantaron barricadas para impedir el ingreso de camiones volcadores. La Unión Europea (UE) denunció este año a Italia ante la Corte de Justicia Europea por no resolver el problema, abriendo la posibilidad de que se impongan fuertes multas al país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario