El Mundo

Berlín recordó la caída del Muro

Toda Europa celebró ayer el histórico episodio de 1989. La canciller Merkel, criada en la RDA, conmemoró el épico hecho junto a Walesa y Gorbachov. Para el ruso Medvedev, trajo "avances y libertad", para Gordon Brown, la unidad europea.

Martes 10 de Noviembre de 2009

Berlín. — Berlín celebró ayer la libertad adquirida el 9 de noviembre de 1989, cuando la presión popular obligó a la cúpula de la comunista República Democrática Alemana (RDA) a derribar el “Muro de la vergüenza” que durante 28 años dividió a todo un país y un continente. La celebración tuvo repercusión mundial.

“Ese fue uno de los momentos más felices de mi vida”, confesó la canciller Angela Merkel durante la emocionante “Fiesta de la libertad” celebrada ante la Puerta de Brandeburgo, otrora cercada y alambrada, con la presencia de cientos de huéspedes ilustres de todo el mundo y decenas de miles de ciudadanos comunes de todo el continente. “La libertad no nace por sí misma, hay que luchar por ella”, agregó visiblemente emocionada Merkel ante decenas de miles de personas, que no se dejaron acobardar ni por el frío ni por la lluvia.

Al comienzo de la fiesta, Merkel, los representantes de los países que conformaban el bloque occidental en 1989 y los jefes de Estado y gobierno de los 27 países de la actual Unión Europea atravesaron la emblemática y renovada Puerta de Brandeburgo, de este a oeste, tal y como hicieron las masas berlinesas hace 20 años.

La “Fiesta de la libertad” comenzó con un concierto de la orquesta de la Opera Estatal de Berlín bajo la batuta del argentino-israelí Daniel Barenboim. Más ritmo ofreció el tenor español Plácido Domingo, que entonó el “Berliner Luft” (Aire berlinés), una marcha popular que recibió fortísimos aplausos.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, fue el primero en tomar la palabra tras el alcalde berlinés, Klaus Wowereit. “Los hombres y las mujeres que lucharon contra el Muro de Berlín tenían un sueño para Europa” que hoy se ve plasmado en países como Francia y Alemania, naciones que lucharon en dos guerras mundiales y ahora son pacíficos vecinos.

“Ese muro dividió a toda Europa”, no sólo a Alemania, y a su caída contribuyeron enormemente los acontecimientos en la Unión Soviética, manifestó después el jefe de Estado de Rusia, Dmitri Medvedev. Este episodio sólo ha traído “avances y libertad a Europa”, recalcó el ruso.

“Los berlineses demostraron que un pueblo que se mantiene unido puede lograrlo todo”, dijo a su turno el premier británico, Gordon Brown. “Ahora los dos Berlín son uno. Las dos Alemanias son una, las dos Europas son una”, agregó. También estaban presentes el ex líder del sindicato clandestino polaco Solidaridad, Lech Walesa, y el ex presidente soviético Mijail Gorbachov, quien fue aclamado por la multitud repetidamente, por su rol decisivo en la caída del comunismo soviético en 1991.

Tras unas palabras por video de Barack Obama, se dio paso al momento más esperado de la noche: el derribo del muro simbólico que dividía la capital alemana desde el sábado, compuesto por un millar de piezas de dominó de 2,5 metros de altura decoradas por artistas y estudiantes de todo el mundo.

Los bloques del simbólico Muro se extendían desde la plaza Potsdam hasta la cámara baja del Parlamento, el Reichstag, y formaban la temida “franja de la muerte”. Walesa tuvo el honor de dar un empujón a la primera pieza de ese dominó-muro, simbolizando la secuencia de acontecimientos que comenzaron a principios de 1989 con las primeras elecciones libres en Polonia y desembocaron en la caída del Muro de Berlín y el fin del comunismo en Europa del Este y en Rusia. Una secuencia histórica que cambió para siempre la faz del mundo y cuyos efectos se sienten con fuerza aún hoy, 20 años después.

136

Según estadísticas oficiales, 136 personas murieron tratando de cruzar el Muro de Berlín entre 1961 y 1989. Los guardias tenían orden de tirar a matar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS