El Mundo

Berlusconi aseguró que cerrará las fronteras a los inmigrantes ilegales

Roma.— Silvio Berlusconi prometió ayer utilizar su gran triunfo en las elecciones de Italia para hacer avanzar reformas económicas, y aseguró que cerrará las fronteras a los inmigrantes ilegales, en una campaña contra criminales...

Miércoles 16 de Abril de 2008

Roma.— Silvio Berlusconi prometió ayer utilizar su gran triunfo en las elecciones de Italia para hacer avanzar reformas económicas, y aseguró que cerrará las fronteras a los inmigrantes ilegales, en una campaña contra criminales a los que llamó "el ejército del demonio".

  El conservador de 71 años se aseguró un tercer mandato como primer ministro, pero debe su mayoría en el Parlamento al apoyo de la xenófoba Liga del Norte, que ganó el 8% de los votos. En comentarios que posiblemente serán aplaudidos por la Liga, Berlusconi prometió medidas duras contra el crimen, por el que muchos italianos culpan a los inmigrantes ilegales, así como un rescate de la línea aérea Alitalia y un fin a la crisis de la basura en Nápoles.

  "Una de las primeras cosas por hacer es cerrar las fronteras y establecer más campos para identificar a los ciudadanos extranjeros que no tienen empleos y son forzados a una vida en el crimen", dijo el premier electo. "En segundo lugar necesitamos más policía local, constituyendo un «ejército del bien» en las plazas y calles, para ponerlo entre el pueblo italiano y el ejército del mal", agregó.

 

Advertencia de Bossi. Por su parte, el líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, advirtió ayer que perderá la paciencia si el futuro gobierno no reforma la ley impositiva y frena la inmigración ilegal. "Ahora necesitamos hacer reformas o perderemos la paciencia", dijo al diario La Stampa.

  Bossi, quien una vez sugirió disparar contra los inmigrantes ilegales que llegan a las costas del sur de Italia desde el norte de Africa, señaló que se debe aprobar sin demora una nueva ley de inmigración. "La gente quiere que este país siga siendo de ellos. Acá no queremos inmigrantes ilegales sin trabajo", declaró.

  El líder de la ultraderecha pidió además reformas para que las regiones que pagan altos impuestos también reciban una porción importante de los ingresos fiscales, una medida que favorecería al norte rico e industrial. "Es impensable que toda la plata termine siempre en Roma", se quejó.

 

En movimiento. Berlusconi enfatizó ayer que quiere formar rápidamente un nuevo gobierno y comenzar a trabajar para solucionar los problemas del país. Este fin de semana anunciará su gabinete y también se pondrá en marcha en política exterior: mañana y pasado se reunirá en Cerdeña con el presidente ruso saliente Vladimir Putin, que hará una parada en la isla en su camino de regreso de Libia.

  El premier electo anunció también una "guerra contra la burocracia" como la que llevó a cabo la jefa del gobierno británico Margaret Thatcher. "Debemos reducir los costos de la administración estatal en 3.000 millones de euros (4.750 millones de dólares) anuales", declaró.

  Además aseguró que su gabinete está casi listo y ya sabe "dónde hay que arrimar el hombro". En total el nuevo gobierno tendrá doce ministros, cuatro de los cuales serán mujeres, explicó Berlusconi, frente a los 25 ministros que tenía su predecesor, Romano Prodi.

  

Sin muchas novedades. Sin embargo no habrá muchas novedades: el ministro de Exteriores será Franco Frattini, que ostentó el mismo cargo en su gabinete anterior y que hasta ahora era comisario europeo en Bruselas. Umberto Bossi repetirá también como ministro de Reformas, mientras que Giulio Tremonti volverá al puesto de ministro de Economía.

  Berlusconi, que contará con una cómoda mayoría en ambas Cámaras, anunció su intención de gobernar la legislatura completa hasta 2013.

  Las dos cámaras del recién elegido Parlamento deberán reunirse próximamente y elegir a sus presidentes, antes de que el presidente italiano, Giorgio Napolitano, encargue formalmente a Berlusconi la formación de gobierno. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario